HomeLaboratorioApantac Tahoma LE-16HD. Veo veo, ¿qué ves?, lo veo todo

Apantac Tahoma LE-16HD. Veo veo, ¿qué ves?, lo veo todo

APANTAC es una de esas marcas que, aunque pasa un poco desapercibida en nuestro país, creo que es absolutamente necesario conocer. Personalmente supe de ellos hace dos años cuando comenzaron y por motivos profesionales tuve que realizar una valoración de las diferentes opciones existentes en el mercado a nivel de visualización multipantalla. En aquel momento ya me sorprendieron sus prestaciones, pero no ha sido hasta este laboratorio que he hecho para  TM Broadcast cuando he podido descubrir todo su potencial. Para ponernos un poco al dia de la  trayectoria de esta relativamente joven marca, hay que saber que Apantac fue fundada en 2008 y es una empresa privada con sede en Portland, EE.UU. Esta compañía está compuesta por profesionales que trabajaban en  Avitech, y han aportado todo el know how a esta nueva propuesta desarrollando equipos realmente competitivos con una relación calidad-precio realmente interesante.

Me gustaría resaltar en la introducción a este laboratorio el excepcional potencial del equipo que hemos estado evaluando y que es el motivo de este artículo. Realmente es el que tiene la mejor definición de todos los que he tenido entre mis manos. Cuando terminéis de leer el laboratorio creo que estaréis de acuerdo conmigo, así que  sumerjámonos en el mundo de los multiviewers.

Primera impresión

En este caso se ha decidido evaluar el modelo TAHOMA LE-16HD, que considero es el escalafon intermedio de los modelos que tiene en el mercado APANTAC, siendo una referencia real para poder definir en cualquier caso nuestras futuras necesidades. Según caracteristicas técnicas el sistema nos aporta entre otras funciones:
–    16 Entradas de vídeo con sistema de auto-detección dependiendo de la entrada que le aportemos (HD/SD-SDI 3GB/s, PAL/NTSC)
–    16 Entradas de audio embebido por cada entrada de vídeo.
–    40 GPI para tallys/presets
–    Salidas via extensor CAT con adaptador CAT5-HDMI, CAT5-DVI (x1, x2, x3, x4)
–    Fuente de alimentación. (Segunda externa opcional de 12v)
–    Salida frontal y trasera de audio analógico para monitorado externo, así como salida trasera de audio AES (definibles por software).
–    La resolución de salida, que nos proporciona está dentro de un gran rango que va desde 800×480 a 2048×1080, pasando por 1920×1080 (1080p), en ningún caso tendremos problemas para seleccionar la mejor resolución que se adapte a nuestro monitor.
–    Sistema de control via software “Apantac Director”
Estas son las caracteristicas más reseñables aunque, como veremos a continuación, no son las ùnicas.

Comenzamos

A primera vista, nos encontramos con un equipo de 1UR de aspecto robusto que dispone de un frontal con los controles necesarios y con los indicadores de presencia de señal por cada entrada, (visualmente perfecto para una rápida detección de errores por falta de señal de vídeo en alguna de las entradas). La trasera está compuesta por todos los conectores necesarios, con espacio suficiente para poder identificar y trabajar cómodamente entre ellos (este punto lo considero importante, ya que todos sabemos lo complicado que puede llegar a ser una intervención de urgencia en una trasera de equipo con poco espacio de trabajo). En los laterales tenemos el sistema de ventilación del equipo, algo a tener en cuenta a la hora de enracarlo.
Antes de realizar las pruebas reales inspeccionamos brevemente el interior del equipo. La configuración sigue un sistema modular de trabajo con buses de interconexión internos de 6 Gigabits que unen todas los módulos de procesado, separando correctamente la zona de alimentación y la zona de procesado de vídeo. Esto me parece especialmente importante, y es que los fabricantes insisten en colocar las zonas juntas y evitar los parásitos de alimentación con elementos intermedios, esto es práctico para evitar que los equipos tengan dimensiones más grandes, pero si tenemos un fallo en alguno de los filtros antiparasitarios esto nos influye negativamente en el conjunto total de la señal de vídeo, por lo tanto un acierto en la configuración que analizamos del TAHOMA. El aspecto modular nos permite realizar cambios en placas defectuosas sin mayores complicaciones.

Conectamos

Como ya viene siendo habitual, la primera prueba a la que expondremos el equipo será la de funcionalidad en ambientes hostiles y para ello realizamos el test de temperatura y medida de señal. Colocamos el equipo en un rack con temperatura controlada, conectando todas las señales de entrada y configurando la salida 1×16 sobre un monitor HD-SDI (1080p), la configuración del sistema se realiza a través del software de control “Apantac Director” via IP. Desde este dispositivo se gestionan todas las opciones disponibles del equipo de una manera sencilla y precisa. La conexión con el monitor la realizamos a través la salida ext.CAT que seleccionamos (en nuestro caso la 1), pudiendo enviar la señal de la misma sin pérdidas según las caracteristicas hasta 115 metros, en nuestro caso para la prueba de temperatura lo conectamos a 50 m. y no fuimos capaces de medir pérdida alguna.
Realizamos una variación de temperatura controlada dentro del rack, comenzando por una temperatura  de trabajo de 22ºC con una variación de 2ºC hasta los 42ºC en las primeras 12 horas, y a continuación reducimos la temperatura en fracciones de 4ºC hasta los 12ºC durante las siguientes 12h. Fijamos la humedad dentro de un margen del 40%-50% relativo. Despues de obtener las medidas correspondientes nos encontramos con una variación de temperatura dentro del equipo de 4ºC, analizando la ventilación que éste nos proporciona no se detecta ninguna varariacion funcional, prueba superada. El rango de trabajo es amplio sin complicaciones, algo que llama la atención es la disposición de las canalizaciones de ventilacion las cuales cumplen perfectamente su cometido. Hay que tener en cuenta que por precaución y por el diseño del sistema de ventilación es conveniente, al enrracarlo, colocar las guias L invertidas al tener la ventilación lateral.

Trabajo en escenarios reales

Una vez superada la prueba de fiabilidad nos lanzamos a probar las posibilidades reales del equipo, planteándonos dos escenarios posibles y típicos de trabajo de un multipantalla. Primero lo colocamos como monitorado de referencia dentro de una Continuidad en Alta Definición, visionando también señales de integración del Control Central HD asociado. En esta instalación utilizamos un total de 16 entradas de las cuales 4 son SD-SDI, 10 HD-SDI y 1 de Compuesto en formato de salida 2×8 sobre pantallas de 50” y resolución de salida 1080p. La configuración elegida, nos proporciona en nuesto caso, ventanas de monitorado virtual de aproximadamente 15” manteniendo la relación de aspecto 16:9 en todos ellas. Lo que me ha resultado más llamativo de esta operación es la facilidad de uso del software de control, es realmente intuitivo, el interface de operación y asignación no genera ningún problema y la auto-detección de formatos es realmente fina. En nuestro caso hemos decidido monitorizar el audio embebido de las 14 fuentes de entrada, selecionando los grupos 1 y 2 por monitor. Asignamos a la salida de audio analógico de la trasera, el monitor que tenemos de PGM configurado como escucha de referencia para monitorado de vídeo. La simplicidad en el proceso de configuración y la posibilidad de generar hasta 30 presets internos con llamada desde el panel frontal del equipo, nos da una versatilidad importante a la hora de realizar los cambios necesarios en nuestro mosaico de vídeo.
Como en cualquier sistema de multiviewers que se precie, nos encontramos con la posibilidad de insertar UMD, OMD, tallys, control de errores (ausencia de señal de vídeo, ausencia de señal de audio, temperatura…) asi como logos y reloj, todos estos elementos se pueden modificar sin ningún problema.
Volviendo al sistema que hemos configurado para el control de monitorado del canal HD de IB3, el personal de Operación del Control de Continuidad quedó sorprendido por la facilidad de visión y control del multipantalla y agradecieron mucho toda la información que es posible colocar para detectar posibles incidencias tanto en la señal de audio, como en la de vídeo. También nos llamó la atención la baja latencia del sistema que se comparó con un monitor estándar en configuración mono-fuente.
En nuestro segundo escenario, colocamos el TAHOMA como puente de monitorado  principal de una Unidad Móvil y el  consiguiente baile de señales que es idiosincrasia de estos entornos, donde todo cambia a cada momento y los requerimientos en las jornadas de trabajo son totalmente diferentes. En este caso se optó por una configuración 2×4 y 1×8, siendo el monitor de 8 señales el principal y los dos de 4 los secundarios laterales, todo montado sobre plasmas de 40”. Por espacio, respecto a los monitores convencionales en 15” (tubo o tft) el area de trabajo es más cómoda así como su integración en el sistema, centralizamos todo el cableado de monitorado sobre un mismo equipo lo cual nos abarata en costes de instalación y herrajes de equipos. Una segunda ventaja importante a tener en cuenta es la distribución de las señales dentro de la unidad, con un simple splitter podemos proporcionar de monitorado al resto de puestos técnicos, incluso podemos llegar a montar un puesto de dirección, iluminador,etc.,  con un simple plasma de manera que visualice toda la operación de la UM que se lleva a cabo en el recinto del evento (en eventos de envergadura siempre ha sido un problema este tipo de posiciones extras a nuestra operativa normal de trabajo).
En las dos pruebas que realizamos en la UM el sistema se comportó perfectamente, fácil acceso, rápido encendido y sin problemas de configuración (En este punto es muy útil la configuración de preset que tenemos preparada de antemano, podemos cargar cualquiera de los 30 desde el frontal de la electrónica y así evitarnos configuraciones via PC, seguro que hay una que coincide con las necesidades del realizador). Por parte del personal técnico se apreció una gran calidad en la señal y la simplicidad de operación al estar perfectamente delimitados los monitores virtuales y toda la información anexa a éstos. Excelente la presentación y la utilidad del sistema en este segundo escenario.

El truco del equipo

En la distribución modular de TAHOMA se montan módulos de cuatro entradas a una salida, en nuestro caso teniamos 4 módulos con un total de 16 entradas y 4 salidas. Os recuerdo esto por una sencilla razón, utilizando una configuración como en los escenarios anteriores, las salidas que no estén asignadas siguen teniendo la señal asociada de sus entradas de módulo con la salvedad que nos aparecerán en la posición y con las opciones (audio, alarmas…) que tengamos definido en el layout de trabajo sobre esas entradas en el software de control. Esto en un momento dado, nos da más posibilidades de trabajo para diferentes puestos de visión que no requieran el conjunto de señales del layout principal.

Conclusión

Como habréis podido comprobar con este laboratorio nos encontramos delante de uno de los equipos multipantalla más completos del mercado, tanto en funcionalidad como en sencillez de manejo (esto es lo que más me impresionó particularmente). Si además a todo esto le sumamos un precio muy acertado, nos encontramos con un equipo con una relación calidad-precio sobresaliente. Os invito a investigar esta marca, como ya hemos comentado el inicio del laboratorio elegimos este modelo por “considerarlo el escalafon intermedio de los modelos que tiene en el mercado APANTAC”. Aun asi, esta joven empresa tiene en el mercado una gran variedad de modelos que cubren cualquier necesidad que podáis plantearos.
Agradecer a PROVITEC la posibilidad de disponer de este equipo, a IB3 TV la cesión de las instalaciones y los controles de HD para realizar el laboratorio. Si necesitáis más información para una valoración más personalizada os recomiendo visitar la página web de PROVITEC, donde encontraréis todas las características técnicas.

Txt: Pablo Martinez

La CCMA y la Univers
¿Cómo se hacen las
Rate This Article: