HomePanoramaDe fusiones

De fusiones

El mercado audiovisual ha sufrido muchos cambios en poco tiempo; pasando por el gran apagón analógico, la entrada de la TDT, la “adecuación” de la TDT para poder ser de pago, la desaparición de la publicidad en el ente público, la práctica desaparición de la televisión local, el hundimiento del formato y modelo económico de las televisiones autonómicas, la entrada de Internet, los nuevos soportes, etc. Estamos hablando de Televisión, televisión como la entendemos al modo tradicional, la televisión que percibe el espectador, la que se tiene en el salón. No vamos a valorar en este artículo el impacto de la irrupción de Internet en este sector, ni de las redes sociales, ni de los enormes avances de la tecnología o los cambios sociales que inciden en las formas de producción -Crowdsourcing-, tan fuertemente vinculados a este entorno y tan decisorios en la deriva del mismo (Vod, IPtv, Web Tv, Hulu, Netflix, YouTube, 3D, Social TV, etc…) simplemente haremos un punto de partida para tratar de comprender cómo todos los cambios afectan al sector de forma definitiva, y afectan a todas las partes del mismo; profesionales y espectadores (o ya casi usuarios). Las opciones de aquí en adelante, para hacer eso de ver la tele (cosa a la que dedicamos más de 239 minutos de media al día en 2011) serán muy distintas a las actuales y este camino será complejo y lo recorreremos juntos los usuarios y los profesionales.
Ya empezamos a percibir cambios en el modelo de uso por parte de los espectadores la capacidad de elegir del televidente se multiplica: qué ver, cómo verlo y cuándo verlo. Y tenemos que poder dar respuesta a su demanda. Y además tenemos que ser entretenidos, de calidad y rentables…

¿Cómo hemos llegado hasta aquí y hacia dónde nos conduce esta situación?

A finales de 2009 Tele 5 adquiere Cuatro, Mediaset toma ventaja en lo que se preveía sería una merienda de negros de la tarta publicitaria, ahora la fusión (por absorción, eso sí…) de La Sexta por parte de Antena 3. La emisora de Planeta después de un tiempo más que prudente ha concretado la operación (a falta de matizar aspectos de corte legal y otros parabienes normativos y/o jurídicos que no suelen ser obstáculo) la demora para cerrar la operación le ha venido muy bien; de los 500 millones de euros previstos este verano, la cifra final que se maneja es bastante inferior, en torno a unos 150 millones de euros. La Sexta mantendrá un capital significativo, un 7% pudiendo alcanzar el 14% durante el periodo 2012 – 2016 supeditado a objetivos económicos de los que no ha trascendido mayor detalle.
Confío en que Antena 3 haya tomado buena nota de los errores de Tele 5 tras la adquisición de Cuatro, que mantenga el respeto a la identidad de La Sexta, que gestionen con corrección los contenidos, por ejemplo el buen catálogo de cine del que seguro disponen, pudiendo potenciar un canal como La Sexta3, las series de ficción tanto nacionales o de producción propia como las externas, tienen una buena oportunidad para darle al espectador buen contenido segmentado y de calidad.
La situación que nos deja este movimiento es la siguiente; dos grandes grupos concentran más del 85% de la inversión publicitaria; Mediaset y Planeta, niveles casi idénticos a los de Italia, lejos del 77% de Alemania, el 66% de Reino Unido y el 59,5% de Francia.
La fragmentación de la oferta televisiva es terrible desde la entrada en vigor de la TDT, según el Observatorio Audiovisual Europeo somos el segundo país con más canales de Tv, 1.180, después de Gran Bretaña con 1.222. El resto de países, salvo Italia con 1.059, están bastante lejos: Hungría 558, Francia 550, Holanda 421, el resto de Europa no supera los 400.
Nuestro modelo de televisión autonómico está más que en tela de juicio, sobre todo viendo los niveles de endeudamiento de las cadenas, cada vez más cerca de una privatización en masa de este segmento. Con el panorama que se nos presenta, además de afectar directamente a todo el elenco profesional del sector, tenemos a los anunciantes, desde mi punto de vista éstos son los paganinis de esta situación. Lo expresó con muy buen criterio la AEA (Asociación Española de Anunciantes) en su informe del pasado 14 de diciembre: los grandes problemas pasan por la tremenda posición de dominio de estos grandes grupos y sin duda por la terrible falta de competencia, vamos que los mejores augurios que Antena 3 y La sexta vaticinaban cuando Telecinco compró Cuatro se cumplen, pero ahora siendo ellos los protagonistas de la película.

¿Y qué pasa a partir de este punto?

Estos dos grandes grupos  tienen 13 (14) cadenas nacionales en abierto en TDT. El Grupo Antena 3 tiene Antena 3, Neox, Nova, Nitro, La Sexta 1, La Sexta 2 y La Sexta 3. Mediaset cuenta con Telecinco, Cuatro, Factoría de Ficción, La Siete, Boing y Divinity (y desde el doce de enero sumarán a su oferta el canal Energy, ocupando la frecuencia de Canal+2 y orientado al público masculino). A nivel de audiencias, con datos de finales de noviembre según barlovento y haciendo el sumatorio de las cadenas que ahora conformarían el Grupo Antena 3, alcanzan el 25,7%, frente al 26,4% de las de Mediaset.
Aquí hago un inciso sobre la medición de audiencias; no entraremos  a valorar el cómo y qué mide la audiencia de la manera establecida a fecha de hoy, ese es otro debate que dará para muy largo y que es muy necesario tenga lugar cuanto antes, el actual modelo está totalmente obsoleto y no se corresponde con la realidad del mercado audiovisual tal y como lo conocemos y como se presenta a día de hoy.
Esto significa gran pérdida competitiva por el resto de players del mercado que se completa con la oferta de la Corporación RTVE (La 1, La 2, Clan, Teledeporte y 24 Horas), la de Vocento (Disney Channel, Intereconomía, La 10, y MTV), y la de Unidad Editorial (Marca TV, 13 TV y VEO 7).
La posición de dominio de Planeta y Mediaset no parece que vaya a traer nada positivo, seguramente significará una pérdida importante en la calidad de la programación, posiblemente el “fantástico modelo” de pauta única tome fuerza, y los anunciantes, repito, los auténticos paganinis de la TV en abierto en este país, no les quede otra que tragar con la situación que se les presenta, veremos qué pasa con los precios, con los grps, con las campañas, con las inversiones en TV.
Esta claro que la capacidad de medición y de interacción con el usuario de los nuevos soportes avalados por las nuevas tecnologías y sus capacidades, serán definitivos a la hora de decidir dónde invertir, y está claro que los anunciantes necesitan conocer con la mayor exactitud posible lo que sucede con sus cada vez más complejas inversiones publicitarias, por ejemplo ¿cómo podrás comparar el grp de toda la vida con la infinita capacidad de segmentación e identificación de usuarios de internet.?
Pero como en casi todas las cosas, para nuestros queridos anunciantes siempre hay una luz al final del túnel, después de que el nuevo gobierno anunciase un recorte presupuestario para RTVE de 200 millones de euros, parece que suenan con fuerza nuevas voces que piden, o casi ruegan, por una vuelta de la publicidad al ente público, eso sí, una publicidad no saturada, se habla de unos tres minutos por hora, veremos en qué queda todo esto, desde luego parece una medida bastante razonable, es necesario buscar fuentes de financiación para poder mantener una TV pública de calidad y la publicidad es una de esas fuentes, sobre todo si realmente lo enmarcamos dentro de un rango diferente al de las privadas en cuanto al tiempo del que podría disponer la cadena pública a tal efecto. Y no debemos olvidar que existe la posibilidad de que si no se aplica esta medida, podría llegar el cierre de alguno de los canales de RTVE.
De momento la TV como le hemos conocido siempre está tocada, pero ojo, en absoluto la demos por muerta (como en su momento a los periódicos en papel) todavía tiene mucho que decir, siempre ha demostrado tener una gran capacidad de adaptación y, sobre todo, sigue siendo el medio masivo por excelencia.

Txt: Alejandro Bárcena
Sony Vegas Video 11
Newtek Tricaster 850
Rate This Article: