HomeEn portadaEquipos de estudio Blackmagic Design (II)

Equipos de estudio Blackmagic Design (II)

Sinergia. 2 de 2. Porque segundas partes sí pueden ser buenas.

Sí. Hoy titulamos con ese concepto abstracto que describe aquellas situaciones en las que el todo es más que la suma de sus partes. Veamos cuántos beneficios nos encontramos a medida que combinamos las piezas adecuadas de este puzle, y lo interesante que puede ser desde el punto de vista de la rentabilidad.

Laboratorio realizado por Luis Pavía

 

Tras la primera parte, en la que sólo las funciones y cualidades del mezclador ya generaron un extenso contenido, abordaremos en esta segunda entrega las correspondientes a la cámara y el panel remoto, obviando las características básicas ya presentadas en la entrega anterior.

También profundizaremos en todos aquellos aspectos que se optimizan, simplifican y rentabilizan cuando combinamos los elementos adecuados, al estilo de los antiguos alquimistas. Finalizaremos con unas ideas de posibles escenarios en los que estos equipos conforman un conjunto ganador.

Repasando la cámara, tenemos algunos aspectos que merecen atención. El sensor es el primero, porque además de condicionar el cambio de bayoneta, ya puestos a aumentar su alojamiento se incorporan los filtros ND.

El sensor sube en resolución hasta 6k, pero también en tamaño, que ahora es Super35. Para permitir que esa ganancia de resolución no se haga a costa de sacrificar sensibilidad. Tiene un ISO dual nativo en 400 y 3200, que permite subir hasta un ISO máximo de 25600. Con esta combinación disponemos de un equipo mucho más versátil que nos dará mejores resultados a medida que la iluminación vaya siendo más comprometida, ofreciendo siempre 13.7 f-stops (dato según especificaciones BMD).

También destacamos el cambio de narrativa visual que se logra con un sensor de mayor tamaño y resolución, haciéndola candidata para producciones con un estilo más cuidado y cinematográfico.

Pero como, además, comparte la ciencia de color con el resto de cámaras Studio, no será ningún problema ampliar las instalaciones existentes con este nuevo modelo. Que además, al tener ahora acceso a un catálogo de ópticas mucho más amplio, puesto que se pueden utilizar todas las compatibles con la bayoneta tipo EF de Canon, nos permite una flexibilidad de ubicación aún mayor de la que teníamos hasta ahora. Incluso controlando remotamente iris, foco y zoom, si la compatibilidad de la lente lo permite.

Y, hablando de ubicaciones posibles que por todas sus características pueden ser las más peculiares, es donde hemos logrado encontrar un punto mejorable. Y no sólo en este modelo, sino común a toda la gama Studio: la pantalla fija.

 

Importante: no hay nada que objetar a la calidad de la pantalla ni a sus múltiples funciones. Y ciertamente el hecho de ser fija permite un tamaño y peso muy compacto y manejable en todo el conjunto. Lo que nos parece es que, por este mismo motivo, puede crear ciertas limitaciones porque, al no tener ningún tipo de movilidad, el operador puede encontrarse en ángulos de toma donde su visión de la pantalla esté limitada. Y ese es el pequeño contrasentido que, aunque por su concepto de estudio será poco probable, será importante tenerlo en cuenta a la hora de tomar ciertas decisiones creativas.

Porque esa posible limitación se ve compensada con múltiples características que precisamente están orientadas a facilitar su operación. Todo el menú se maneja con opciones claras y fáciles de seleccionar en la pantalla táctil, mediante un sistema de páginas y con iconos y textos de tamaño suficientemente grande para asegurar su visibilidad. Las secciones principales del menú son grabación, monitor, audio, preferencias, ajustes y LUT. Porque, efectivamente, es posible trabajar directamente con LUTs en cámara.

Admite conexiones vía SDI y ethernet. En el caso de una configuración de estudio convencional, ya hemos comentado que el mismo cable SDI de retorno integra el control remoto, el tally y el intercom, además del retorno de programa para que el operador pueda ver lo que está saliendo en emisión.

Pensemos en los distintos tipos de estudio: cuando nuestras cámaras convencionales están conectadas al control central a través de un enlace de fibra hasta su CCU, o un triaxial en casos un poco más antiguos pero todavía en uso, probablemente contemos con una manguera que sí puede transportar todas esas señales de retorno, tally e intercom. Pero siempre serán necesarios equipamientos adicionales dedicados para estas funciones.

Y si nuestras cámaras no están conectadas a través de fibra o triax, es posible que necesitemos implementar estas funciones con cableados adicionales o sistemas de radiofrecuencia. En este caso, tanto el tendido de cables adicionales en una instalación sofisticada como la convivencia de múltiples micrófonos inalámbricos en escena añadidos a los intercom de los operadores pueden llegar a comprometer el espectro de radiofrecuencia disponible, que siempre es limitado, incluso trabajando con canales digitales.

 

Así que disponer de toda esa funcionalidad con sólo tres cables en cámara (SDI Out, SDI In y alimentación) es una ventaja considerable. Y será uno de los factores que permitirán su uso en lugares y en situaciones en los que la infraestructura técnica asociada a la instalación, tanto por complejidad como por economía, podía hacer inviables ciertos proyectos.

Pero es posible ir aún más lejos, y de una forma aún más simple. Literalmente. Es posible ubicar la cámara al otro lado del planeta con un único cable ethernet. Así, como suena. La cámara tiene capacidad para generar su propio flujo de streaming sin necesidad de dispositivos adicionales. Y, dado que también admite alimentación vía PoE (Power over Ethernet), un único cable nos sirve para disponer de todas las funcionalidades. Y si nuestro switch no proporciona PoE, también contamos con alimentación a 12v mediante XLR de 4 pines.

Aunque esta opción tiene algún condicionante que debemos tener en cuenta. Mientras la cámara está conectada al mezclador vía SDI, el retardo puede ser del orden de un frame. Esta será la configuración idónea para utilizar en auditorios, escenarios, eventos sociales o deportivos y todas aquellas situaciones de directo en las que los espectadores están viendo u oyendo la acción al tiempo que sucede.

En cambio, la conexión ethernet siempre tendrá un retardo mayor. En función de la criticidad de la situación, incluso con todos los dispositivos conectados al mismo switch, habría que valorar si el retardo real en nuestra red entra dentro de lo admisible o no. Porque no todas las necesidades, ni todas las situaciones, ni todos los públicos se mueven en los mismos parámetros, deberemos evaluar y decidir en cada caso.

Por otro lado, si se trata de una situación en la que estamos retransmitiendo contenidos hacia espectadores que no lo están viendo “in situ”, un retardo de unos cuantos segundos será perfectamente viable.

 

Empezando a tocar ya aspectos combinados de los equipos, estamos hablando de una conexión ethernet en la que no necesitamos más que la cámara y el mezclador. Ni siquiera un switch. Porque recordemos que el mezclador integra su propio switch de 4 puertos. Aunque sí será necesario si pretendemos conectar un cierto número de cámaras simultáneamente, o hacer una conexión de larga distancia con internet de por medio.

Efectivamente, una vez establecida la conexión con protocolo seguro entre cámara y mezclador por este medio, cualquier cámara (u otros equipos de los que ya hablaremos) se convierten en una entrada más de nuestro mezclador TV Studio HD8 ISO. Manteniendo además todas las funcionalidades de retorno, tally, control remoto e intercom.

Aunque está fuera del alcance de este laboratorio, simplemente por indicar el rango de posibilidades de la cámara, es posible hacer llegar nuestra señal de cámara a un destino distante a través de internet y entregar la señal en formato SDI a través de un convertidor específico: Blackmagic Studio Converter.

Y precisamente con el intercom disponemos de una curiosidad más: además del conector XLR estándar de 5 pines, en la toma de minijack de auriculares se pueden utilizar los clásicos auriculares de móvil con micrófono integrado para esta función. Este nos permitirá conectar con el control de realización a través de la propia consola del mezclador que, como ya dijimos, también incorpora todas las funciones de llamada y control de intercomunicación con las cámaras y las áreas de estudio o ingeniería.

El resto de conexiones, controles y funciones básicas de la cámara son los que encontramos en el modelo inmediatamente inferior, Studio Camera 4K Pro, como los micrófonos integrados adicionales a las entradas de audio balanceado XLR y al minijack de entrada de micro para contar con la máxima versatilidad, así que no nos vamos a detener en ellos.

 

Cabe destacar que los dos puertos USB-C se pueden utilizar tanto para los controles de foco y zoom remoto del propio Blackmagic, como para grabar los contenidos en formato RAW 6k a 12 bits. Lo realmente interesante en este caso es que estos contenidos comparten código de tiempo con los ficheros que graba internamente el mezclador.

Esta es la funcionalidad que nos permite, gracias al fichero .drp que también graba el mezclador con nuestra realización, hacer un remasterizado de cualquier realización con una calidad máxima, con una colorimetría extendida y un etalonaje más elaborado, e incluso añadiendo los ajustes de edición necesarios de una forma tremendamente eficiente.

Terminando ya con la cámara, y antes de entrar en el tercer equipo en juego, retomamos someramente ese comentario de unos párrafos más atrás, cuando comentábamos las opciones de conexión de otros equipos al mezclador.

Efectivamente, al igual que es posible enviar la señal de cámara a través de ethernet, se puede aplicar el mismo tratamiento enviando a través de internet la salida de otros equipos compatibles, como por ejemplo otros mezcladores, hasta nuestro mezclador principal. ¿Y qué sentido tiene? Muy sencillo, y al mismo tiempo muy potente y versátil: expandir enormemente nuestras posibilidades de creación. Y una vez hecho el apunte, volvemos a dejar esta idea en suspenso hasta que entremos en las aplicaciones prácticas del conjunto.

 

El tercer equipo con el que hemos contado es el ATEM Camera Control Panel, que quizá sea el más conocido porque lleva algo más de tiempo disponible en el mercado.

El concepto de partida es muy sencillo: reunir 4 controles RCP de cámara en una misma consola, ofreciendo toda su funcionalidad mientras comparten alimentación y conectividad. De hecho, el panel trasero es muy simple: alimentación vía 220v y 12v, un mini switch con dos puertos ethernet, y un puerto USB-C.

La configuración sugerida invita a utilizar uno de los puertos ethernet para el mezclador y el otro para el ordenador que controla todo el sistema. Aunque no es obligatorio hacerlo así, será la forma de dejar el mayor número de puertos libres en el mezclador. Y, para que se comuniquen, lo único que necesita saber nuestro panel es la dirección IP del mezclador.

Además de simplificar y optimizar conectividad, una de las características que más nos han gustado es la forma de gestionar hasta 8 cámaras. Simplemente girando uno de los botones de cada sección se selecciona la cámara sobre la que actúa cada RCP, fácil y rápido. Pero, como existen dos bancos de memoria, A y B, simplemente con una sola pulsación del botón correspondiente se cambian los cuatro RCPs de una vez.

 

¿Y si quiero mantener siempre una o dos cámaras accesibles entre bancos? Muy sencillo. Por ejemplo: activando el banco A seleccionamos las cámaras 1, 2, 3, y 4; y si se activa el banco B, seleccionamos las cámaras 1, 2, 5, y 6. Así, al cambiar de banco, las cámaras 1 y 2 siempre permanecerán accesibles. O hacemos cualquier otra combinación en cualquier orden en cualquiera de los bancos.

Si bien en los RCPs convencionales se puede cambiar la asignación de cámara, no suele ser tan directo ni sencillo. Esta es una característica más en la línea de optimizar eficiencia y rentabilidad del equipo.

Pero, si el Panel de Control de Cámara sólo se conecta al mezclador, ¿cómo se vinculan y distinguen las distintas cámaras? Respondemos adelantando una de las características que respaldan nuestro título de “Sinergia” y es que la configuración de todo el conjunto se logra simplemente cuidando de que cada Studio Camera tenga asignado en su menú el mismo identificador de la entrada del mezclador. Es decir, a la cámara que está en la entrada SDI 1 le asignamos el número 1, y así sucesivamente con las demás. Esta es la única clave.

Sólo con este detalle y sin hacer nada más ya tenemos configuradas, además de las funciones evidentes de control de óptica y colorimetría, unas cuantas funciones más. Como, por ejemplo, que las tres posiciones de tally (apagado, previo y en el aire) ya estén operativas. O que simplemente pulsando sobre el joystick del iris seleccionemos esa cámara a la salida Aux 1 del mezclador.

¡Claro! Por eso hemos sido previsores y le hemos puesto el monitor de la salida Aux1 del mezclador a la persona que controla este panel. Así no tiene ni que acercarse al mezclador para seleccionar sus propias cámaras independientemente del programa, y hacer todos los ajustes que precise sin interferir en la realización.

 

Pero vayamos terminando con la descripción del RCP, que no nos va a llevar mucho más, antes de dar rienda suelta al entusiasmo y zambullirnos por completo en las sinergias y las oportunidades.

Los cuatro paneles son idénticos y no nos aguardan grandes sorpresas, puesto que tienen las funciones y los métodos habituales en estos dispositivos, facilitando la comodidad de los profesionales que a menudo tienen que utilizar equipos de distintas marcas. La única diferencia serían las pantallas de la parte superior con sus respectivas botoneras, donde la primera de ellas es la que también recoge los parámetros de configuración del panel.

Repasando rápidamente de arriba abajo, tenemos 5 memorias de escena o ajustes predeterminados para almacenar configuraciones frecuentes; seguimos con los selectores de filtros ND y CC (densidad neutra y corrección de color), que lógicamente sólo funcionarán si la cámara cuenta con dichas opciones. También controles individuales para ganancia, barras de color, balance de blancos, y velocidad de obturación.

En la sección siguiente, nos encontramos con los ajustes directos de colorimetría para altas luces y sombras, con los que podemos ajustar también la colorimetría en medios tonos manteniendo pulsado el botón correspondiente mientras accionamos los controles.

Y en el último bloque destacan el display con la indicación de la cámara asignada a cada RCP, que cambia a rojo mientras está en el aire, el joystick para controlar iris y pedestal con sus correspondientes ajustes de límites, sensibilidad y previo, así como un útil botón que permite desactivar individualmente cada uno de los RCPs, y otro para la llamada por cámara individual en el intercom.

 

 

Simplemente, y no es poco, este panel nos ofrece en una consola compacta y fácilmente portable, las funcionalidades completas de 4 RCPs simultáneos, en los que no echamos de menos ninguna característica, y que resultan suficientemente ágiles para manejar hasta 8 cámaras con toda facilidad.

Quienes hayan ido teniendo interés en estos equipos, seguro que ya han estudiado sus características y leído o visto muchas de las presentaciones que ya se han hecho. Por eso, nosotros ahora ya vamos de lleno con todas las ventajas que nos encontramos al combinar estos equipos, más allá de su uso como elementos independientes.

No debemos perder de vista que existen muchos otros equipos de distintos fabricantes que cumplen funciones similares a las de estos equipos. Pero el aspecto que los convierte en algo diferencial es que aquellos equipos que tienen un coste similar están muy por detrás en funciones y prestaciones, mientras que los que ofrecen una funcionalidad similar están muy por encima en precio. Y lo que nos parece aún más importante, con una significativamente mayor complejidad técnica.

Pensemos que, para montar un estudio con todas las características enumeradas, incluyendo controles remotos de cámara, tallys e intercom, nos basta con este mezclador HD8 ISO, este Panel de Control de Cámaras y un ordenador para la mesa de realización. Sólo falta decidir, en función del tipo de producción, el número de cámaras como la Studio, ópticas, y la microfonía adecuada. Microfonía a través de la que, como vimos, podríamos encapsular hasta 16 canales estéreo en una línea MADI a través de un único cable SDI.

Y toda la infraestructura para hacer funcionar el sistema a pleno rendimiento sólo requiere añadir dos cables SDI por cámara, un monitor HDMI para el multiviewer, opcionalmente uno o dos monitores SDI para las salidas auxiliare, y un casco de intercom,además de alimentaciones. Es decir, una inversión muy comedida en equipamiento y muy sencilla en infraestructura permite poner a funcionar un estudio.

 

Estudio desde el que podríamos hacer streaming en directo. Y, si queremos ampliar opciones, grabando las realizaciones para posterior remasterizado, sólo habría que añadir discos USB-C a las cámaras. A partir de aquí podemos seguir creciendo todo lo que queramos añadiendo todo tipo de equipamientos pero, partiendo de esos mínimos, veamos qué cosas se nos ocurren.

La primera es que una sola persona podría hacer funcionar todo el conjunto, siempre que no haya que seguir la acción con las cámaras. O poniendo un operador por cámara si hay que hacerlo.

Si pensamos en instalaciones fijas, las grandes instalaciones suelen contar con equipos técnicos, recursos humanos y presupuestos adecuados a su gran escala pero, por debajo de ciertos niveles, este tipo de configuración deja de ser viable debido a  todos los recursos necesarios y costes asociados. Este es el primer entorno en el que ahora, gracias a la inversión reducida en equipamiento, la simplicidad de la instalación, y la facilidad de operación, nos encontramos con muchos más clientes y usuarios potenciales que pueden disponer de estas funcionalidades en sus instalaciones.

Y, si necesitamos llevar a cabo realizaciones más complejas, simplemente añadiendo algún ordenador más a la red se pueden manejar varias funciones simultáneamente por varias personas. Es decir, se logra una gran escalabilidad sin apenas aumentar costes. Porque recordando que los ordenadores son meros controladores y que no hacen ningún tipo de procesado de audio o de vídeo, máquinas muy sencillas son suficientes para la tarea.

De esta manera, la posibilidad está ahora al alcance de auditorios, salones de actos de universidades o colegios, pequeñas salas de música o eventos, teatros, salas de conferencias de empresas, salones de hoteles o celebraciones, lugares de culto, etc. que antes no podían plantearse esta posibilidad.

 

Una de las actividades que ahora mismo está en pleno auge y se puede beneficiar de este tipo de equipamientos son los e-sports a cualquier escala. Se pueden retransmitir partidas y torneos desde cualquier lugar con presupuestos muy asequibles, impensables hasta hace poco tiempo. Y, además, ni siquiera es necesario que estén todos en el mismo lugar.

Lógicamente, este conjunto es especialmente interesante para centros de enseñanza de medios audiovisuales, por el aliciente añadido de contar con un equipo avanzado. Dispone de todas las prestaciones de configuraciones más complejas, sin el coste de infraestructura, y además se puede renovar con una mayor frecuencia porque sus plazos de amortización son significativamente menores.

Pequeñas emisoras de televisión local, entidades y organizaciones que pretendan tener una difusión regular de sus actividades también se pueden beneficiar de sus ventajas. Y de la misma forma tienen cabida todos los creadores de contenido que precisen de una realización en directo por sus propios medios, como grupos de teatro, grupos de música, grupos de baile, etc.

Por otra parte, no es necesario limitarse a pensar sólo en una instalación que va a quedar fija en un lugar concreto. Gracias a su portabilidad y facilidad de montaje no se requiere de un equipo técnico altamente especializado para hacer la instalación y puesta en marcha. Esto abre aún más el campo de posibles clientes a pequeñas productoras que pueden hacer eventos para aquellos clientes que lo necesiten sólo de forma puntual.

Llevando al límite la simplificación, conceptualmente es posible que una única persona pueda trasladar el equipo, instalarlo y operarlo para hacer un directo desde cualquier lugar.

Es decir, el abanico de posibles clientes se amplía enormemente. Si pensamos que ahora también podemos diseñar entornos de trabajo con cámaras remotas que se conectan a través de internet, vemos que estamos llegando cada vez más lejos sin incrementar la inversión.

 

Retomemos ahora esa idea que teníamos pendiente de desarrollar, conectando a través de internet dispositivos distintos a cámaras, como pueden ser otros mezcladores ATEM: valoremos que ahora es teóricamente posible imitar, respetando las distancias, una realización como la de unos Juegos Olímpicos a nivel de, por ejemplo, un campeonato entre varios centros deportivos, donde las pequeñas realizaciones que se llevan a cabo en distintas sedes confluyen en un control de realización central que hace la emisión del directo. Técnicamente es viable y económicamente, accesible.

Evidentemente, la diferencia insalvable estará en el conocimiento, la profesionalidad y la experiencia de las personas responsables de llevar a cabo cada “mini-realización” y la realización final. Porque no nos olvidemos nunca, por favor, de que un equipo correcto y bien operado puede superar los resultados del mejor equipamiento si está en manos poco profesionales.

En ese sentido, la profesionalidad será algo en lo que siempre insistiremos, para saber elegir el equipo más adecuado a cada circunstancia y ofrecer a nuestros clientes los mejores resultados en las mejores condiciones.

Por eso, nuestro objetivo y punto clave que deseamos transmitir más allá de las muchas bondades de los equipos es la gran cantidad de ventajas que conseguimos al interconectarlos entre sí. Esa sinergia que nos da título. Que, a su vez, abre una gran cantidad de nuevas opciones creativas y de oportunidades de negocio, simplemente porque el presupuesto ha dejado de ser una limitación.

Cerramos este texto con el deseo de que estas ideas sirvan de simple semilla para que lleguemos aún más lejos en nuestros proyectos, y además ¡tengamos éxito!

Custom Consoles pres
Iberseries & Pla