HomeEn portadaLa iluminación en platós TV. Producción de calidad, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.v

La iluminación en platós TV. Producción de calidad, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.v

Por Carlos Medina, Experto y Asesor en Tecnología Audiovisual

 

Según el Informe Anual 2022 “Análisis Industria Televisiva-Audiovisual” publicado por Barlovento Comunicación, consultora audiovisual y digital especializada en audiencias TV, programación y contenidos de televisión, el consumo de televisión tradicional en España desciende un 11,0 % respecto del año anterior con 190 minutos por espectador y día.

Estos datos no son más que una constancia de lo que está sucediendo en el sector audiovisual, que busca nuevos modelos de negocio y nuevas audiencias en la era digital donde nos encontramos, más allá de lo que conocemos como televisión tradicional.

En ese sentido, los contenidos audiovisuales están muy presentes en nuestra vida cotidiana, a través de nuevos canales, soportes y ventanas de consumo, lo que ha modificado las formas de producir esos contenidos.

Esta nueva realidad presente ha provocado que la tecnología utilizada también se adapte a los cambios, buscando equipamiento más diverso, especializado y económico para estar a la altura de las necesidades que los/as creadores/as y/o empresas de comunicación.

Pero, a pesar de estas nuevas busquedas de historias e ideas y de implantar nuevas estrategias de producción/realización, lo que sigue siendo una constante es la utilización de espacios dedicados y preparados para la generación de programas y contenidos; concretamente estamos hablando de los estudios de TV.

Un estudio TV es una instalación fija completamente preparada que se compone de dos áreas: por un lado, el control de realización, donde hay múltiples equipos técnicos para la realización, grabación y emisión de los contenidos que se generan;  por otra, el plató de TV, un espacio perfectamente aislado donde hay tres equipamientos básicos para la producción: equipamiento de cámara, equipamiento de sonido directo-microfonía y equipamiento de iluminación, junto con los elementos propios de escenografía (convencional y virtual) y la posibilidad de contar (o no) con público.

 

A día de hoy, existen multitud de tipologías de estudios TV que se adaptan perfectamente a diferentes presupuestos, al tipo de programa y/o a la envergadura de la empresa, institución y/o emprendedor/a que produce contenidos audiovisuales. Desde los grandes platoós de TV, propios de las empresas de comunicación del entorno de la TV tradicional, hasta miniplatós para debates, coloquios y/o contenidos más cercanos al ámbito de las redes sociales, pasando por el diseño personalizado de otros platós ajustados a las necesidades de universidades, centros de Formación Profesional o empresas del sector privado pertenecientes a otros entornos profesionales que tienen necesidades de establecer comunicación on line y/o híbrida.

Estos estudios TV, sea cual sea su tipología, tienen tres características comunes: primera, que son una localización interior aislada; segunda, que predomina la realización de contenido con multicámara (desde cámaras de estudio, EFP e incluso cámaras PTZ); y tercera, que permiten multicontenido, es decir, están preparados para ofrecer distintos tipos de programas.

Estas tres características son fundamentales para entender la iluminación de un plató de TV de una forma genérica, asunto que nos va a ocupar a lo largo de este artículo.

Este propósito de conocer el audiovisual desde dentro nos lleva a embarcarnos en el sistema de iluminación. No cabe duda de que sin luz la industria audiovisual no es posible. Sea una fuente de luz natural o artificial, la luz nos muestra, nos presenta, nos permite ver lo que nos rodea; y con más matices nos permite crear historias y ambientes distintos. Es lo que denominamos “iluminación”.

La iluminación en el audiovisual es la capacidad de dar sentido a esa luz con fines estéticos, artísticos, narrativos y comunicativos. Es una técnica y un lenguaje aplicado al teatro, al cine, a la televisión y al audiovisual en general.

Todos ya sabemos que los primeros trabajos en este sector se realizaban con luz natural, principalmente la generada por el sol. La capacidad de invención, la curiosidad científica y el buen hacer en este oficio, aplicando nuevos medios de producción, hacen surgir los estudios (de cine en un primer momento y luego de TV).

Un estudio TV con luz artificial permite un mayor aprovechamiento del tiempo de trabajo, el máximo control de la iluminación y un mejor balance del coste económico de la jornada laboral en el sector audiovisual.

De la experimentación a la industria, de los inicios hasta la actualidad, podemos observar la implantación de constantes novedades tecnológicas que han ido facilitando el trabajo en el sector audiovisual, mejorando sus posibilidades estéticas y narrativas. Y, cómo no, también en el campo de la iluminación.

Como primera observación para ir centrando el tema, tenemos que indicar los dos entornos de trabajo fundamentales para la realización y producción de contenidos televisivos/audioviusales: el del  estudio TV (que, a su vez, se subdivide en control técnico y plató TV) y, por otra parte, el entorno de exteriores (lo que se conoce como “hacer reportajes o reporterismo”) y en localizaciones interiores naturales.

 

Tanto en uno como en otro, la forma de trabajar, las novedades y desarrollos en el campo de la iluminación y los criterios de realización/producción del programa han ido modificando el tipo y el diseño de las distintas fuentes de luz, el tipo de proyectores y los accesorios, adaptándose a cada necesidad.

Como sucede con las distintas soluciones tecnológicas del audiovisual en lo que se refiere a la iluminación, seguimos encontrando una multitud de tipos, modelos, configuraciones, marcas y fabricantes que dan solución a la forma de iluminar para trabajos tanto en estudio TV como en exteriores.

Por eso, es importante determinar a qué entorno nos estamos refiriendo en este artículo para no confundir al lector o generar una falsa expectativa de lo que vamos a exponer a continuación.

Vamos a hablar solamente de lo necesario para una iluminación en plató TV:

-Espacio fisíco: Nos estamos refiriendo al lugar y la edificación propiamente dicha, es decir, el plató. Este espacio, con unas dimensiones alto y ancho concretas, debe tener las siguientes recomendaciones: ser un espacio cerrado de gran altura, con aislamiento térmico, lumínico y sonoro, con protecciones de posibles riesgos y preparado con revestimiento aislante de la acústica. Además de con entradas y salidas grandes para el personal técnico, cuenta con maquinaria técnica, elementos de construcción de decorados/escenografía y demás mercancías, y normalmente está construido a pie de calle, sin desniveles, y dotado de puertas de salida de emergencia.

-Instalación eléctrica. Es el origen para que podamos trabajar con luz artificial en un sistema de iluminación basado en la electricidad. En este sentido, la mayoría de los estudios/platós de TV son dependientes de una red eléctrica que suministra una compañía y de unas instalaciones eléctricas supervisadas por una empresa especializada en Baja Tensión (BT). En este sentido, se tienen que cumplir una serie de requisitos técnicos tanto de calidad como de construcción y de seguridad, para no generar problemas mayores a la hora de manejar el sistema de iluminación.

Inevitablemente solo podemos trabajar en instalaciones adecuadas y con sistemas de iluminación que hayan sido diseñados para tal uso y, por tanto, que tiene toda la equipación eléctrica de protección y medidas necesarias en relación a la potencia eléctrica para la que ha sido diseñada; por ejemplo, un plató TV con 16.000 watios de potencia dedicada a iluminación.

La fuente de alimentación o acometida es de donde proviene la electricidad con la que trabajamos, aquella que permite encender desde una compleja instalación hasta una simple luminaria.

Establecemos dos tipos de fuentes de alimentación: fuentes dependientes estacionarias, que serían redes de distribución e instalaciones de enlace BT y fuentes autónomas portables, referidas a grupos electrógenos y generadores eléctricos.

 

Desde el conocimiento eléctrico a la hora de iluminar, nos vamos a encontrar con algunas variables con las cuales tenemos que saber trabajar: tipo de corriente monofásica o trifásica, corriente alterna o continua, circuitos eléctricos en serie o en paralelo y el tipo de cableado y conectores que correspondan al tipo de fuente de alimentación e instalación eléctrica.

Es muy recomendable, sean cuales sean las necesidades de iluminación del plató TV, que toda la instalación eléctrica sea independiente de otras instalaciones, usos, edificios y demás necesidades. En caso de mucha potencia, con fuentes dependientes estacionarias es conveniente tener una instalación de enlace propia desde el centro de transformación reductor de AT/MT a BT y, en caso de potencias menores, que se haya preparado un circuito eléctrico propio y adecuado desde el cuadro general de mando y protección (DGMP), independiente de otros usos.

El fin de toda instalación eléctrica, atendiendo a un cableado correcto que cumpla con la normativa, es la conexión entre equipamiento y el proyector/aparato de iluminación, lo que denominamos la toma de corriente. Es decir, el elemento que, en una instalación eléctrica, dispone de ranuras para la inserción de las clavijas y haya corriente eléctrica.

El más común es el enchufe (denominado, a nivel profesional, la base / el conector). Puede ser de superficie, empotrable, de interior, de exterior con protección IP y estanco, con o sin toma de tierra. Depende del número de clavijas o polos, de la tensión e intensidad que soporta.

 

Las soluciones con más profesionalidad y prestaciones son entradas/salidas de schukos, de bornes de conexión rápida, de conectores modulares Harting, con powerCon y/o barras electrificadas.

-Tecnologías o sistemas de emisión lumínica. Son las distintas formas de generar luz, siempre basándose en algún tipo de principio o fenómeno. Las tres principales son: la termorradiación, la luminiscencia y la radiación eléctrica. Por tanto, de forma práctica, estamos refiriéndonos al tipo de producción lumínica artificial bajo lo que todos identificamos como tipos de lámpara (ojo, nunca bombilla):

– Lámparas de incandescencia. Basadas en la termorradiación. El paso de una corriente eléctrica por una resistencia (filamento) en el vacío o en un medio lleno de gas inerte alcanza la incandescencia y como resultado se genera calor y luz. El filamento utilizado es de tungsteno o wolframio, de ahí también que en el sector audiovisual las denominemos lámparas de tungsteno. Existen de incandescencia común/convencional, halógenas (aquellas lámparas que poseen un componente halógeno – yodo, cloro, bromo, flúor –agregado al gas de relleno aumenta la vida útil del filamento) e IRC (Infra Red Coating – aquellas que tienen una capa especial reflectora de infrarrojos en el interior de la ampolla de la lámpara).

-Lámparas fluorescentes. Funcio-nan bajo el fenómeno de la radiación eléctrica y la luminiscencia. Suponen la excitación, mediante ultravioleta de onda corta, sobre sustancias luminiscentes obteniendo el espectro visible de la luz. Son lámparas de descarga de vapor de mercurio a baja presión.

Este tipo de sistema de emisión está completamente implantado en el sector audiovisual, tras un periodo de constantes innovaciones que mejoraba las características del típico fluorescente “de oficina”;así, están dotados de mayor intensidad lumínica, reducción del color verdoso, eliminación del parpadeo, alto índice de reproducción de los colores, gamas variadas en términos de temperatura de color, capacidad para regular la intensidad, bajo consumo (lo que conlleva un ahorro en el coste de la factura eléctrica).

Otra cualidad es que apenas genera calor, obteniendo un rendimiento luminoso mejor y una mayor comodidad a la hora de iluminar tanto en la operativa del técnico como para el actor/presentador que no recibe tanto calor.

 

En el argot profesional, hablamos de tubo fluorescente (espadas) o pantallas (varios tubos) de distintas longitudes y diámetros frente a las lámparas de bajo consumo de diseño compacto utilizadas en nuestra vida cotidiana (sustitutas de las bombillas de incandescencia de nuestros hogares).

-Lámparas de descarga alta presión (HID – High Intensity Discharge Lamp). Asentadas en el principio de radiación eléctrica, emiten luz a través de una descarga entre dos electrodos en el seno de un gas gasificado . Nos podemos encontrar de sodio de alta presión, de vapor de mercurio de alta presión, lámparas mezcladoras, de mercurio halogenado o halogenuros metálicos (MH, HMI-MSR), lámparas de quemador cerámico (CDM-HCI) y lámparas de arco corto de xenón (MSR).

Aclaramos que la reconocida lámpara HMI (Hydrargyrum Medium Arc-length lodide) es una marca de OSRAM, como MSR (Medium Source Rare Earth Lamps) es la propia de Philips. Han alcanzado tanto reconocimiento entre los profesionales del sector audiovisual porque son capaces de emitir una luz muy intensa de la misma temperatura de color del sol (5.600ºK/6.000ºK), un índice de reproducción cromática excelente y una curva de distribución espectral muy completa, incluso cuando hacemos variación en la intensidad.

 

 

Podemos señalar la necesidad de una fuente de poder de alto voltaje para su encendido y una exigente ventilación en la luminaria.

-LED (Lighting Emitting Diode). Este sistema de producción lumínica es un dispositivo electrónico de materiales semiconductores que emite luz cuando es atravesado por una corriente. En 1962, el primer LED comercialmente utilizable (GaAsP – Led Rojo); años 90: el nacimiento y expansión del Led Azul (InGaN). Esta tecnología es la más reciente y está alcanzando cuotas de mercado cada vez mayores, tanto a nivel doméstico como profesional en el ámbito de la iluminación.

Sus mejoras e innovaciones han permitido pasar de un LED convencional/genérico (según la construcción de la luminaria: SMD, COB, Microled) a LED basados de alta potencia, de Color Tunable o LED RPT (Fósforo Remoto) donde el nivel de prestaciones y calidad es muy superior en términos de reproducción cromática (incluido el blanco), rendimiento luminoso, control de temperatura de color, larga vida útil y eficacia energética (eficacia).

Además, muestra versatilidad en el diseño y fabricación de distintas luminarias por lo que presenta formas, tamaños y acabados muy diversos de inmediata aplicación (paneles, tubos, telones, cortinas, barras, downlights, rígidos, maleables, flexibles, cortables…) y se adapta a las necesidades y exigencias más profesionales con la posibilidad de regulación de intensidad, cambios de color y ausencia de emisión de calor.

-LASER (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation). Basadas en la luminiscencia. Su uso es muy exclusivo y restringido a aplicaciones y entornos muy concretos, especialmente en el mundo del espectáculo.

-Tipo de aparatos (proyectores, luminarias, iluminarias, paneles y/o pantallas según sea el caso). Aprovechamos este artículo para defender entre los profesionales el uso de estos términos a la hora de nombrarlos y no el ya caduco término de “foco”.

Existe un amplio abanico de soluciones, innovaciones y diseños en la fabricación, así como tipos de aparatos de luz que incluyen una serie de soluciones ópticas, mecánicas y eléctricas muy diversas.

Cada tipo de aparato/proyector de luz es una respuesta concreta a la operativa, control y distribución de la luz emitida por la lámpara, atendiendo a la resistencia interna y externa del ambiente de trabajo, a la estética, al peso, tamaño y coste económico de fabricación y mantenimiento.

Se trata, en definitiva, de un conjunto de elementos entorno a la lámpara: la caja/carcasa/chasis-/cuerpo, el portalámparas (en ocasiones un balasto o un transformador), el sistema óptico compuesto por el reflector, según el caso espejos, louvers o difusores para controlar el haz de luz, y el sistema eléctrico, incluyendo el tipo de conector.

Podemos clasificarlos en aquellos que tienen el haz fijo o variable, con un diseño abierto o focalizado mediante una lente (PC, Fresnel y/o una combinada de lentes); los que incorporan reflectores exteriores (esféricos, circulares, parabólicos, elipsoidales, lisos, dicroicos o metálicos); los que son simétricos o asimétricos, o que originan una luz concentrada u omnidireccional; los que tienen regulación interna y/o externa, y la iluminación convencional o móvil.

 

Incluso el diseño, la forma y el tratamiento de la ampolla de la lámpara (gota, hongo, lineal, tubular, superficie reflectora espejada, acabado mate, opalinización, coloración…) son determinantes para evaluar un proyector o una luminaria. Un ejemplo característico de la implantación de un tipo de lámpara provocando que hablemos (de forma no exacta) de un tipo de proyector es el caso de la lámpara PAR (38, 56,… la cifra simplemente indica el diámetro del vidrio frontal en octavos de pulgada y se compone de vidrio prensado).

Es verdad que muchos de estos aparatos son nombrados a veces por el modelo o marca del fabricante de turno como, por ejemplo, Kinofloo o Cotelux, o los Bambinos; otras veces, por el color originario de la carcasa/chasis/caja—por ejemplo, “los butanitos”, por su color naranja—, o por su forma: “los botes”; la lámpara que tienen a veces es lo que les danombre: la famosa maleta “de cuarzos” o los mencionados PAR y Fresnel, o HMI; la funcionalidad principal de su fabricación: los recortes, los cicloramas o las cegadoras. Así, podemos encontrar variedad de nombres según el país, la tradición entre técnicos y la implantación de los fabricantes de equipos de iluminación.

-Instalación base de colocación, suspensión y sujeción. Nos estamos refiriendo al emplazamiento físico donde se van a situar los distintos aparatos. Esto conlleva distintas posibles soluciones, estructuras y soportes según el presupuesto, la complejidad del trabajo a iluminar y el espacio elegido (ancho, fondo y, sobre todo, altura) del plató TV. Lo que se conoce como la parrilla de iluminación.

En general, en un plató TV profesional vamos a colgar los aparatos por lo que podemos encontrar una parrilla de iluminación, que puede ser de lo más compleja a lo más simple: sistema de peine, rejillas con trama, superficie de acero entrelazado tensado, pasarelas colgantes, estructura de trusses, raíles electrificados, kit de raíles fijos y deslizantes (vías), y barras/ tubos fijos de hierro o aluminio. El diseño de la parrilla (forma, colocación, resistencia de carga…) siempre está limitado por la seguridad del edificio, techo y forjado, en cuanto al peso de aguante y a las necesidades de producción y contenido específico.

 

Ahora, ya podemos colgar los aparatos de iluminación con varias soluciones: hoist (self-climbing barrel), pantógrafos manuales, pantógrafos muelle, pantógrafos motorizados, pantógrafos telescópicos, barras de extensión o con simplemente ganchos, garras y/o abrazaderas siempre con sus eslingas, ratchets y accesorios de anclaje correspondientes.

-Soluciones de manejo y operación. Dado que normalmente se trabaja con iluminación colgada a varios metros de altura es necesario contar con equipamiento, soluciones y accesorios que nos permitan sujetar, manejar, dirigir y/o posicionar los aparatos de iluminación. Así, se utilizan pértigas telescópicas, escaleras, elevadores, plataformas, andamios y, en la actualidad, algunos platós de TV utilizan la robotización y sistemas de control remoto, sobre todo con iluminación móvil.

-Sistema de control y regulación. Una vez que tenemos colocados, dirigidos y correctamente situados los aparatos de luz, tanto la iluminación convencional como la móvil, y siempre bajo las directrices del iluminador, tenemos que tener la posibilidad de dar órdenes a cada uno de los aparatos de forma individualizada o poder trabajar haciendo agrupaciones y/o implementado programaciones temporales. Es necesario, por tanto, desde la simple regulación de intensidad (de 0% a 100%) a través de dimmers (internos en el aparato de luz o mediante módulos externos), hasta trabajar con protocolos de comunicación como el DMX 512 (Digital Multiplex o DMX512) bien con consolas de control (mesas de iluminación) o con distribuidores directos de DMX.

El protocolo DMX512 fue desarrollado por la comisión de ingeniería de USITT en 1986 bajo una licencia GNU consiguiendo una estandarización entre el aparato de iluminación y la mesa de control. En la actualidad, el audiovisual y, sobre todo, el espectáculo en directo, pide más; así, la organización ESTA (The Entertainment Services & Technology Association) ha desarrollado un conjunto de aplicaciones conocido como ACN (Advanced Control Network) para este propósito. Otros protocolos usados son Artnet, Pathport, etc… así como protocolos propios de los distintos fabricantes (por ejemplo, MA-NET de GrandMA). Lo que ya es una realidad es la utilización de estándares IP, bajo sistemas Ethernet de comunicación e intercambio.

Los contenidos audiovisuales son muy variados pero es muy recomendable ajustar las dimensiones del plató TV a sus características y, en el caso de la iluminación, es fundamental en lo que se refiere a tener altura, al número de aparatos de acuerdo a lo que hay que iluminar y bajo un sistema de suspensión, o colgados para una mejor operativa y mayor aprovechamiento del espacio a la hora de colocar decorados, equipo artístico y técnico. Este modo de producción/realización televisivo hace inevitable una serie de complementos, accesorios y dispositivos que faciliten el trabajo con la luz: palas o viseras de recorte, rejillas, filtros y gelatinas, banderas, gobos, ventanas o cajas de luz, superficies reflectoras, grids, portaflitros…

 

Cada uno de los aspectos que arriba hemos comentando se pueden agrupar en tres grandes áreas de trabajo como son ingenería y mecánica escénica, iluminación escénica y control profesional e iluminación TV/cine, y hay numerosas empresas especializadas en el diseño, construcción y puesta en marcha de un plató TV.

Así mismo, el sistema de iluminación en un plató TV conlleva una separación clara de competencias y perfiles profesionales como el iluminador, el coordinador técnico o jefe de iluminación, el departamento de Iluminación y luminotecnia, el operador de luminotecnia, el operador o técnico de control de mesa/consola y el ayudante de iluminación.

El iluminador, tras conocer el contenido, es el responsable de generar el ambiente y la atmósfera visual a través de la luz, que es un elemento narrativo fundamental, además de mostrar cada elemento de la escenografía. Determina el equipo de iluminación que se va a utilizar y el lugar donde se tienen que colocar en la parrilla, hace el esquema y diseño de luces y toma todas las decisiones en temas relacionados con la exposición y medición de luz.

El coordinador técnico, o jefe de iluminación del departamento de Iluminación y luminotecnia, es el profesional que pone en funcionamiento la configuración técnica del plató de TV, la distribución de cargas y los protocolos de comunicación de dimmer y DMX512. Por tanto, también determina los recursos que se utilizarán y la planificación del mantenimiento. Hace de enlace entre el iluminador y la propia instalación del plató TV.

El operador de luminotecnia (que no electricista) tiene un perfil de operario para la colocación, manejo, dirección, movilidad y mantenimiento de cada aparato de luz en la parrilla de TV. Realiza los cambios según el planteamiento y las decisiones del iluminador.

 

El técnico de control de mesa o consola es un perfil profesional muy específico entorno al manejo y operativa de las mesas de iluminación; por tanto, es especialista en el funcionamiento individual de cada aparato, en los modos de agrupación, en la incorporación de efectos y temporizaciones de acuerdo con las decisiones tomadas y con el contenido del programa de TV.

Por último, el ayudante de iluminación es un operario de menor responsabilidad dado que solamente atiende a temas de mantenimiento, de transporte de equipamiento de iluminación y de ordenación de las líneas eléctricas y su distribución.

Ante el peligro que supone trabajar con la electricidad, sobre todo con instalaciones de gran potencia eléctrica, es fundamental incidir en la formación en prevención de riesgos eléctricos del equipo humano, que siempre debe contar con equipamientos de protección individuales y con unos materiales e instrumentos de medida homologados.

El sistema de iluminación en TV se ha ido modificando con el tiempo en relación a los cambios que también se han ido produciendo principalmente en los dispositivos de captación de imagen y en los displays de reproducción; a las innovaciones como platós virtuales y realidad aumentada, pero también según los contenidos propuestos por los profesionales y los gustos del espectador. Siempre sin límites pero dentro de un marco de desarrollo social a favor de modelos de producción de calidad, sostenibles y más respetuosos con el medio ambiente.

DAZN ofrece el GP de
Movistar Plus+ y Cin