HomePanoramaDon Dividendo Digital (II)

Don Dividendo Digital (II)

TDT

El debate sobre el Dividendo Digital: posiciones encontradas

El debate sobre el Dividendo Digital se inscribe en el marco de una utilización más eficiente del espectro y en él se entrecruzan los argumentos del sector audiovisual y los intereses de las empresas de comunicaciones electrónicas. En principio se debería conjugar la extensión de la banda ancha en toda Europa con la capacidad de asegurar una radiodifusión de calidad en Alta Definición.
En buena lógica, señalan los radiodifusores, el beneficio derivado de una mejor utilización del espectro audiovisual debería servir, en primer lugar, para enriquecer la oferta de la Televisión Digital Terrestre y para desarrollar nuevos servicios audiovisuales. Una buena parte del equipamiento audiovisual renovado estos últimos años ya dispone de capacidad HD Ready y lo normal es que las emisiones en Alta Definición se generalicen en la televisión hertziana gratuita. Precisa-mente, la gratuidad y el acceso universal que aporta la difusión terrestre son dos factores determinantes en el orden económico y social. La disponibilidad de espectro es necesaria para desarrollar la TDT en todo el territorio y más en un país como España, donde tanto sus características orográficas como el gran desarrollo de las redes locales y autonómicas para la TDT (281 demarcaciones locales y 2 o 3 múltiplex para cada Comunidad Autónoma) obligan a un mayor consumo de espectro audiovisual. La televisión en movilidad y la radio digital son todavía servicios pendientes de poner en marcha.
La evolución hacia la banda ancha es inevitable, tanto en el audiovisual como en las telecomunicaciones, pero no podrá hacerse sólo por vía hertziana, añaden desde el campo audiovisual, sino que tanto la fibra óptica como el satélite deberán jugar un papel mayor en el desarrollo de los nuevos servicios electrónicos, y también de los audiovisuales. No es necesario, concluyen,  sacrificar el crecimiento de la oferta TDT a unas expectativas de futuro que el progreso tecnológico puede alcanzar, en unos años, por otras vías.
En contra de estas tesis están los datos que señalan a la disponibilidad de las comunicaciones inalámbricas y el desarrollo de nuevas generaciones de tecnología móvil como un elemento esencial en la cadena de innovación, que a su vez es la pieza clave para recuperar la eficiencia económica. Por esta razón el Plan de Recuperación económica, aprobado por el Consejo Europeo, ha fijado la meta del 100% de cobertura de banda ancha entre 2010 y 2013, aunque este objetivo no será posible sin un acceso temprano al Dividendo Digital. (Para una información más detallada sobre estas posiciones, consultar el Anexo con las posiciones de distintas empresas españolas publicado en el anterior número de TM Broadcast)
El alcance y contenidos del Dividendo Digital no son ya, en sentido estricto, una cuestión nacional. Siete países europeos (Suecia, Finlandia, Francia, Suiza, Alemania, Dinamarca y España), con un tamaño de mercado potencial de 222 millones de personas, ya han identificado públicamente la banda de 800 MHz para aplicar el Dividendo Digital. Hasta países como Reino Unido, que ya habían avanzado un reparto distinto del Dividendo Digital (128 MHz repartidos en las bandas de 550-630 MHz y 806-854 MHz) han decidido coordinar sus decisiones con la mayoría de países europeos para aumentar los beneficios netos de la compensación de la banda de 800 MHZ, que OFCOM estima pueden alcanzar entre 2.200 y 3.200 millones de euros.
Cuando el ministro español de Industria, Miguel Sebastián, presentó ante el Senado, a primeros de julio, el plan de asignación del Dividendo Digital en nuestro país cuantificó entre 12.000 y 16.000 millones de euros (equivalentes al 1,6% del PIB) el valor añadido por el uso del Dividendo para los servicios móviles de banda ancha (entre 150.000 y 200.000 millones de euros para el conjunto de la UE), un impacto económico que podría aumentar en 50.000 millones de euros adicionales desde ahora hasta 2015.

Calendario y sistema de enajenación del Dividendo Digital

Sin embargo, la limpieza de la banda de los 800 MHz no va a resultar inocua ya que, para liberar, primero hay que reorganizar y desalojar el espectro. La experiencia de la UER en procesos de transición tecnológica le ha llevado a plantear algunas cuestiones previas que deberán ser tenidas en cuenta, ya sea para el paso de analógico a digital, de MPEG-2 a MPEG-4, de SD a HD, de DVB-T a DVB-T2 o también para cambiar las frecuencias de emisión:
–    Durante un tiempo se requiere una transmisión simultánea (simulcast) de programas con el sistema antiguo y el nuevo
–    Es necesario, coyunturalmente, una cierta cantidad de espectro adicional
–    El periodo de transición es más largo en las plataformas terrestres  ya que un mayor porcentaje de usuarios dependen de ellas
–    Conviene establecer un incentivo a los espectadores para aceptar mejor la transición, ya que el usuario tendrá que pagar para actualizar sus equipos de recepción
El espectro que se va liberar para el Dividendo Digital, la banda 792-860 MHz se corresponde con los canales de emisión 61 a 69, que es por donde se están emitiendo en estos momentos la mayoría de canales nacionales de la TDT. Tras el cese de las emisiones analógicas, a partir del 3 de abril de 2010, el Plan Técnico de la TDT contempla pasar de los 5 múltiplex actuales a 8 de ámbito nacional, de forma que cada radiodifusor cuente con un múltiplex de gestión exclusiva. Para planificar las frecuencias de los nuevos múltiplex y, al mismo tiempo, abandonar completamente la banda de 800 MHz se han diseñado 2 fases:
Fase 1
–    A partir del 3 de abril de 2010 los canales Veo TV, La Sexta y Net TV accederán a un múltiplex completo y permanecerán en las frecuencias actuales (66, 67 y 68) sin compartirlas con otros operadores. Se amortiza ya el canal 69.
–    Por su parte, Antena 3, Telecinco y Sogecable accederán a un múltiplex completo basado en la frecuencia analógica que vienen explotando en la actualidad, de forma que puede no ser necesario tener que resintonizar estas frecuencias.
–    La Corporación pública RTVE dispondrá de 2 múltiplex digitales completos. Uno de ellos, con capacidad para realizar desconexiones autonómicas, mantendrá las mismas frecuencias actuales de la RGE (canales 58-65). El segundo estará basado en los dos canales analógicos que viene explotado la CRTVE.
–    Las televisiones de ámbito autonómico mantendrán también, tras el apagado analógico, un múltiplex con desconexiones provinciales en las frecuencias actuales (canales 58-65). El segundo múltiplex autonómico estará basado en las frecuencias que ahora utilizan para difundir en analógico el primer canal autonómico.
Trasladando esta planificación del apagado al caso concreto de Madrid (Gráfico 2), según el escenario dibujado por el Presidente de Impulsa TDT, Eladio Gutiérrez, se puede comprobar que tanto Antena 3 como Cuatro pueden volver a sintonizarse en la banda de frecuencias que habrá que desalojar para el Dividendo Digital antes de 2015, lo que les obligaría a tener que buscar más adelante nuevas frecuencias definitivas y duplicar el proceso de resintonización. Esta situación se puede volver repetir en otras Áreas Técnicas, lo que complica el proceso de reordenación del espectro.
Falta además por comprobar cómo va a reaccionar el parque de antenas que ya está instalado en viviendas colectivas y unifamiliares a la recepción de las señales digitales a través de los canales analógicos. Un proyecto piloto del Ministerio de Industria, en una zona donde las emisiones analógicas ya se han apagado, permitirá conocer el comportamiento de las antenas existentes y valorar el coste del proceso.
Fase 2
–    Antes del 1 de enero de 2015, según el calendario establecido por el Gobierno español, se deberán abandonar todas las frecuencias comprendidas entre los canales 61 y 69. Los 3 múltiplex digitales sobre los que estaban operando Veo TV, La Sexta y NET TV deberán abandonar su canal de emisión (66, 67 y 68) y pasar a emitir sobre nuevas frecuencias entre los canales 21 y 60. En lo que se refiere a  La Sexta se podrán aprovechar, en algunos casos, los canales analógicos por los que está emitiendo en estos momentos.
–    El resto de operadores privados (Antena 3, Telecinco y Sogecable) tendrán que cambiar su canal de emisión en el caso de que estuvieran situados, durante la Fase 1, entre los canales 61 y 69. Se planificarán para ellos nuevas frecuencias.
–    Con respecto a RTVE y los canales autonómicos deberán abandonar también todas las frecuencias comprendidas entre los canales 61 y 69. Esta medida afectará a gran parte de las desconexiones autonómicas y provinciales que deberán ser igualmente sustituidas por otros canales de la banda inferior.
–    Además, también está pendiente de planificar en este período un múltiplex digital para la prestación del servicio de Televisión Digital Terrestre en movilidad.
Aplicando de nuevo estos criterios de la Fase 2 al caso concreto de Madrid se puede apreciar cómo sólo Telecinco y uno de los múltiplex de RTVE podrían mantener la misma frecuencia de emisión, mientras que los canales de Antena 3, Cuatro, Veo TV y Net TV tendrían que volver a ser planificados. La Sexta, en este caso, podría emitir por el canal 33 que ocupa ahora en analógico.
Este diseño de transición obligará a muchas cadenas de televisión a emitir en simulcast digital por varias frecuencias (la antigua, en la banda de 800 MHz,  y la definitiva, por debajo de 790 MHz) durante algunos años para dar tiempo a un nuevo proceso de adaptación general de las antenas de recepción.
En todo caso, parece claro que las distintas administraciones implicadas tendrán que aplicar durante esta etapa (2010-2015) un criterio de tolerancia cero con las emisiones alegales/ilegales que puedan sobrevivir al apagado analógico.

Los costes asociados al proceso

Abertis, el principal operador de red español, propone alcanzar un consenso sobre los costes de este proceso, tomando como referencia la declaración de OFCOM del pasado 30 de junio. El regulador británico establece varias categorías de costes asociados a la migración del espectro de la TDT que deberán ser cubiertos con financiación pública. El cambio afectaría a varios millones de hogares y se traduciría en modificaciones/adaptaciones de las antenas colectivas, resintonización de televisores o incluso el cambio de algunos receptores que no incluyan el estándar de compresión MPEG-4 o similar y que no cuenten con sistemas para mitigar interferencias.
Los costes se podrían resumir en:
1.    Planificación y migración del espectro
2.    Rediseño técnico de la red de transporte e infraestructuras
3.    Modificación de las antenas, sobre todo las colectivas
4.    Emisión en simulcast de los canales TDT para permitir la modificación de antenas
5.    Coste de la sustitución o adaptación de los receptores de MPEG-2 al nuevo estándar MPEG-4
6.    Gastos de comunicación, apoyo al ciudadano y gestión del programa
7.    Como gasto intangible estaría una cierta confusión y/o alarma de los ciudadanos en el tramo final de la transición a la TDT
La consultora Analysys Mason señala que el coste de las acciones propuestas puede rondar los 4.000 millones de euros para completar el paso a MPEG-4 y 10.000 millones de euros para la migración a DVB-T2, una acción que, reconoce, no tiene muchas posibilidades de salir adelante si no se amplía el Dividendo Digital más allá de la banda de 800 MHz.
Asumiendo que 15 de los 27 países de la UE sólo pasarán de MPEG-2 a MPEG-4 en 2015, el estudio de Analysys Mason destaca que el coste de remplazar los receptores que sólo cuentan con el estándar MPEG-2 podría reducirse hasta en 700 millones de euros si todos los receptores a la venta desde 2012 en Europa fueran ya compatibles con MPEG-4. El Gobierno español estaría de acuerdo con esta medida siempre y cuando no se fije una fecha para migrar de forma obligatoria a MPEG-4, ya se pondría en riesgo los procesos de transición que todavía no han terminado.
Los propios radiodifusores españoles han realizado una primera estimación de costes, tomando como base estudios de los mercados francés y británico, que señala que el coste de esta segunda transición para las cadenas y los espectadores podría situarse entre 800 y 1.200 millones de euros. Teniendo en cuenta, añaden, que radiodifusores, operadores de red y ciudadanos ya han sufragado los costes de la migración de la TV analógica a la TDT, ninguno de ellos debería soportar los costes de compensación por la liberación de la banda de 800 MHz. Llegados a este punto, la vista se dirige hacia los futuros titulares del Dividendo Digital, la banda de 800 MHz, las ‘frecuencias de oro’ del espectro, cuyas cualidades de cobertura y penetración son unánimemente reconocidas.

Conclusión

Se podría decir que la batalla por el Dividendo Digital parece encaminarse hacia una solución bastante salomónica entre los intereses del sector audiovisual y de los servicios de telecomunicaciones. Destinar 72 MHz de la banda UHF a los servicios móviles electrónicos, cuando había propuestas de algún regulador nacional para llegar hasta 128 MHZ, posiblemente no contente a ninguno de ellos, pero tampoco deja a nadie fuera de juego, sobre todo cuando faltan todavía 5 años para que se haga efectiva la transferencia de uso del espectro y, a fecha de hoy, no se conoce en detalle el tipo de servicios que el mercado va a demandar en ese momento ni tampoco las posibilidades de mejora de la eficiencia del espectro que habrá disponibles entonces, tanto en el campo de las emisiones digitales como en el de las comunicaciones inalámbricas.
Durante este tiempo habrá que ir viendo cómo se resuelven algunas cuestiones todavía pendientes. A nivel nacional será importante conocer de qué forma serán atribuidas las licencias de la banda liberada a los nuevos operadores, si se realizarán subastas puras como en Estados Unidos o se vincularán las licencias a nuevas obligaciones de servicio; si se primará la entrada de nuevos operadores de 3G o 4G y cuántas redes podrán desplegarse en la nueva banda. También será de gran interés ver qué medidas concretas se van a tomar para alcanzar el objetivo de un acceso universal a la banda ancha fija y móvil y en qué plazos, y si se va a contar con las tecnologías vía satélite y de cable óptico.
En el ámbito europeo falta por conocer cuándo se va lograr el compromiso de todos los Estados miembros sobre el Dividendo Digital y qué papel va a jugar la CE en este proceso, en el que la armonización de las políticas nacionales añade una plusvalía fundamental para asegurar sus posibilidades de éxito.

TXT: Antonio Moral

Don Dividendo Digital (I)

POST TAGS:
El Director General
FTFCAM presenta las
Rate This Article: