HomePanoramaAumenta el consumo de Televisión y se multiplican las formas de acceso

Aumenta el consumo de Televisión y se multiplican las formas de acceso

Frente a teorías casi apocalípticas sobre el final de la Televisión a manos de Internet, de momento los datos parecen indicar lo contrario: lo cierto es que en la era digital se consume más Televisión lineal que en la precedente etapa analógica, y que los contenidos audiovisuales del conjunto de cadenas de la TDT están cada vez más presentes en las pautas de ocio y entretenimiento de los ciudadanos.

No sólo se consume más Televisión a través del receptor tradicional, el televisor doméstico del salón familiar, sino que su consumo aumenta a través de nuevas pantallas (ordenadores, tabletas, smartphones, consolas) y de un amplio abanico de servicios de vídeo OTT (over the top) cada día con mayor presencia en el mercado. Aunque todavía no disponemos de técnicas afinadas para medir con exactitud la intensidad de este fenómeno, podría decirse que el muerto del que algunos hablan goza todavía de buena salud.
Evidentemente, el viejo modelo de Televisión lineal y oligopolística de la era analógica no tiene futuro. Se podría decir que ni siquiera tiene, casi, presente. La digitalización obliga a reinventar el modelo de Televisión tradicional en distintos frentes y ya se vislumbran algunas tendencias:
­-    la incorporación de recursos tecnológicos permite dar nueva vida a los viejos contenidos televisivos
­-    la interactividad en sentido amplio se incorpora cada día más a los hábitos y pautas de consumo de los espectadores
-­    las redes sociales avanzan hacia una relación simbiótica con los contenidos tradicionales de la Televisión, aunque todavía no se sabe si terminará en parasitismo o en una relación de mutualismo
­-    la aparición de nuevos agentes en la cadena de valor actúa como vacuna contra el inmovilismo en el sector
­-    la demanda de ubicuidad para el acceso a los contenidos no está reñida con la aspiración a la máxima calidad de la señal (HD, UHD, 3D)
Según ha manifestado el profesor Eduardo García Matilla, último presidente de la consultora audiovisual Corporación Multimedia, durante un Curso de Verano de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) celebrado a finales de septiembre en Bilbao, no se puede decir que estemos ante una crisis general del sistema audiovisual, ya que el consumo de Televisión goza cada día de mejor salud, sino que lo que está en crisis es el modelo tradicional de consumo. La tecnología está varios pasos por delante, añadía, y está provocando cambios importantes en la cadena de valor. Sin embargo, el sector audiovisual es tremendamente conservador y se empeña en seguir pilotando esta transición con la mirada puesta en el retrovisor.
A lo largo de las tres jornadas del Curso de la UPV/EHU, centrado en el cambio de paradigma de la Televisión y la aparición de nuevas fórmulas conectadas con el mundo Internet, se pudo constatar, a través de diversos especialistas del mundo de la Universidad, de la empresa y radiodifusores, que el acceso a Internet está contribuyendo a la  diversificación y al crecimiento del consumo de Televisión. Cada pantalla tiene su momento y no se prescinde de la Televisión convencional por el acceso on line, sino que coexisten los consumos en diferentes pantallas y aparece el llamado ‘consumo trans-media’, el seguimiento y circulación de contenidos a través de diferentes pantallas.

Nuevos records de consumo televisivo

Según los últimos datos de Eurodata TV Worlwide, correspondientes al estudio hecho público en otoño de 2011, después de un exitoso resultado en 2010, el consumo de Televisión ha seguido creciendo en el mundo durante el primer semestre de 2011: el tiempo medio de visionado diario ha subido en la mayoría de los mercados importantes, incluido en el segmento de adultos jóvenes. En España, según Eurodata TV,  se han visto diariamente 5 minutos más de contenidos televisivos que en el primer semestre de 2010. Y no es una excepción, sino todo lo contrario. El mercado de Estados Unidos ha aumentado 11 minutos al día, y el de Francia 12 minutos. Los jóvenes adultos también siguen esta misma tendencia alcista: en Italia, el segmento de 15 a 34 años está viendo la Televisión 8 minutos adicionales cada día respecto al mismo período del año pasado, y 2 minutos más, en Alemania, los jóvenes de 14 a 29 años.
Aunque siempre es conveniente tomar las cifras concretas con cierta cautela, sin embargo lo cierto es que revelan tendencias que se pueden ir afianzando con la aportación de nuevos datos.
Kantar Media (hasta el año pasado TNS Audiencia de Medios), la multinacional que se encarga de realizar las mediciones de audiencia de Televisión en España y en otros países, también ha constatado con cifras concretas lo que se podría calificar como un viaje de ida y vuelta de los sectores más jóvenes respecto al consumo de programas audiovisuales. Después de pasar por Internet, muchos jóvenes han vuelto a la pantalla tradicional aunque trayendo hasta ella nuevas pautas de consumo: la mezcla del consumo lineal con el no lineal y el uso, muchas veces simultáneo, del visionado de la Televisión y la navegación por Internet.
Esta posibilidad de hacer compatibles ambas funciones es lo que permite que los nuevos medios digitales no resten tiempo de visionado a la Televisión. La expansión de los equipamientos digitales también crea un creciente apetito de contenidos que pueden ser consumidos en los nuevos dispositivos. Y además, la socialización de los contenidos a través de las redes sociales mediante comentarios, recomendaciones, juegos o votaciones se traduce en un estímulo adicional para la audiencia. Es algo que ha entendido muy bien Antena 3, el canal generalista que hasta la fecha ha sabido sacar máxima rentabilidad a los formatos multimedia de sus programas lineales, según puso de manifiesto Francisco Sierra, Director de Contenidos de Antena 3 Multimedia. “Se dice que los jóvenes navegan más por Internet, por lo que tienen menos tiempo para ver la Televisión. Pero, ¿qué hacen los jóvenes cuando navegan por la Red?; en muchos casos ven vídeos. Y estos vídeos, legales o pirateados, procedentes en su gran mayoría de los contenidos de la Televisión, los comentan con los amigos, los critican, los recomiendan o se hacen fans y crean un movimiento circular que resulta muy beneficioso para su emisión tradicional”.
Según las mediciones diarias que realiza Kantar Media, en el mes de mayo de 2011 se consumieron en España una media de 240 minutos diarios de Televisión, 10 minutos más que en 2010 y 19 minutos por encima del mismo mes del año 2009.
En el conjunto de 2010, año en el que culminó el apagón analógico en España, el consumo de Televisión se disparó hasta los 234 minutos diarios, casi 4 horas al día, una cifra nunca antes alcanzada en la historia de las mediciones de nuestro país (como se puede observar en el Gráfico 1: ‘Consumo de TV (minutos/día)’). En apenas 7 años el consumo medio ha crecido un 10%, rompiendo el relativo estancamiento de los años anteriores, y en la misma tónica seguida por el resto de países. Y la tendencia continúa al alza en 2011, como lo señalan las distintas fuentes que se encargan de medir los consumos.

Gráfico 1

Analizando el comportamiento ante la pantalla del televisor de los distintos grupos de edad, se puede observar (Gráfico 2: ‘Consumo de Televisión por Grupos de Edad (minutos/día)’) que en el mismo periodo de tiempo (2003-2010) todos los grupos aumentan su exposición a la Televisión en distinto grado pero siguiendo una misma tendencia. Crecen más los grupos de niños (4-12 años), adultos (45-64 años) y mayores (+ de 65 años), pero lo más destacable es que el crecimiento se registra en todos los grupos de edad, incluido el de los jóvenes de 13 a 24 años, los ‘nativos digitales’, que tiene un aumento neto de 5 minutos diarios, y el de jóvenes adultos (25-44 años) que aportan un crecimiento del consumo de Televisión de hasta 15 minutos diarios.

Gráfico 2

El fenómeno no es exclusivo de España ni mucho menos. La empresa Kantar Media daba a conocer hace unos meses la evolución en el consumo de Televisión por parte de los colectivos de jóvenes y urbanos en 15 países del mundo (Gráfico 3). Durante los 5 primeros meses de 2011 se detectaba en España un incremento claro del seguimiento de contenidos televisivos por parte de los individuos de entre 4 y 34 años, residentes en poblaciones de más de 50.000 habitantes. Después de unos años de relativo estancamiento, los datos confirman el renovado interés de los jóvenes por los contenidos audiovisuales. Y el fenómeno es extrapolable, en mayor o menor cuantía, a una buena parte de los países analizados.

Gráfico3

El fenómeno se repite, incluso con mayor claridad, en los entornos urbanos, localidades con más de 50.000 habitantes en el caso de España, donde normalmente se vienen registrando consumos de Televisión inferiores a los de las zonas rurales (Gráfico 4). El salto dado en España es espectacular: de 215 minutos diarios en el año 2006 a los 247 minutos medidos en los primeros meses de 2011. Curiosamente, el Reino Unido ha seguido pautas de crecimiento muy parecidas ya que ha pasado de 216 minutos en 2006 a 241,8 minutos el año pasado.

Gráfico4

Lo que el audímetro viene a confirmar, señala Kantar Media, es el buen estado de salud del consumo de Televisión, dentro y fuera de nuestro país, entre los más jóvenes. El tiempo dirá si asistimos a un hecho puntual (¿el canto del cisne de la Televisión?) o bien el fenómeno se irá consolidando en los próximos años con la progresiva implantación de la Televisión híbrida, conectada a Internet, y la aparición de nuevos actores de escala planetaria en el mercado televisivo.

Crece el tráfico global de vídeo por Internet

Todos los estudios coinciden en señalar, con cifras más o menos próximas y homologables, que el consumo audiovisual en la Red también es significativo y creciente. Al mismo tiempo, la fuerte penetración de tabletas, smartphones y  el resto de equipos digitales está ayudando de manera importante al consumo de vídeos por Internet y al auge del sector audiovisual en todo el mundo. Este consumo se produce en portales de agregadores estilo You Tube pero también, y cada vez más, en las propias web de los radiodifusores.
El pasado verano, coincidiendo con el sexto aniversario de su lanzamiento, You Tube, el portal de vídeos más popular y rentable del mundo, propiedad de Google, anunció que estaba subiendo contenidos al portal a razón de 48 horas de vídeo por minuto, con un crecimiento del 100% a lo largo del último año. Sin embargo, a pesar de que la creatividad en la Red a través de los UGC (los contenidos generados por los propios usuarios) es alta, es la industria audiovisual la que suministra los contenidos más solicitados en la Red. Y además hay que tener en cuenta que esos vídeos particulares (el fenómeno conocido como ‘broadcast yourself’), salvo excepciones, no están teniendo demasiado interés desde el punto de vista de los anunciantes.
La relación entre redes y consumos de vídeo aporta, de momento, una clara ventaja a favor de la Televisión, aunque la situación es dinámica y se está produciendo una constante transferencia de consumos hacia las nuevas redes emergentes. En Estados Unidos la principal fuente de tráfico en Internet durante 2010 ha sido Netflix, la empresa líder de streaming de vídeo on line que quiere hacer su presentación en Europa a lo largo del próximo año. En momentos de máximo consumo, Netflix puede llegar a acaparar hasta el 30% de todo el tráfico de bajada.
En Europa el primer puesto lo tenía, en ese momento, el servicio P2P de Bit Torrent, aunque estas redes de intercambio de datos están ya perdiendo parte del protagonismo alcanzado hace unos años. Así, en el Reino Unido, ha sido la BBC y su servicio de TV a la carta a través del iPlayer, el portal que ha generado mayor volumen de tráfico (el 6,6% del tráfico de bajada), un puesto que en América Latina estaba ocupado por la red social Facebook. La demanda de ancho de banda, sobre todo para soportar las aplicaciones de vídeo de estos y otros servicios, va a crecer mucho en los próximos años llegando a avanzarse desde Hispasat la previsión de que puede llegar a multiplicarse por tres en los próximos cuatro años.
Según el estudio ‘Internet, en medio de los medios’ realizado por la AIMC (la Asociación española para la investigación y medición de las audiencias de los medios) para conocer los hábitos y preferencias de los internautas españoles, resulta que más de la mitad de ellos (53,6%) ha visto Televisión por la Red en el último mes, contando tanto las emisiones en directo como las de catch up TV o contenidos capturados en forma de TV a la carta. Las series extranjeras (53,2%) son los contenidos más demandados, seguidos a corta distancia por las series españolas (46,9%), las películas (39,4%) y algunos acontecimientos deportivos (35,1%).
Para un 83,5% de los internautas consultados, añade el estudio, ver la TV por Internet permite acceder a programas que ya no están disponibles en el soporte tradicional. Un 38,2% valora la posibilidad de volver a ver sus programas o series favoritos y otro 27% el acceso a contenidos adicionales o complementarios de la parrilla convencional. Se ratifica en este estudio que este tipo de acceso a través de Internet, normalmente realizado por un público joven, no quita espectadores a la Televisión convencional. Al contrario, sólo el 1,4% admite haberse alejado de la parrilla tradicional para consumir exclusivamente a través de la Red, un dato que elimina algunos fantasmas que habían surgido en los últimos años en torno a la negativa influencia de Internet sobre el consumo de Televisión.

Asignaturas pendientes: la medición on line

Este año 2011 terminará en España con un parque instalado de entre 1 y 1,5 millones de televisores híbridos, con posibilidad de acceso a Internet. El movimiento hacia la convergencia entre Televisión e Internet en la propia pantalla del televisor ya ha comenzado, de momento con paso lento, pero sin  marcha atrás. El televisor familiar conectado a Internet facilitará el cambio de paradigma de la Televisión hacia un modelo más abierto, competitivo e interactivo.
El año se cierra, además, con dos importantes y positivas noticias en el proceso de transformación audiovisual en que estamos inmersos.
Por una parte, ya se ha alcanzado un acuerdo entre fabricantes, empresas de software, radiodifusores y Administración en torno al estándar Hbb TV para la implantación de la Televisión híbrida en el mercado español. A finales de septiembre, coincidiendo con la celebración del Curso sobre TV Conectada en Bilbao, se anunció el acuerdo sectorial alcanzado, una vez avalado por la Secretaria de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI), que despeja definitivamente las dudas en la industria nacional y garantiza a los radiodifusores un sistema que permite el control sobre sus contenidos en la Red. España sigue los pasos en este sentido de países como Alemania y Francia que ya están trabajando con el estándar Hbb TV. Desde el pasado verano, RTVE y Mediaset están llevando a cabo, en colaboración con Telefónica, un proyecto piloto de TV Interactiva a través de las especificaciones Hbb TV para probar su funcionamiento sobre programas reales. Por otra parte, también la catalana TV3 está desarrollando pruebas sobre Hbb TV de la mano del principal operador de red de televisión, Abertis Telecom.
Y, ya en los últimos días de octubre, se ha dado a conocer por parte de AIMC y la Asociación de Publicidad Digital IAB Spain la elección de ComScore, la empresa referente sobre la medición del tráfico on line en Estados Unidos,  como ganadora en el concurso sobre medición digital para el mercado español, imponiéndose a las otras candidatas, Nielsen y Kantar Media.
Las mediciones de la audiencia on line en España comenzarán a realizarse a principios de 2012, con un contrato por tres años, prorrogable otros dos hasta finales de 2016. La empresa ComScore utilizará una metodología híbrida, que integra las mediciones mediante panel y censal, con datos diarios en 2013, utilizando las referencias establecidas en el Estudio General de Medios (EGM). El sistema, que servirá como referente para la evaluación de audiencias y en la contratación de campañas publicitarias on line, ofrecerá por fin una moneda de cambio unificada y estándar (como ocurre con el GRP en el sector audiovisual) para un mejor desarrollo de los modelos de negocio en el mercado del vídeo on line.
Tanto el acuerdo alcanzado sobre el estándar tecnológico Hbb TV, como la puesta en marcha de un sistema homologado por todo el sector para la medición de la audiencia on line en España despejan algunas sombras del camino hacia la normalización de los nuevos modelos de la Televisión que se están empezando a dibujar en el horizonte audiovisual.

Txt: Carmen Peñafiel y Antonio Moral (Directores del Curso de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU): ‘El cambio de paradigma en Televisión: nuevas fórmulas conectadas con el mundo Internet’)
Canon fortalece su S
WISI Serie Chameleon
Rate This Article: