HomeTecnologíasLa TDT anticipa “la revolución del sillón” (II)

La TDT anticipa “la revolución del sillón” (II)

TDT

Desde que ha comenzado el año 2010, la Red se ha llenado de mensajes sobre los cambios inminentes que se pueden producir en la parrilla de la TDT a partir del apagado analógico (“40 Latino puede abandonar la TDT”, “Cazavisión se prepara para lanzarse a la TDT”, “Canal Nostalgia debe volver a la TDT”…). Sin ánimo de hacer quinielas ni sacar a pasear la bola de cristal, hay algunas tendencias importantes que pueden tener su reflejo en la programación de la TDT de la próxima temporada:
•    Los contenidos infantiles se hacen fuertes en la TDT:
La aparición de Clan TVE desde el primer momento del lanzamiento de la TDT fue una de las principales apuestas de RTVE para ayudar a lanzar la nueva plataforma. El salto posterior de Disney Channel a la arena de la televisión gratuita ratificó que había una demanda de contenidos infantiles en la TDT, no satisfecha por las televisiones generalistas, capaz de ofrecer notoriedad y una audiencia significativa. Los responsables de Disney España han confirmado que tienen otros contenidos para un posible canal infantil de pago en la TDT, aunque Disney Channel seguirá en abierto.
El éxito de estos canales radica, además de su gratuidad, en la confianza que ofrecen a los padres sobre los contenidos que ven sus hijos. Teniendo en cuenta que Mediaset emite en la TDT italiana el canal infantil Boing, basado en producciones norteamericanas, y que esta marca la usa también Telecinco en España para su contenedor infantil de los fines de semana y para el portal en Internet donde se agrupan los contenidos infantiles de todos los canales, Telecinco podría conseguir un rápido posicionamiento de Boing como canal de la TDT si considera que el consumo de contenidos infantiles no ha tocado techo con las ofertas existentes. La cadena Cuatro, ahora fusionada con Telecinco, también ha firmado un acuerdo de varios años con la factoría Disney que refuerza la capacidad del nuevo grupo en el segmento de contenidos infantiles.
Pero el aumento de la oferta infantil está llevando a una mayor segmentación y especialización de contenidos por edades, lo que puede representar un handicap para su rentabilidad. De todas formas, la medición de estas audiencias es una asignatura pendiente: TNS Sofres sólo las mide a partir de los 4 años, mientras que por debajo de esta edad ya hay muchos niños enganchados al televisor. Aún así hay que señalar que la batalla por esta audiencia se juega cada vez más en dos frentes simultáneos e interdependientes: la televisión y los portales de Internet.
•    ‘Demasiado fútbol no mata al fútbol’:
La Sexta conseguía en abril del año pasado los mejores datos mensuales de audiencia de su historia al firmar un 7.7%. No es una casualidad que ese mes, dentro de la guerra de derechos que mantenía con Sogecable, la Sexta emitiera 19 partidos de la Liga de fútbol que aportaron un tercio de la audiencia global de la cadena.
El debate sobre si la multiplicación de retransmisiones deportivas (fundamentalmente de fútbol) perjudica las audiencias se repite periódicamente, sobre todo cuando salen a subasta los derechos de retransmisión de las principales competiciones. El consejero delegado de Antena 3, Silvio González, llegó a confesar el pasado verano en El Escorial que la compra de la Champions fue un  desastre económico para su cadena ya que le produjo pérdidas de un millón de euros por partido. Sin embargo, su homólogo de La Sexta, José Miguel Contreras, considera que el deporte es el único género que no va a vivir una crisis a pesar del aumento de canales, mientras que los demás bajarán su audiencia.
¿Alguien puede asegurar que el exceso de retransmisiones deportivas no terminará afectando negativamente a sus índices de audiencia?. Puede que sí, aunque es posible que los demás contenidos ofrezcan resultados todavía peores. Por otra parte, la globalización del fútbol ha conseguido hacer rentables los derechos de equipos y competiciones de otros países que antes tenían un seguimiento más limitado. Con datos en la mano se puede decir que si, en el año 2005, 8 de los 30 programas más vistos del año en España eran partidos de fútbol, en 2009 el fútbol ha ocupado 26 de las 30 primeras posiciones, lo que confirma el potencial que tiene este deporte y otros grandes eventos deportivos para hacer frente a la fragmentación de audiencias.
Sin embargo, el elevado coste de los derechos hace difícil que estos contenidos vayan a engrosar la programación de los canales en abierto,  como ocurrió el año pasado, más allá de lo que figure en el Catálogo de acontecimientos deportivos de interés general. En este sentido, resulta interesante comprobar que sólo las carreras de Fórmula 1 que se corren en España están incluidas en el Catálogo para el año 2010 (al igual que los grandes premios del Campeonato del mundo de motociclismo que se celebran en nuestro país) lo que dejaría la puerta abierta a La Sexta para una posible explotación del Mundial de Fórmula 1 mediante modelos de pago. En Italia, el Mundial de Moto GP ya forma parte del paquete de pago de Mediaset Premium.
•    Auge de los canales ‘minigeneralistas’
La oferta de los llamados canales generalistas, que se concentran en muy pocos géneros y, con frecuencia, se dirigen a segmentos muy concretos de público (jóvenes o adultos-jóvenes principalmente) está en alza en toda Europa con muy buenos resultados. Esta nueva generación de canales de entretenimiento ha duplicado su oferta en la TDT, durante los últimos 4 años, en los principales países europeos. En Reino Unido hay una docena de canales en la plataforma Freeview que tienen esta consideración y, en Francia, los canales minigeneralistas TMC (recientemente adquirido por TF1) y W9 (canal del grupo M6 destinado al público joven de 15 a 34 años) han acabado 2009 con cuotas de audiencia del 2.5% consiguiendo por primera vez cerrar el año con beneficios.
El fenómeno no ha pasado desapercibido en España y, previsiblemente, tendrá continuidad. Al ejemplo clásico de Veo TV, que ha apostado desde el principio por esta fórmula, se suman nuevas apuestas en esta dirección. El paso de Telecinco Estrellas a Telecinco 2 y ahora a La Siete, con la edición de informativos propios, confirma esta tendencia hacia un canal generalista, complementario de Telecinco, dirigido principalmente hacia espectadores entre 13 y 35 años, según comentaba recientemente su director de contenidos, Manuel Villanueva. La apuesta por este mismo grupo de edad también ha llegado a Antena Neox que después de estar enfocado durante los últimos años hacia un público más adolescente busca ahora posicionarse en este segmento comercialmente más atractivo.
•    Completar la oferta de pago
Es más que probable que, con la ampliación del número de canales de la TDT, se conformarán una o varias plataformas de pago. El tema, sin embargo, deberá ser objeto de un análisis detallado por parte de los radiodifusores que ya conocen el escaso interés del público español por pagar para ver televisión y menos cuando la TDT ofrece una variedad de contenidos muy superior incluso a la que había en el entorno analógico. Los datos de explotación de Gol TV en la TDT, a finales de la temporada liguera, serán muy ilustrativos en este sentido. Otro dato a analizar será el modelo de explotación a seguir, que puede ir desde una plataforma cerrada de abono mensual (Gol TV en España, Top Up en Reino Unido, Dahlia en Suecia, TPS en Francia…) a sistemas de pago por visión o micropagos que tienen en Italia (y en la compañía Mediaset) su mercado más desarrollado y existoso con más de 3,5 millones de tarjetas activas.
Lo cierto es que la TV de pago sobre la TDT está en alza en toda Europa. Después de los contenidos deportivos, y como no sólo de fútbol vivirá la TDT, el cine se coloca como el contenido más atractivo para los espectadores. Así se confirmó en el proyecto piloto TDT 2.0 realizado en Extremadura y así lo pone de manifiesto la experiencia de otros países.
Sony, presente en la TDT española a través de SET en Veo, ya mantuvo conversaciones el pasado verano para situar su canal estrella AXN en la órbita de la TDT de pago. El acuerdo, que no fructificó entonces, podría retomarse de nuevo.
Tomando de nuevo la experiencia italiana como referencia, no sería extraño que el canal Gran Hermano formara parte de esta nueva oferta de pago. En Italia, el acceso al canal ‘Grande Fratello’, la casa más famosa de Italia, 24 horas al día, funciona hace años a través de distintas fórmulas de pago, mientras que en España se están emitiendo 10 horas diarias, gratuitas y en directo, a través de Internet y de La Siete, cadena en la que se ha reflejado esta aportación desde septiembre con un notable impulso en sus datos de audiencia. Posiblemente Telecinco estará estudiando la mejor forma de combinar el aumento de audiencia de sus canales en abierto con la rentabilidad de otras fórmulas de pago, distintos modelos de negocio para un mismo contenido.
•    Cultura y Alta Definición en la oferta pública
La Corporación RTVE ya ha dado a conocer su oferta de programación para el día después del apagado analógico. Cuando disponga de los dos múltiplex digitales previstos, además de los cinco canales actuales podrá pasar a la TDT el canal Cultura.es, que ya se está emitiendo en plataformas de cable y satélite, mientras que reserva el medio múltiplex restante para el nuevo canal de TVE en Alta Definición, el primero que se emitirá en abierto por la TDT para todo el territorio nacional. Este canal le permitirá al grupo público rentabilizar los derechos en Alta Definición que ya posee sobre retransmisiones deportivas (Juegos Olímpicos, Champions League, Roland Garros, Tour de Francia…) y emitir con mayor calidad de imagen y sonido las series de ficción  nacional que ya se están produciendo estos últimos años en Alta Definición.
La 2, el canal público de mayor calidad que corre peligro de convertirse casi en marginal, ha comenzado el año intentando imprimir un sello nuevo a su programación como canal de cine español y europeo de calidad. Se trata del enésimo intento por reflotar un canal histórico y bien valorado pero muy castigado por las audiencias. Su especialización en cine, una vez que RTVE ya va a contar con un canal cultural específico, podría ser una alternativa interesante en el campo de la TDT, siempre que logre quitarse la etiqueta de cine de minorías o para cinéfilos. Además, los cortometrajes están pidiendo a gritos una ventana desde la que proyectarse.
La corrección de la oferta de contenidos del servicio público de RTVE (formada por canales de corte generalista, infantil, informativo, cultural, de deportes y  en Alta Definición) no debe ocultar su escaso peso relativo en el conjunto de la oferta digital española y en comparación con los principales broadcast públicos europeos: tanto la BBC como la RAI producen en torno a una docena de canales que garantizan una oferta pública amplia, gratuita y de calidad.
Y llegados a este punto, ¿no sería posible incluir el Canal Parlamento, la señal institucional del Congreso de los Diputados que en estos momentos produce Telefónica Servicios Audiovisuales, en el paquete público de la TDT como ya ocurre en Francia y Reino Unido?.
•    Más allá de los contenidos
Sin embargo, más allá de los canales que se emitan, la TDT permite mejorar la experiencia de ver la televisión. En los últimos años se han instalado en los hogares españoles más de 10 millones de televisores de pantalla plana con la TDT integrada y aspectos que hasta ahora podían pasar desapercibidos en el mundo analógico adquieren nueva importancia en el digital. En un escenario multicanal los contenidos deben ser fácilmente accesibles y para ello es necesario:
–    Ofrecer unas buenas Guías Electrónicas de Programación (EPG) que permitan conocer y seleccionar el contenido deseado
–    Emitir en formato panorámico 16:9 siempre que sea posible, ya que los millones de pantallas planas vendidos estos últimos años demandan que no se siga distorsionando la imagen
–    Aumentar el número de canales que se emiten en Alta Definición, una tendencia al alza en la mayor parte de los países europeos. El aumento del espectro de la TDT, unido a las fusiones empresariales, debería permitir a los operadores privados apostar también por la Alta Definición y no sólo por los contenidos de pago
–    Controlar los límites legales de la emisión de publicidad. La eliminación de los anuncios en TVE, con independencia de otras repercusiones, ha tenido como primer efecto positivo un aumento de la fidelización de su audiencia
–    Aprovechar las posibilidades del digital para ofrecer en versión dual las series y películas extranjeras como norma general
–    Tomar en consideración ls necesidades de los colectivos de discapacitados facilitando los contenidos subtitulados, audiodescritos y con lengua de signos
–    Mejorar la señalización óptica y acústica de las características de los programas que se estén emitiendo
Nueva generación de consumidores de medios
La plena implantación de la TDT no es tanto el final de un proceso como el comienzo de una cadena de cambios que no sabemos muy bien a dónde nos conducirán. De momento la TDT representa casi una prolongación del consumo tradicional de televisión analógica aunque con más canales en el dial. Pero es también la puerta de acceso a un mundo digital que cambiará completamente la televisión que hemos conocido hasta ahora. Aunque siempre habrá fuerzas que intentarán ralentizar el proceso, la irrupción de Internet por el televisor está a la vuelta de la esquina, y con ella pasaremos de ‘ver la televisión’ a ‘usar el televisor’.
En el futuro inmediato veremos algunos cambios importantes en los canales y en los modelos de negocio en la línea de lo que hemos intentado desmenuzar en este artículo. Pero un poco más adelante, cuando se produzca la confluencia de Internet y la televisión, el número de canales podrá ser casi ilimitado. La TV a la carta y los PVRs provocarán una transferencia de poder de los productores a los espectadores rompiendo definitivamente el modelo vertical imperante hasta la fecha. Los UGCs (contenidos generados por los propios usuarios) dominan la Red y dentro de poco podrán estar presentes en el televisor familiar. El mundo IP se acerca, el modelo YouTube actúa de avanzadilla, y los operadores de TV deberán transformarse en creadores de contenidos para poder subsistir.
Los contenidos televisivos, la clásica distinción entre géneros tal como hoy los conocemos, no cambiarán demasiado hasta que no se resuelvan las grandes incógnitas que acompañan hoy al sector audiovisual: el impacto que van a tener los nuevos soportes como la banda ancha, Internet y la telefonía móvil en el sector audiovisual y, en segundo lugar, cómo se articulará la interactividad, la participación de los ‘telenautas’ que diría Mikel Lejarza, en los contenidos clásicos de la televisión.
A partir de aquí, el futuro es indescifrable, incluso para los sabios, como concluyó Francis Pisani después de asistir en San Francisco a la Conferencia Supernova en la que los mejores especialistas no se sentían capaces de explicar con precisión hacia dónde vamos en el sector de las tecnologías de la información. La ambigüedad forma parte del sistema y el caos es una función y no un agujero, decía, lo que convierte al futuro en algo francamente impredecible. Lo único que sabemos, como ha reconocido el magnate Rupert Murdoch, es que ya ha nacido una nueva generación de consumidores de medios que cambiarán las actuales reglas de funcionamiento. Se agranda el terreno de juego, empresas y anunciantes quieren cubrir cuanto antes un campo de 360º (televisión, móvil e Internet) y eso implica que caben más jugadores y nuevas estrategias.
Como señalábamos al principio, la “revolución del sillón” ha comenzado. Sólo nos queda ponernos cómodos y procurar no quedarnos fuera de juego.

TXT: Antonio Moral

La TDT anticipa “la revolución del sillón” (I)

POST TAGS:
Toda la programació
Audio para operadore
Rate This Article: