HomeInstalacionesKroma Telecom: Vocación por el I+D

Kroma Telecom: Vocación por el I+D

Kroma

Entrevista con Ivan Olmeda, Director Comercial

¿Cuál es la historia de Kroma Telecom?
El nacimiento de la compañía ocurrió en 1996, los socios fundadores de la empresa provienen de PESA. Kroma nació como lo hicieron muchas empresas audiovisuales de aquella época, PESA cierra y los empleados de la empresa no entienden el cierre de la misma, porque ven que sigue existiendo mucho negocio real. Claro, cada uno son verdaderos especialistas en los diferentes sectores o departamentos en los que estaban trabajando. Básicamente lo que ocurrió es que se crearon células de cada departamento, y cada una de esas células creó una empresa distinta. En nuestro caso se trataba de la gente que trabajaba en monitorado e intercomunicaciones, se juntaron como un grupo de trabajadores que se quedaron en el paro para seguir haciendo lo que hacían. Te puedo decir que yo entré en la compañía en aquella época y puedo asegurar que Kroma era prácticamente una habitación, una mesa de camping, y dos sillas. Así nació la empresa, como una solución a las circunstancias viendo que para sus productos, realmente había mercado. Como este grupo de personas eran los ingenieros que desarrollaban esos productos en PESA, siguieron haciendo esos desarrollos ya como Kroma Telecom, y lo bueno es que todo esto ocurrió en la transición a SDI. En ese momento la empresa lanzó la opción SD para los monitores de tubo, y era la oportunidad ideal para abrir mercado ofreciendo monitores con la opción digital. Estamos hablando de que las televisiones tenían que cambiar todos sus monitorados y eso permitió un rápido crecimiento. También se empezó a salir al exterior relativamente pronto, a los 4 o 5 años de la creación de la empresa aproximadamente, llevamos ya unos 9 años fuera de España. Esto ocurrió porque enseguida se observo que aunque había mercado, no se trataba de un producto que pudiese vivir solo en España. Teníamos un cupo de ventas importante pero al fin y al cabo son ciclos, saturas el mercado de equipos y hasta que no hay que renovarlos tienes que esperar. En los comienzos solo existían Sony y JVC como competencia para monitorado, uno con una calidad muy alta y el otro con una calidad más baja. Kroma se posicionó en el sector gracias a una relación calidad precio muy buena y se abrió el mercado. Esos fueron los comienzos, a partir de ahí vimos que era un proyecto que realmente podía llegar a más, no era solamente el desarrollar equipos para esa transición al digital aprovechando la ocasión. Entonces se decidió apostar por el I+D.
¿Cómo ha sido la experiencia en el extranjero?
Muy buena, de hecho la empresa es lo que es gracias a la exportación, estamos en un punto en el que la misma representa un 80% de las ventas de la compañía. Nos costó mucho al principio porque no es fácil salir fuera, en aquellos momentos una empresa de ingeniería española no tenía muy buena aceptación. Quienes fabricaban este tipo de tecnologías eran americanos, japoneses, y también un submercado chino. Pero ingeniería española no era algo que sonase bien. Era muy complicado hace 10 años hacerte un hueco, la carta de presentación era complicada, nos preguntaban donde se fabricaban nuestros productos pensando que lo hacíamos fuera, y se sorprendían cuando comentábamos que nos encargábamos de todo. Hoy en día, aunque menos, esto sigue ocurriendo incluso aquí en España, sobre todo con clientes no tan pegados al sector, les presentamos el producto como producto español y nos preguntan de dónde viene esto, y a veces se extrañan. La verdad es que costó hacer un hueco en el mercado internacional  pero es cierto que el equipo comercial que hizo aquello trabajó mucho, y consiguió posicionar la compañía.
Cual fue el hito que os permitió posicionaros en el extranjero.
No fue por un proyecto concreto, ocurrió cuando empezamos a tener presencia en grandes broadcasters americanos. En el momento en que te acepta Televisa en México o consigues que Globo en Brasil te compre equipos, todo cambia porque son empresas de referencia. Si vendes en Globo, que es la televisión número uno de Brasil, lo que ocurre es que te abre ese mercado y te van a comprar otras empresas brasileñas. De la misma forma si entras en Televisa en México, que se trata de la cuarta televisión que más factura a nivel mundial, quiere decir que tus equipos valen para cualquier sitio de esas características. Y creo que el entrar en las empresas de referencia de cada país fue determinante para abrir mercados interesantes y lo que nos ayudó a despegar definitivamente.
Habéis cambiado la Imagen corporativa recientemente, ¿hay algo más detrás de esto?
Ha habido un cambio general en la compañía no solo un cambio de imagen, lo que pasa es que esto último es lo que se transmite fuera. Pero le hemos pegado un cambio total a la empresa tanto en su funcionamiento como en su estructura, ese cambio interno queríamos transmitirlo al exterior de alguna forma y por eso el cambio de imagen. Pero realmente, la idea era darle un empujón a la compañía y profesionalizarla todavía más. Cambiar el chip y la filosofía para dar el salto, llega un momento en las empresas en el que estás situado en una línea, y te das cuenta de que o das el salto y juegas en primera división, o posiblemente vayas en declive porque la competencia tiene mucho músculo. Así que lo que decidimos fue pegar ese salto, invertir mucho mas en I+D, profesionalizar mas los procesos de producción, cambiar la filosofía de trabajo y exportación, la política comercial internacional, tener mucha más presencia en los mercados, realmente se ha cambiado toda la forma de trabajar. En la última época notábamos que estábamos viviendo un poco de las rentas, de la inercia que nos quedaba del primer empujón y claro, la competencia ahora es exageradamente grande. Así que, o nos poníamos a la altura, o era cuestión de tiempo. y eso es lo que hemos hecho, ponernos al día. Aunque no estamos hablando desde luego de un proceso rápido, llevamos ya un año de transición y todavía nos quedan cosas por hacer pero es normal, una empresa de este tamaño no cambia de la noche a la mañana. La idea que tenemos se basa en cambiar todo el catálogo de productos, renovarlo para ser otra vez punteros, es algo que lleva un tiempo y lleva un proceso de ingeniería con sus desarrollos, y en eso estamos. La mala suerte es que hemos pillado este momento de bache, pero también nos alegramos porque no sabemos cómo habríamos pasado este periodo si no hubiésemos hecho este cambio, habría sido más duro.
¿Puedes hablarme sobre esa renovación de catálogo?
Nosotros hemos funcionado siempre con dos líneas históricas que son monitorado e intercom, la de monitores predominaba y era la que tenía más peso. Pero sí que es cierto que nuestros sistemas de intercom han tenido muy buena aceptación en los lugares donde están instalados. Es un producto que lleva mucho tiempo funcionando y que está depurado, además, no tiene tanta competencia en el mercado como tienen los monitores. Así que, una de las primeras intenciones era darle su importancia a toda la línea de intercom y posicionarla para seguir compitiendo. Se han actualizado los sistemas para trabajar sobre tecnología IP, que es lo que predomina ahora en una instalación, tanto en los nuevos centros como en las ampliaciones que se están haciendo, creo que ha sido una buena apuesta. Igual ocurría con la línea de  monitorado,  llevábamos con una línea de TFT unos 5 años en el mercado y nos dimos cuenta de que la competencia estaba sacando muchas cosas nuevas con agilidad. Algo que vimos es que el monitorado de Kroma estaba muy bien considerado, pero parecía caro para ciertos mercados. Teníamos un buen producto pero un poco subido de precio para focos asiáticos y latinoamericanos.  Solo teníamos una línea de monitores y teníamos que competir no solo con los de gama alta,  sino con los de baja gama, ahí estaba el problema. Así que en vez de tener una línea únicamente, estamos desplegando diferentes  líneas de monitorado, dependiendo un poco de a qué mercado nos queremos dirigir. Hemos estudiado cuales son nuestros mercados esenciales, hemos visto la situación de los mismos y hemos desarrollado una serie de productos realmente a adaptados a lo que se necesita en cada escenario. Hemos lanzado una nueva línea para mercados de muy bajo coste donde no se plantean ni por asomo el pasar a Alta Definición, focos donde están haciendo ahora su transición a SDI. Intentar entrar allí con monitores de HD no tenía ningún sentido. Nuestra sorpresa es que esa línea de monitores para mercados determinados tiene muy buena aceptación en Europa. Porque todavía mucha gente  sigue trabajando en SD, y de aquí a 5 años hay productoras que no se plantean el cambio, no quieren hacer esa inversión para pegar el salto a la Alta Definición y mucho menos en una época de crisis.  De momento tenemos dos series pero la idea es desplegar toda la línea de producto, en eso estamos trabajando. En el IBC vamos a presentar otra gama completa. También ha tenido una acogida muy buena toda la línea de previo con tecnología de led.
¿Cómo es todo el proceso de desarrollo de un producto?
Nosotros nos realimentamos mucho del feddback del cliente, somos una empresa que esperamos con ansia todos esos inputs. Tenemos clientes de referencia en cada país o en cada mercado y lo que ellos nos dicen es lo que intentamos traducir. Primera-mente ese input entra por el departamento comercial, que es el enlace de unión tanto con el cliente como con el sector. Cuando surge una necesidad se plantea en el laboratorio de I+D, donde se ve la viabilidad del diseño y vemos si es atacable por nosotros, si podemos crear un producto competente en esa rama, se hace una valoración y estudiamos la competencia. Es a partir de ese punto donde se crean las especificaciones y se empieza a desarrollar. Una vez que se crean los prototipos se ofrecen al cliente para que lo valore y los testee, y es cuando el producto está totalmente depurado cuando se lanza al mercado. Creo que tenemos una ventaja y es que no somos una empresa muy grande sin nos comparamos con otras, lo que nos permite tener mucha agilidad, Kroma puede sacar una serie hoy y mañana adaptar un equipo determinado para un cliente determinado, no tenemos ningún problema. Por ejemplo, el departamento de ingeniaría de Televisión Española puede hablar directamente con el ingeniero de Kroma que ha diseñado un producto, para aplicarle algún cambio o añadir algo en un producto nuestro. Eso es algo que un grande no puede hacer. Es la ventaja con la que hemos partido y creo que es una gran ventaja, a nivel nacional es algo que se valora mucho. Es nuestra gran virtud, puede llegar alguien que quiera una función especial en un monitor nuestro y se lo hacemos. En NAB 2009 llevamos un monitor doble con una pantalla led de última generación y cuando toda la competencia anunciaba a bombo y platillo que llegaba ese modelo de pantalla de led, nosotros aparecimos en NAB ya con un producto específico, porque lo desarrollamos en cuestión de un mes, nos avisó el fabricante y lo hicimos.
Te tengo que preguntar por la crisis…
Desde mi punto de vista pienso que ha habido un problema de confianza importante, es cierto que existe una crisis, es cierto que las cosas están mal, pero ha afectado mucho la confianza propia del cliente que tiene que hacer una inversión. Eso es algo que ha acentuado el problema, y ha hecho que nos frenáramos en España en un año en el que teníamos que haber dado un salto muy grande. Es decir, antes de que todo esto emperezara se esperaba que este año fuera el del posicionamiento de España en la Alta Definición, y creo que esta crisis ha frenado todo ese proceso. Viendo la situación de los países a nivel europeo, o incluso en Latinoamérica, todo el mundo empezaba a posicionarse claramente en HD y no había dudas de que ese mismo se produciría en España. Pero aun así me alegra ver que se siguen haciendo cosas. Me admiran las empresas de nuestro sector que, a pesar de la que cae, siguen tirando. Hay que apostar por el sector en general, en el momento en el que uno de un paso hacia delante está claro es que el de al lado no se va a quedar atrás. Creo sin embargo que el año que viene va a ser bueno, la gente empieza a tener en la cabeza que algo hay que hacer y que hay que empezar a mover el mercado, porque hay mucho negocio potencial. La contención del gasto en este sector ha sido demasiado exagerada.
¿Dónde os queréis ver en el futuro?
Nos gustaría sobre todo tener una posición muy estable a nivel internacional, tener la misma solidez que tenemos a nivel nacional, ser capaces de exportarla y aplicarla en determinados países que son de referencia para nosotros. Creo que Kroma Telecom tiene que ser un nombre que esté bien considerado, que en cualquier país tengan la referencia de tu implantación a nivel mundial. A nivel interno creo que la empresa esta considerada como una gran empresa, con vocación de investigar y desarrollar en España, nos gusta muchísimo esa línea, no hay que perderla.

POST TAGS:
Etapa de potencia Au
Vilau crea Hiru Tele
Rate This Article: