HomeDivulgaciónCriterios para comprar una cámara de cine (II)

Criterios para comprar una cámara de cine (II)

n54_29

Entonces, ¿qué cámara debo comprar? Vamos a valorar distintos tipos de necesidades para encontrar un equilibrio. Para ello haremos dos tipos de clasificaciones. Trata de encajarte en cada una de ellas.

¿Qué estética predomina en mis trabajos?

Como decíamos, será el tipo de trabajos que con mayor frecuencia hagas lo que defina el tipo de cámara. Lo cierto es que actualmente casi todo el mundo en esta profesión puede necesitar según cada proyecto un tipo y otro pero debes decantarte. Si haces más reportaje social, noticias, pequeños documentales, videos corporativos y de formación, etc. al margen de que creas que la estética con poca profundidad de campo es más agradable, en la mayor parte de las ocasiones será peor. Si lo haces con DSLR la poca profundidad será un problema en muchas ocasiones, por ejemplo, grabando a un grupo de tres personas que son el punto de interés de la toma, que no estén todos perfectamente en foco será un error. Las DSLR no te darán ese foco salvo que usen angulares y diafragmas cerrados, perdiendo entonces luminosidad. La operativa será muy lenta, impropia de este tipo de trabajos. Si optas por las cámaras de video con sensor de super 35, el trabajo será algo más ágil pero te encontrarás con la limitación de no disponer de un zoom pensado para trabajos ENG. Tu presupuesto determinará qué tipo de cámara ENG comprar de los tres comentados. Dale especial importancia a que la cámara sea lo más luminosa posible y no olvides entender  la inversión como un todo, donde no solo grabas, sino que empleas tarjetas que tienen un coste, editas en un equipo que sea coherente en precio al de la cámara y deberás archivar tu material en discos duros. Con frecuencia veo personas que eligen una cámara por tener un códec de muchos “megabits” y después apenas pueden mover esos clips en sus sistemas de edición. Si tu decisión es cámara ENG pero en ocasiones quieres hacer trabajos con menos profundidad de campo, alquila en esos casos o plantéate por el precio de una ENG, dos cámaras, una ENG de inicio, las comentadas al final de ese apartado y DSLR de entrada, en torno a 1.000 euros. Tendrás dos cámaras básicas, y si aceptas sus limitaciones y adaptas tu forma de pensar a lo que pueden hacer, te darán rendimiento.
Si eres de los que habitualmente haces trabajos “ficcionados”, puedes controlar lo que ocurre delante de la cámara, es el caso de video clips, documentales en los que el cliente quiere esa estética y entiendo los tiempos, etc. tu decisión estará entre las DSLR y las de video sensor super 35. La decisión entiendo que es personal, porque donde algunas personas ven inadmisible la operativa de las DSLR, otras lo encuentran justificado dado su rendimiento con poca luz, coste de las ópticas respecto a las de video super 35 y precio del cuerpo inferior. Son personas que ya han interiorizado este flujo de trabajo. En general son personas que vienen entrenadas para los ritmos del cine y no del video. Si vienes del video y lo que ahora quieres es estética de super 35, serán cámaras de video con este sensor las que cubran tus expectativas. Además en breve veremos zooms motorizados en estas cámaras, (en el momento de escribir este artículo, Sony ya ha presentado una cámara con este tipo de sensor, códec AVCHD y zoom motorizado), que abrirán el campo de trabajos que podremos abordar. No tengo duda de que por aquí van los tiros, cámaras con sensor de 35 que puedan configurarse mediante accesorios y tipos de lente en ENG o “look cine”. Lo que ya no es negociable es dar un paso atrás en el excelente rendimiento con poca luz. Si estás en este grupo de necesidades pero en ocasiones haces trabajos de ritmo ENG, piensa en una segunda cámara para estos menesteres, las citadas al final del punto que las tratan y que como decimos se sitúan entre mil y tres mil euros.
La crisis agudiza el ingenuo y reduce los prejuicios. Si tu presupuesto es limitado, busca aliados con los que cambiarte la cámara según los trabajos que te pidan o alquiler de precio bajo. Yo llevo haciéndolo mucho tiempo y si trabajas con gente de confianza es una opción muy recomendable.

¿Qué rendimiento mínimo debe dar mi cámara?

Valoraremos la resolución, rango dinámico, códec de grabación, respuesta a bajas luces, alternativas ópticas y conectividad. Cada profesional determina que es lo mínimo para sus trabajos. Hay quienes se centran en el hecho a grabar, en la historia, y buscan cámaras económicas. Muchos programas de televisión actuales que se emiten en las horas de mayor audiencia se graban con cámaras ENG de mano. No parece que la opinión de los gurús de la dirección de fotografía en este país, contraria al empleo de este tipo de cámaras, haya influido a directivos de cadenas o arruinado la experiencia visual de los espectadores. No imagino rodar “callejeros” con una RED ONE. Me produce risa cuando un director de foto me dice, “no sé como se atreven a meter ese plano tan quemado, no sé donde van a llegar”. Tampoco entendería que la próxima de Tarantino se rodase entera con una GO pro. Aunque si le diera por hacerlo, en ese instante todos los “dires de foto” empezarían a usarla y pondrían cara de hacerlo desde siempre, como en el efecto Canon 5D. En general cuanto más cara es una cámara más puedes esperar en estos aspectos, pero  unas destacan en unos aspectos y otras en otros. Si la opción que has tomado es cámara ENG, deberás preguntarte si la óptica de serie es suficiente porque la resolución es una cosa pero  la definición final de la imagen está muy condicionada por la calidad del cristal que le pongas. En cámaras ENG de momento nos quedamos en resolución HD, aunque ya aparecen novedades de mayor resolución. Si quieres un rendimiento con poca luz comparable a las DSLR ya te vas a más de 15.000 euros en el cuerpo de cámara. El códec de grabación y soporte en las ENG va desde tarjetas SD y AVCHD hasta tarjetas propietarias y más de 100 megabits. Es importante tener claro que el coste del work flow y archivado crece de la misma forma que crecen las prestaciones de la cámara. Es relevante este aspecto ya que si no disponen de equipo de edición reciente no sacarás partido a tu cámara. Preocúpate también si compartes tus clips o si eres parte de una infraestructura de grabación, siendo ésta la que condicione la compra de tu cámara. Hay personas que trabajan la mayor parte del tiempo para otra empresa y es ésta la que decide formatos de grabación y preferencias en el tipo de cámaras. Valora el coste de la cámara y el de los accesorios, en especial tarjetas y baterías suficientes para el tiempo medio de grabación que haces. Piensa en el audio y el trípode acorde. Este último desmerece el trabajo si no está a la altura.
Si tu opción es cámara con “look cine” en los precios comentados, hasta 10.000 euros, encontrarás cámaras con excelente sensibilidad y rendimiento con poca luz, resolución HD e incluso 4K en opción, pero el rango dinámico será limitado y el códec de grabación será AVCHD. No obstante ya hay grabadores en formatos con menor compresión por debajo de 1.000 euros y le darán un punto extra a tu material. Puedes de momento alquilarlos cuando salgan trabajos que precisen de ese extra de calidad. Las cámaras de video con sensor de super 35, al margen de la montura que traigan de serie, permite mediante adaptadores mecánicos, muy económicos o electrónicos (más caros pero con acceso a funciones de cámara) emplear muchos tipos de lentes, por supuesto también las más baratas de fotografía. En conectividad el puerto HDMI es lo habitual, pudiendo mandar la señal a un monitor decente o grabar en un disco con menor compresión.
En resumen, si tu presupuesto es amplio, compra lo que te haga ilusión, ¿por qué no hacerlo? Compra lo que te haga soñar. Si por el contrario tu presupuesto es como el mío, compra aquella cámara que se adecue a lo que habitualmente haces. No descartes repartir tu presupuesto de una cámara en dos más modestas pero que te permitan abordar desde ya más tipos de trabajo y recurrir al alquiler cuando entren trabajos de mayor entidad. Y sobre todo, no pares de grabar, cuando no tengas trabajo, produce tus propios videos y mantente vivo dentro de la profesión.

Txt: Alvaro Bernal
Criterios para compr
Kontron impulsa una
Rate This Article: