HomeInstalacionesAD HOC Studios, otro nivel

AD HOC Studios, otro nivel

Ad Hoc Studios

Ad Hoc Studios nace como resultado de la idea de negocio, la ilusión y la experiencia de sus socios fundadores, Javier Valdés y Carlos Cervera “Boris”, reconocidos profesionales del mundo audiovisual, que decidieron renovar y actualizar los históricos estudios de postproducción de Sonoblok, convirtiendo un espacio de más de 15.000 m³, equipado con las últimas tendencias vanguardistas en imagen y sonido, en una de las mayores instalaciones de postproducción de toda España.

Desde el principio, sus fundadores tenían como objetivo crear una marca sólida que generase confianza en el sector. Con esta decidida apuesta, Ad Hoc Studios pone al servicio del séptimo arte los mejores recursos para sus mezclas y doblajes. En palabras de Carlos Cervera “Boris” CEO de Ad Hoc Studios, “hemos nacido bajo la acreditada infraestructura de renombre que fue Sonoblok en Madrid, incluyendo sus inmensas y famosas salas de mezcla, estudios de grabación y pre-mezclas, así como las áreas de diseño y edición de sonido, pero con un valor añadido, hemos renovado y actualizado completamente el espacio con la mejor tecnología de marcas de prestigio en el mundo de la imagen y sonido como Avid, Sony Digital Cinema y Dolby Laboratories, Inc., para convertirnos en el mejor estudio de postproducción de toda España”.

Por su parte, Javier Valdés, CEO/ CTO de Ad Hoc Studios, “cualquier trabajo de sonido, post-producción (foley, diseño, ADR) mezclas y/o doblaje, ya sea para cine, series de televisión, anuncios publicitarios, juegos de vídeo o nuevos medios de comunicación, se puede llevar a cabo en nuestras instalaciones de postproducción, ya que disponemos de más de 15.000 m³ de silencio para crear el mejor sonido”.
Y es que Ad Hoc Studios cuenta con salas de mezcla para cine con proyección 4K con certificación Dolby Atmos, de mezclas para cine con proyección digital, y de mezclas para broadcast preparadas para 7.4.1 con sistemas Avid Pro Tools HDX y D-Control, así como salas de grabación y registro para voz, música, ADR y efectos sonoros, y también salas de mezclas con sistemas Avid S6. Esta apuesta de Ad Hoc Studios por las tecnologías más vanguardistas del mercado hace que sus instalaciones sean ideales para la sonorización e insonorización, y permiten el registro y reproducción de sonido en las mejores condiciones para su posterior postproducción, tanto para doblaje como para la creación del sonido original de una película.

 

Ad Hoc Studios

 

Entrevista Javier Valdés, CEO de Ad Hoc Studios.

¿Por qué os lanzáis ahora?
Porque hay unas perspectivas de crecimiento interesantes, y en ese escenario, consideramos que teníamos un hueco en el sector. Además, no podíamos desaprovechar estas infraestructuras. Todo esto pertenecía al Grupo Sonoblok, una empresa que quebró, y tuvimos la oportunidad de hacernos con las instalaciones. Disponer de una sala de  mezclas para cine de 250 metros cuadrados construidos, salas de grabación de diálogos o registro de voz de casi 100 metros cuadrados, con techos muy altos y una magnífica construcción es algo que no se encuentra todos los días, la verdad es que era una oportunidad única. El audio necesita aire y espacio para producir buenos registros y este estudio se construyó con esa premisa. Evidentemente chocábamos contra una fortísima inversión porque a nivel técnico el estudio estaba anticuado, pero gracias al proyecto que presentamos conseguimos la financiación necesaria. Ahora estamos comprobando que acertamos gracias al feedback tan positivo que estamos teniendo por parte de los clientes, cuando pueden trabajar con su película en un entorno lo más definitivo posible. Hace poco nos pasó algo significativo, estábamos pasando una película que no estaba finalizada pero si en su última fase de producción y nos la enviaron en un archivo 4:4:4 sin comprimir. Ese tipo de archivos no suele utilizarse para temas de audio, se opta por H.264 muy comprimidos como norma general. Cuando el director estaba viendo el material preguntó si lo que estaba viendo era ya el DCP, que no lo era, pero nuestra instalación es capaz de mover ese tipo de archivos y la calidad se nota, es algo diferencial. Y eso que en ese caso se estaban validando simplemente unos cambios, no era un visionado total. A esto se suma que gracias al tamaño de las salas, no solo la de cine, se puede trabajar con pertiguistas y todo el personal que se necesite sin parar la principal. Por eso estamos trabajando tanto con clientes Soundfill o Pinewood Studios.
¿Cuáles son vuestras fortalezas?

Aparte de la fortaleza técnica, somos unos verdaderos apasionados de este trabajo.  El contar con tecnología y workflows de ultimísima generación hace que tengamos unas tarifas muy competitivas. Habíamos estudiado las fórmulas con las que se trabajaba antes, esas estructuras con muchos empleados fijos, con muchos gastos de estructura y demás costes que se repercutían al cliente. Nosotros nos inflamos y desinflamos en el mismo proyecto sin mantener unos gastos estructurales elevados, en ese sentido somos muy afortunados.

¿Disponer de tecnologías de última generación os coloca delante en la línea de salida?

Eso fue lo que pensamos, cuando estábamos preparando el proyecto sabíamos que teníamos un Ferrari con las ruedas desgastadas, así que le cambiamos las ruedas. Por eso incorporamos a este estudio tanta tecnología. Todo este montaje ha requerido una ingeniería complicadísima por novedosa, ha sido un reto para todos incluso para la empresa instaladora, para Dolby por las maquinarias nuevas, para Sony con el proyector, que es el primer Cine Digital 4K puesto en una sala de postproducción de sonido.

¿Ha cambiado el cliente en estos últimos años?

Yo creo que el cliente conoce ahora mucho, y al que no conoce intentas orientarle lo mejor posible porque hay mucha información. La verdad es que la pasada crisis se ha notado en muchas cosas, las productoras han tenido que adaptarse a unos presupuestos más exiguos en España y han intentado hacer hincapié en estudios no homologados con sonidos pobres. Lo que queremos hacer entender es que esos estudios son para lo que son y este es para lo que es, para cine. Si quieres que suene a cine no vengas dos días, habla con nosotros e intentemos llegar a un acuerdo para hacer aquí todo el proceso. Cuesta ese discurso porque se ha tomado una dinámica de crisis de la que no se ha salido del todo, y las producciones están muy comprimidas de presupuesto, pero creemos que estamos en el buen camino sin duda. Hay que huir del pago, entro, salgo y me olvido.

¿Cómo os veis a futuro?

Nos gustaría vernos como una empresa líder, ahora mismo estamos arrancando y queremos ser realistas. No nos podemos quejar porque hemos hecho 40 títulos el primer año, casi todo películas. Además nos llamó RTVE para hacer un proyecto espectacular y rompedor, rodado en  Dolby Vision 4K HDR más Dolby Atmos, porque éramos los únicos que realmente podíamos ofrecer esa solución. Un proyecto pionero presentado en el pasado IBC de Ámsterdam. En el otro lado, en el mismo proyecto, estaban Disney y Skywalker presentando otro contenido. Cuando vas a Ámsterdam y el homólogo son dos referentes de la industria a nivel mundial te das cuenta de que estás haciendo algo muy importante. Nos sentimos muy orgullosos de ese proyecto.

BenQ lanza el primer
Telefónica apuesta
Rate This Article: