HomePanoramaEl horizonte inmediato de la TDT (II)

El horizonte inmediato de la TDT (II)

TDT

La transición a la TDT

Una vez otorgadas las concesiones de TDT, el sentir general de los adjudicatarios es «ya tengo la licencia, y ahora qué» en referencia a (i) cual es el grado de obligación de iniciar las emisiones en tecnología digital y cesar en analógico, en el caso de estar ya emitiendo; (ii) que ocurre con las empresas no concesionarias que recurren el reparto; (iii) ¿me pueden quitar la concesión?; (iv) las posibilidades de cierre de la televisión a los que no hayan obtenido licencia; (v) los acuerdos con el resto de concesionarios del múltiple digital para la constitución y funcionamiento del Gestor técnico y administrativo del múltiple digital (en adelante GMUX) y (vi) los elementos externos que condicionan la mayor o menor rapidez en la transición hacia la TDT. Como se puede apreciar, nos encontramos ante un alto número de factores a tener en cuenta y la concurrencia de una serie de incógnitas cuya lenta resolución, hoy día, está causando un retraso en la transición de la tecnología analógica a la digital pautada por el Ministerio de Industria.
Con respecto al primer punto, cabe decir que las concesiones otorgadas sólo habilitan para la prestación del servicio de televisión en abierto, mediante la tecnología digital, excluyendo las emisiones en analógico, salvo en dos casos: uno, que expresamente lo establezca el pliego de bases que rige el concurso público o dos, que el operador local acredite su condición de televisión Histórica, es decir, estar emitiendo antes del 1 de enero de 1995 como establece la Disp. Transitoria 1ª  de la Ley de Televisión Local. No obstante, la práctica actual de las CCAA es que los concesionarios emitan en analógico hasta el día que los ejecutivos autonómicos determinan para iniciar las emisiones en digital, fecha a partir de la cual todos los operadores simultanean las emisiones: inician la digital y mantienen la analógica.
Las empresas no concesionarias tienen tres posibilidades: (i) cesar las emisiones inmediatamente (en un plazo de 24 horas), salvo que se trate de una televisión Histórica en cuyo caso tendrá 6 meses más para hacerlo; (ii) recurrir el reparto de licencias a los Tribunales; o (iii) reorientar su actividad ya sea como productora de contenidos, o llegando a acuerdos con los concesionarios, pues en ocasiones son empresas que nunca han ejercido la televisión de proximidad y necesitan el nicho de mercado fiel a la emisora local de siempre.
Hay una máxima que el poder político aún no interiorizado «cuanto más escandaloso sea el reparto de licencias, más posibilidad de revocarlo hay». Y eso es precisamente lo que puede pasar en CCAA que favorezcan descaradamente a los medios más afines, dándose la paradoja que, con actos así es como más en peligro se sitúan las concesiones de TDT. Entre otras, Extremadura y Murcia ya han sufrido un cambio de criterio en las adjudicaciones de Radio FM obligadas por Sentencia Judicial, teniendo que indemnizar las CCAA a los que, siendo concesionarios iniciales, se ven desprovistos de la licencia. Lo que antes se denominaba vulgarmente «recurso del pataleo», se ha convertido en un arma que las firmas de abogados especializadas utilizan para revocar las licencias concedidas al margen de la ley.
Hay dos formas de forzar el cierre a los que no tienen título habilitante, por medio de expedientes sancionadores incoados por la administración pública competente, o acudiendo a los Tribunales de Justicia. En este último caso hay que fijarse en no incumplir en lo más mínimo las condiciones técnicas del pliego de bases, dado que el exceso de cobertura o el incremento en Vatios de la PRA (potencia radiada aparente) comprometerían nuestra petición judicial. Tan ilegal es el que no tiene concesión como el que teniéndola para la demarcación de Elche emita en Alicante.
El GMUX, su creación y funcionamiento sigue siendo un avispero de conflictos entre los 4 concesionarios que están condenados a entenderse. Desde febrero de 2008, la CMT (Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones) ha impuesto una serie de requisitos legales que deben de cumplirse obligatoriamente en cuanto a la forma de elección del GMUX  y a los aspectos funcionales y organizativos del ente.
Por último, el desinterés de las grandes cadenas privadas nacionales por emitir contenidos atractivos al público y publicidad en sus canales digitales, la falta de acciones institucionales tendentes a facilitar sintonizadores interactivos de TDT (tan sólo el 34% tiene acceso a la TDT) y a agilizar las instalaciones técnicas en las antenas, así como opiniones de expertos autorizados sobre la inviabilidad del apagón analógico en 2010, sitúan la transición hacia la tecnología digital como una asignatura pendiente a recuperar con grandes esfuerzos si se pretende cumplir los plazos establecidos.

Apagón Analógico o Encendido Digital

Pese a los grandes hitos logrados, incremento de cuota de audiencia en TDT, apagón de las emisiones analógicas en A Fonsagrada (Lugo) y recientemente en el 54% de la provincia de Soria, ya se está empezando a acuñar el término de encendido digital ante la posibilidad de que el 3 de abril de 2010 media España no pueda disfrutar de la televisión. Parece ser que el «Plan B», el de la cohabitación de las emisiones analógicas y digitales llegados al 2010, está cobrando cada vez más fuerza.
El precedente del incumplimiento del plazo para el cese de las emisiones analógicas por las televisiones locales (1 de enero de 2008), pesa mucho hoy en día, sobre todo a los adjudicatarios de concesiones de TDT, que ven como la ejecución de su proyecto televisivo se encuentra paralizado a expensas de una implicación mayor de las instituciones que permita cumplir el calendario de la TDT.
La posibilidad de tolerar la cohabitación de tecnologías, sin neutralizar las emisiones analógicas, supondría dar un espaldarazo no sólo a la finalidad de todo el esquema legal audiovisual, sino a las empresas habilitadas para emitir en TDT que han destinado fuertes inversiones en medios materiales y personales.

Nuevas vías de Televisión Digital. En especial la TDT de proximidad sin ánimo de lucro.

En la actualidad el Ministerio de Industria está trabajado en la habilitación de nuevos múltiples digitales para la TDT de Proximidad sin ánimo de Lucro, la TDT de alta definición y la TDT de movilidad.
Sobre esta última, UTECA ya ha solicitado al Gobierno la adjudicación automática de, al menos, una licencia a cada uno de los operadores de TDT nacional (RTVE, Antena 3, Cuatro, Telecinco, La Sexta, Veo TV y Net TV) para la explotación de contenidos en teléfonos y demás dispositivos móviles. La petición es procedente, dado que el Consejo Superior Audiovisual francés ya lo ha hecho con sus cadenas privadas nacionales, por ser posible desde hace tiempo sintonizar la TDT en los teléfonos móviles de la UE.
El pasado 29 de diciembre se publicó en el BOE, la Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información (LISI) en la que se definía legalmente una nueva modalidad de televisión, la TDT de proximidad sin ánimo de lucro.
Como características principales se pueden mencionar: (i) la necesidad de obtener la oportuna concesión, con lo cual el paso por un  concurso público se vuelve a dar en el caso de ser mayor el número de solicitantes que el de espectro disponible; (ii) La concesión tendrá una vigencia de 5 años y podrá ser renovada hasta en tres ocasiones; (iii) La zona de cobertura será similar al distrito en las grandes ciudades; (iv) La concesión es absolutamente intransferible y deberá explotarlo directamente el adjudicatario; (v)  La emisión será siempre en abierto; (vi) Su programación deberá ser original y vinculada con la zona a la que vaya dirigida; (vii)  Sus contenidos deben de ser de interés cultural, educativo y social; (viii) Los programas no podrán incluir publicidad, pero si patrocinio televisivo; y lo que es más importante (ix) quienes accedan a estas licencias han de acreditar ser entidades sin ánimo de lucro y estar emitiendo antes del 1 de enero de 1995.
El Gobierno respondía así a la eterna lucha que las televisiones Históricas han abanderado por su reconocimiento. La solución no satisface a todos, pero evita la posibilidad de obligar a cerrar a televisiones que, no habiendo obtenido licencia de TDT comercial, reúna los requisitos establecidos en la LISI, puesto que entra dentro de una calificación legal novedosa a la espera de poder acceder a unas concesiones expresamente diferenciadas de las de TDTL. Los títulos habilitantes de la TDT de Proximidad.

TXT: Jaime Rodríguez Díez, letrado de Diez & Romeo Abogados.
POST TAGS:
Pasado, presente y f
Principios básicos
Rate This Article: