HomePanoramaCimat Foto, de toda la vida

Cimat Foto, de toda la vida

Cimat Foto

Cimat Foto ha cambiado recientemente de imagen corporativa tras 20 años, en este número de TM Broadcast hemos querido acercarnos a su sede para hablar sobre la larga trayectoria de esta empresa.

Entrevista con Fernando Cortés

¿Cuándo empezó Cimat Foto en el mundo del vídeo?
Realmente todo ocurrió cuando arrancó la feria Broadcast en Madrid hace unos 20 años aproximadamente, fue cuando  nosotros empezamos a apoyar el tema en serio. Además hemos estado presentes en todas las ediciones de esa feria. Nuestra aportación al mundo del vídeo es prácticamente desde sus orígenes y es que estamos hablando de algo que es relativamente moderno no tiene tanto tiempo como piensa la gente. Antes de que apareciese Broadcast como monográfico del vídeo en España todo lo que era vídeo tanto profesional como amateur estaba muy ligado al mundo  de la fotografía hasta que, como he dicho, hicieron su salón. Nosotros entramos en ese sector de la mano de Manfrotto con los que llevamos más de 30 años siendo distribuidores suyos. Ellos, como fabricantes a nivel mundial, observaron una  demanda creciente y se interesaron más por el mundo del vídeo profesional que del que se puede considerar Broadcast o de alto nivel. Aún así tienen una gama de productos para ese sector y para el cine de la mano de otras marcas que están mas encaminadas al mundo de la iluminación con todo el tema de soportes para grandes platós, pantógrafos, raíles, incluso iluminación con sistemas Hoist. Así que decidimos entrar con ellos a ese segmento y empezamos a aplicar nuestra política de distribución que ya habíamos heredado del mundo de la fotografía. Porque nos pareció que la distribución en el mundo del vídeo estaba y está  mal organizada, ten en cuenta que muchos clientes y muchas empresas se hacen la competencia entre ellos mismos, no existe una distribución claramente marcada como sin embargo sí existe en fotografía. Al ver esta situación decidimos aplicar las mismas políticas que habíamos usado en fotografía y ese ha sido parte del éxito que hemos tenido con Manfrotto. Me consta que tenemos de las cifras más altas de venta de toda Europa si enfocamos a un nivel medio. Aquí en España hay muchas televisiones autonómicas que cuando montan los platós piensan en trípodes y pinzas de  Manfrotto para una parte de sus proyectos como un peldaño más bajo. Esto es así porque si vas a montar todos los trípodes con Sachtler o Miller te va a salir realmente por un pastón y, en mi opinión, no le vas sacar todo el jugo en todas las situaciones, no se justifica esa inversión de ninguna manera.
¿Existen muchas diferencias entre ambos mercados?
Ya cuando empezamos nos dimos cuenta de que el mercado de vídeo era más inestable que el de fotografía. No es que sea más frágil sino que los periodos sufre de altibajos grandes, los periodos de bonanza son muy buenos pero cuando cae lo hace en picado, en fotografía sin embargo hablamos de un sector más estable. Esto probablemente ocurre porque tanto el vídeo como el  cine dependen mucho de la administración muchas de las televisiones que más dinero han gastado últimamente dependen de presupuestos autonómicos  o gubernamentales. Así que una parte de este sector depende de  la capacidad de gastar dinero de esas empresas públicas. En ese sentido sí que es un mercado más frágil. Sin embargo en fotografía el gasto de dinero es más estable es un mundo al que le cuesta más tanto hincharse como deshincharse. Ahora en vídeo estamos viviendo una época complicada, por ejemplo en las familias que tenemos de Manfrotto y productos de esa línea son los que más bajón han tenido entre el año pasado y  este, también es cierto que cuando se vuelva a vender la curva será muy agresiva.
¿Todo es consecuencia de la crisis?
Sin ningún tipo de duda, aunque el audiovisual es un sector fuerte también está sufriendo de la escasa capacidad de crédito que vivimos hoy en día, que es el principal problema que está generando esta crisis. Las comunidades autónomas  han cerrado el grifo del dinero totalmente y, como decía antes, una parte importante de la industria audiovisual de este país se mueve en torno a ese grifo. Otra amenaza diferente está siendo la venta por internet. Para serte franco nos está haciendo un poco de daño esa compra directa al extranjero, ahora mismo  por la situación en la que se encuentra la libra estamos sufriendo la injerencia del mercado inglés que es muy pero que muy agresivo. De hecho a lo largo del año pasado detectamos mucha invasión por parte de empresas británicas. La verdad es que se nota en general que hay miedo a gastar. Pero no todo es negativo, aunque no cabe duda que estamos todos en crisis también es cierto que se trata de algo temporal. Por ejemplo, la última vez que se celebró Broadcast que fue en el año 2007 fue algo absolutamente espectacular, simplemente el mejor de la historia, se movía muchísimo negocio. Este año hemos confirmado con IFEMA y parece que hay una apuesta muy pero que muy firme por ese salón lo que significa que hay movimiento. Fíjate que, sin embargo, eso no está ocurriendo en el sector de fotografía, de hecho hay dudas de que se celebre el monográfico del sector Sonimag, que se celebra también cada dos años como el Broadcast. El que Broadcast vaya a celebrarse y además lo haga con mucha firmeza pienso que es un síntoma de que el sector se va a recuperar y además se puede hacer mucho negocio. Algunos dicen que la recuperación llegará  para el 2010, yo sinceramente pienso que va a ser un poco antes sobre todo porque en Estados Unidos están empezando a respirar y eso es desde luego un buen síntoma. Es necesario que haya un poco mas de optimismo seguro todo se va a volver a  activar pero ahora estamos en lo peor. Además no cabe duda de que todo lo que está relacionado con el mundo de los contenidos audiovisuales va para arriba, es una tendencia clarísima. Esto se puede comprobar simplemente por  la cantidad de novedades tecnológicas que están apareciendo en el mundo del vídeo, hay mucha inversión en  investigación y desarrollo. Fíjate en las cámaras que están saliendo en los últimos tiempos  son simplemente impresionantes, toda esa innovación ocurre porque es un mercado que necesita nutrirse de esa tecnología,  la demanda es continua.
¿A qué target se dirigen vuestros productos de vídeo?
Nosotros solemos definirnos como  el consumo del profesional, es decir, no tenemos productos broadcast de alto nivel. Nuestro target está dedicado a un nivel medio o medio-bajo dentro del mundo profesional  incluso podríamos considerar aficionado muy avanzado. Creo que ese es sinceramente el gran éxito de la marca Manfrotto, ataca a un target que el que entra un abanico muy amplio de posibilidades.
Otro producto con éxito son las fundas Kata…
Sin ninguna duda, llevamos distribuyendo Kata un par de años. Antes lo llevaba otra empresa. De hecho es una marca que lleva funcionando muchos años. Hace poco la compró el grupo Vitec  que es también dueño de Manfrotto, Sachtler,  Anton Bauer, Avenger, etc. Se trata de una multinacional inglesa que está especializada en todos estos temas y que francamente es muy potente, es una empresa muy fuerte. Así que absorbió una marca en ascenso que era Kata, una marca israelí. Cuando lo cogió Vitec se dieron cuenta de que Kata estaba orientada a un sector muy pequeño y quizás demasiado especifico y por eso lo pudimos coger nosotros que tocábamos más palos. Ese fue el motivo por el que empezamos  a distribuir Kata primero en foto y luego vídeo. La verdad es que la acogida ha sido muy buena ha generado mucho interés.
Ceo que los orígenes de la marca están en el ejército Israelí…
Efectivamente los orígenes de Kata está muy ligados al ejército de Israel, ellos fabrican componentes para la armada y se trata de unos productos con mucha calidad y unas prestaciones francamente buenas. Lo bueno de todo esto es que esos estándares de fabricación que tenían para los temas militares los traspasaron a la fabricación de la línea de consumo. Así que realmente coges un modelo de bolsa de Kata y te das cuenta al instante de la calidad con la que está diseñada y confeccionada. Se trata además de diseños muy prácticos basados al 100% en la seguridad del equipo, en eso se basa gran parte el éxito de esta marca. Ahora mismo tenemos un 25% del mercado de fotografía  y el total es de  un 41%. Creo que en 3 años escasos hemos hecho un trabajo muy importante pero es verdad que la calidad que tiene el producto está fuera de toda duda y a la gente le convence. Además no es una marca a la que le guste sacar muchos modelos de un año para otro; van ampliando la familia dentro de cada target de bolsas con más tamaños, más  prestaciones, etc. Pero  no es una marca a la que le guste cambiar mucho, se valen de la experiencia que van recibiendo, de los feedback que tienen de los diferentes mercados y mejoran el producto dependiendo de cómo evolucione.
Hemos hablado de los orígenes de Cimat Foto dentro del mercado del vídeo pero en fotografía tenéis mucha historia…
Si llevamos casi 40 años de la mano de Manfrotto imagínate el resto, los orígenes de la empresa están en el año 50 así que tenemos casi 60 años de historia. De hecho te puedo decir que es de las primeras empresas dedicadas al  mundo de la imagen, fuimos pioneros. Quizá la más antigua sea Casa Carril que por cierto también se dedica al vídeo como nosotros. Pero en lo que es el mundo de la imagen en general  fuimos de los primeros. La política de distribución que comentaba al principio de la entrevista la hicimos un poco sobre la marcha. Antiguamente las importaciones no tenían absolutamente nada que ver con lo que se hace ahora mismo claro, porque hace unos 20 años empezó el libre comercio y cambio la historia. Pero antes de eso había que pedir cupos de importación y era muy difícil importar equipamiento de fuera. Entonces aparte de importar y conseguir los contactos en exclusiva con los fabricantes todo era un mundo porque tenías que pagar una serie de aranceles, era un tema muy complejo del que surgió la idea del importador, que era un señor que se tenía que pelear con el ministerio para que le dieran licencias, pelearse con el agente de aduanas para despachar la mercancía, etc. Se trataba de un proceso muy complejo que necesitaba de una organización muy meticulosa,  no era nada fácil. Lo que ocurría es que el que tenía una tienda y por lo tanto el punto de venta no quería bajo ningún concepto saber absolutamente nada de ese proceso tan complejo y surgió una relación a tres bandas entre fabricante, importador y punto de venta. En este último era donde realmente iban los profesionales a comprar lo que necesitaban. Fue así como apareció esa pirámide que se creó como modelo, iba del fabricante al distribuidor pasando por un importador. Todo esto fue evolucionando en el tiempo y entonces surgió un mercado totalmente nuevo que fue un «boom» absoluto hace unos 25 años. Ocurrió que esto se juntó con el libre mercado y esta estructura de importación tan estricta dejo de tener sentido porque cualquier persona podía traer equipamiento.  Entonces empezaron a aparecer empresas que a la vez eran consumidores de cámaras y de muchas marcas y a la vez habían hecho contactos con fabricantes en exclusiva. Algo que se produce mucho y se respeta más o menos en el resto de Europa. Esto está ahora rompiéndose un poco con todo el tema de internet pero aún así se sigue manteniendo.
¿Pensáis incorporar alguna marca más?
Es difícil porque las primeras marcas ya están dadas pero si me ofrecen distribuir una marca de primer orden la voy a coger, por supuesto. Hay una opción ahora que es la de ir a buscar marcas de segundo rango, hay muchas asiáticas por ejemplo, es algo que nosotros no vamos a hacer.

Comunicación en ent
AEQ distribuye los i
Rate This Article: