HomeDivulgaciónEstereoscopía 3D con Vegas 9

Estereoscopía 3D con Vegas 9

La evolución en los medios audiovisuales ha sido un aspecto continuo y permanente desde sus inicios, y nadie duda de la continuidad de esta evolución, a medida que lo hagan tanto los medios disponibles como los propios espectadores. Es cierto que en esta evolución hemos conocido la alternancia entre temporadas más estables y otras más convulsas. Y la experiencia nos ha enseñado que antes de lograr la estabilidad, se ha pasado por un período de confusión en el que cada método-sistema-formato batalla por prevalecer ante los demás.

Pero el hecho innegable es que de vez en cuando se producen saltos significativos, como fueron la imagen en color o el sonido envolvente que una vez logrados, se consolidan y ya no tienen vuelta atrás.
También hemos vivido el acortamiento de los ciclos de adaptación. Antiguamente eran muy largos y desde su aparición en el cine, nuestro referente de gran formato, hasta la disponibilidad en la producción “asequible” transcurrían años. Pero actualmente el ciclo llega a la demanda doméstica en plazos relativamente breves.
Esta situación nos lleva a la necesidad de avanzar a un ritmo casi frenético, y manejar tecnologías aún en fase de implantación para estar al nivel de las aspiraciones de nuestros clientes. En este año 2010 parece que le toca el turno a la “estereomanía”, y que el disfrute de contenidos en “3D” será el siguiente salto significativo. Salto que vivimos en primera persona y con el que nos toca participar, si bien aún no se encuentra generalizado entre el gran público.
Debemos recordar que hace décadas que se conoce la forma de conseguir la impresión de imagen tridimensional, y que ha pasado por diversos intentos de floración. Teniendo muy presente que aún hoy no hay una tecnología definitiva y estándar para llegar al gran público, estamos convencidos que supondrá el siguiente hito y que en un plazo relativamente corto será un medio generalizado de distribución de contenidos. Porque parece que los grandes grupos involucrados (creadores de contenidos, fabricantes de equipamiento, y espectadores) están de acuerdo, y quieren dar el paso.
Para no quedarnos atrás y porque los medios de hoy tienen unos costes bastante razonables, hoy ponemos en vuestras manos el conocimiento necesario para realizar una edición estereoscópica con un software asequible y fácil de manejar, como es Sony Vegas 9.
No se trata de restar importancia a las nuevas tecnologías, pero tampoco de mitificarlas. Los pasos previos a la edición requieren de aplicar nuevas técnicas y conocimientos, sólo el rodaje daría para mucho, muchísimo contenido, y para lograr nuestro objetivo de hoy contaremos con un bruto ya rodado. Bien rodado, que no es poco.
Y aunque existen diversos plug-ins para tratar brutos estereoscópicos en distintas aplicaciones, hoy utilizaremos exclusivamente las capacidades de Sony Vegas 9 para realizar los cinco pasos elementales necesarios para acabar nuestra producción: sincronización, previsualización, alineamiento, edición agrupada y salida final.
Como consideración preliminar al bruto de partida, éste debe estar rodado con cámara/cámaras que generan flujos de vídeo sincronizados (genlocked) para que las imágenes de ambos ojos tengan la misma cadencia y coherencia temporal. El flujo de audio puede no estarlo, gracias a la capacidad de Vegas para ajustar en unidades más precisas que un frame. En ese caso necesitaremos de un evento de sincronización entre los flujos de audio y vídeo. Una claqueta o una simple palmada nos podrían servir.
Vamos pues con nuestra primera edición estereoscópica.

Sincronización

Comenzamos situando nuestros archivos de medios en la línea de tiempo, en paralelo. En el caso de contar con audio independiente del vídeo podemos hacer ahora también su sincronización, simplemente desplazándolo en la línea de tiempo. Es importante mantener activado “Opciones/Cuan-tizar a fotogramas” para no poder la coherencia entre cuadros de vídeo. Si lo desactivamos para ajustar el audio con precisión, debemos volver a activarlo antes de continuar.
Sincronizamos los eventos de vídeo localizando un suceso en cada uno de ellos, por ejemplo la claqueta, colocando sendos marcadores, y ajustando posiciones para que los marcadores coincidan.
Si las cámaras no rodaron sincronizadas (genlocked) habrá un pequeño desfase que se debe mantener al mínimo posible. Estos desfases sólo son aceptables si las imágenes contienen muy poco movimiento.
Si los dos clips no tuvieran el mismo inicio y final, debemos recortar los sobrantes. Si el audio estaba asociado a cada vídeo, estará sincronizado pero es recomendable eliminar uno de ellos, para evitar problemas de fase.
Y por último seleccionamos ambos eventos de vídeo y los agrupamos mediante “Edición/Grupo/Crear nue-vo” o su atajo de teclado “G”. En este momento ya tendremos nuestros eventos agrupados. Como siempre, es importante mantener el orden: observad el etiquetado de las pistas asociadas a cada ojo para evitar confusiones.

Previsualización

Para poder obtener una previsualización estereoscópica correcta, buscamos un medio que nos permita obtener distintas salidas estéreo 3D fácilmente.
Comenzamos creando dos nuevas pistas de vídeo (Ctrl – Mays – Q), inmediatamente por encima de cada una de las que tienen los medios, y pulsamos en ellas “Crear secundario de composición”. Ahora nuestra cabecera debería tener el aspecto de la figura 2.
Procedamos a filtrar el ojo izquierdo. Utilizaremos el botón “Efecto de pista” en la pista padre “Anaglifo izquierdo”, para añadir el “Sony Channel Blend” y creando un preset con los siguientes valores que guardaremos como “Anaglifo rojo-cian izquierdo”. Compro-bad que la casilla “Normalizar filas” queda marcada y pulsar el botón “Al-ternar previo/posterior” para que el efecto se aplique adecuadamente en la superposición (Figura 3).
A continuación pulsamos el botón “Modo compuesto primario” de la pista anaglifo izquierdo y en el desplegable elegimos el modo “Añadir”. Procede-mos ahora con el ojo derecho, Botón “Efectos de pista” en la pista padre “Anaglifo derecho”, usamos el mismo “Sony Channel Blend”, pero con estos otros ajustes que guardaremos como “Anaglifo rojo-cian derecho”. De nuevo marcamos “Normalizar filas” y pulsamos “Alternar previo/posterior” (Figura 4).
Si la visualización no fuese correcta, comprobad que al pulsar “Previo/posterior” en la cabecera de channel blend de ambos filtros la flecha ha quedado apuntando hacia la derecha.
Ahora tenemos una imagen que podremos visualizar estereoscópicamente de una forma sencilla con unas gafas anaglíficas rojo-cian (Figura 5).
El procedimiento es más fácil de hacer que de explicar, y una vez configurados los filtros, en sucesivas ocasiones será tan sencillo como recurrir al preset guardado sin necesidad de volver a configurar valores.

Alineamiento

En visualización estereoscópica, resulta crítico que los pares de imágenes mantengan su desplazamiento exclusivamente en horizontal. Cual-quier desalineación vertical producirá incomodidades e incluso náuseas o mareos. También es importante limitar la cantidad y dirección de desplazamiento horizontal para crear una sensación de profundidad cómoda para el espectador.
Por ejemplo, al rodar con cámaras de ejes paralelos toda la profundidad se produce hacia delante de la pantalla, y se requiere hacer un desplazamiento horizontal para trasladar la mayoría de la profundidad hacia la parte trasera. Pero estos aspectos están más allá de nuestro objetivo de hoy y os sugerimos acudir a algún buen libro sobre el tema para conocer y trabajar en profundidad el concepto de convergencia.
En nuestra edición utilizaremos las herramientas de “Panoramización/ recorte de evento” para obtener una correcta alineación vertical, controlar el desplazamiento horizontal y, si fuese necesario, la corrección de rotación de nuestras imágenes (Figura 6).
En la mayoría de los ajustes, mantendremos desactivada la opción “Tamaño en centro” (penúltimo icono en el lado izquierdo) y necesitaremos una cierta cantidad de recorte para mantener imágenes completas dentro de cuadro después del desplazamiento.
En esta fase es importante utilizar la visualización de la imagen compuesta final con gafas para controlar correctamente los ajustes de profundidad y alineación. Lo normal será mantener toda la profundidad por detrás del plano de la imagen y sólo cruzarlo en el caso de efectos dramáticos o especiales.
También es importante no crear divergencias, separando las  imágenes mas allá de la distancia natural entre los ojos para objetos distantes, por los efectos extraños que pueden producir.

Edición agrupada

Deberíamos repetir el procedimiento para cada plano, pero dado que ya tenemos configurada la línea de tiempo, sincronizados los clips,  filtradas las imágenes de cada ojo, y todo agrupado con su audio correspondiente, sólo habrá que hacerlo para cada par de cintas o ficheros diferentes. Sólo será diferente a nivel de cada plano el ajuste de la alineación/convergencia.
Por tanto, nuestra edición será ahora como cualquier otra y permanecerá sincronizada durante cualquier operación mientras que NO activemos “Ignorar agrupación de eventos” (el mismo botón que nos enlaza/desenlaza la agrupación de audio/vídeo de clips convencionales).
Podemos editar con las gafas en versión 3D anaglífico, o en 2D convencional haciendo un “Silencio” en la pista padre “Anaglífico izquierdo” (la superior) y desactivando (no eliminar, sólo desactivar) el filtro anaglífico. Para reactivar el 3D sólo hay que quitar el “Silencio” de la pista y el “Bypass” del filtro.

Salida final

Como existen varios métodos para hacer llegar los contenidos 3D hasta nuestros espectadores, vamos a ver las distintas formas de gestionarlo que Vegas nos permite.
A – Dos masters independientes de resolución completa.
Debemos renderizar cada ojo por separado y crear dos ficheros de salida. Para ello activamos el “Silencio” de la correspondiente pista padre, dejamos en “Ignorar todo” el filtro anaglífico y renderizamos. Un render final para cada ojo.
B – Un master side-by-side (lado a lado) de media resolución.
Ahora es cuando aprovecharemos la configuración de pistas montada al principio. Comenzamos creando dos nuevas pistas de vídeo inmediatamente por encima de las que contienen los medios. En caso de necesidad recurrir al botón “Crear primario de composición” para que tengan rango de “padre” de éstas. También demos activar el “Ignorar todo” de las antiguas pistas padre “Anaglifo izquierdo” y “Anaglifo derecho”, de forma que ahora nuestras cabeceras deberían aparecer como en la Figura 7.
A continuación debemos hacer estos pasos para las nuevas pistas padre “SbS izquierdo” y “SbS derecho”. Seleccionar “Movimiento de pista”, en el apartado “Posición” ajustar primero la “Anchura” a la mitad de la que tenga la imagen original, y la “Posición X” de forma que la imagen queda alineada con el borde lateral. Alinearemos la imagen del ojo izquierdo con el extremo izquierdo, y la del ojo derecho con el extremo derecho.
En este momento ya deberíamos tener en la ventana de previsualización la imagen Side-by-side y podemos proceder a renderizar con el formato y resolución de salida que elijamos (Figura 8).
Esta es la modalidad de YouTube3D, pero en el momento de subir el archivo, hay que asignar los parámetros adecuados para que se reproduzca en 3D: “yt3d:enable=true” para activar visualización en 3D, “yt3d:aspecto=16:9” ó “yt3d:aspecto=4:3” para la proporción y “yt3d:swap=true” porque el orden izquierdo/derecho esta invertido.
C – Un master top/bottom (arriba abajo) de media resolución.
Utilizaremos la misma técnica del caso anterior, pero modificando los parámetros de “Altura” y “Posición Y” de cada imagen.
D – Un master de líneas alternas
Este caso sólo será necesario si contamos con un monitor de visualización 3D con esta tecnología. Por esta razón no entraremos en tando detalle como en los casos anteriores y simplemente haremos un esbozo del método a seguir.
Volvemos a desactivar las antiguas pistas padre y creamos otras nuevas pistas padre por encima de las que contienen los medios. La ventaja de usar este método es la posibilidad de obtener el mismo proyecto en distintas variantes 3D sin más que activar o desactivar unas u otras.
Debemos comenzar creando fuera de Vegas una máscara de líneas blancas y negras horizontales del tamaño del pixel de resolución de vídeo. Se puede lograr creando una de pequeño tamaño, poniéndola como fondo de escritorio de Windows en modo “mosaico” y capturando la pantalla.
Sobre esta imagen utilizaremos el efecto “generador de máscaras” con los ajustes por defecto para una de ellas, e invirtiéndolo para el del otro ojo. El modo de composición a utilizar en las pistas padre ahora será “Multipli-car”. En la ventana de previsualización, el modo de la será “Total” y desactivaremos “Escalar vídeo para ajustar a ventana”.

Conclusión

Como hemos podido apreciar, no se requieren cambios espectaculares en el método de trabajo, ni se precisan herramientas altamente sofisticadas para poder iniciarnos en el nuevo mundo de la producción estereoscópica.
Como casi siempre, para lograr resultados que alcancen las expectativas de nuestros clientes, es más valioso disponer de los conocimientos necesarios y manejarlos adecuadamente. La estereoscopía proporciona un nuevo lenguaje, cuyas claves se están escribiendo y desvelando por sus pioneros. Y los nuevos métodos de trabajo requieren nuevas habilidades, pero no siempre de nuevas herramientas.
Esperamos haber despertado vuestro interés. Por cierto, para todos aquellos que siempre queremos más, Vegas no sólo nos permite editar la mayoría de los formatos de vídeo actuales, sino que también permite gestionar correctamente todos los parámetros de los ficheros RAW de la cámara Red One, en resoluciones de hasta 4k.

Txt: Luis Pavía
IBC 2010, más indus
Novedades de IEC
Rate This Article: