HomePanoramaLa TDT anticipa «la revolución del sillón». Parte I.

La TDT anticipa «la revolución del sillón». Parte I.

TDT
Más canales de televisión, acceso a nuevos contenidos, con mejor calidad de imagen y sonido y posibilidades de acceso a contenidos interactivos, televisión a la carta, vídeos bajo demanda, imágenes en Alta Definición y en 3D, conexiones con Internet a través de la pantalla grande del salón… anticipan una primera oleada de cambios importantes respecto a la forma que hemos tenido hasta ahora de relacionarnos con la pantalla del televisor, principal referente del salón familiar en los últimos 50 años. Son simplemente los primeros pasos, los más adelantados, de la llamada «revolución del sillón», un cambio que, como todos los grandes movimientos que ha habido en la historia, afectará a uno de los usos sociales más extendidos actualmente y no dejará a nadie indiferente.
La plena implantación de la TDT representa sólo la primera avanzadilla de esta mullida revolución entre cuyos resortes se encuentran profundas transformaciones en el uso del televisor. A lo largo del año recién terminado, 2009, ha empezado a registrarse un intenso proceso de aceleración que, además de instalar a la TDT en el imaginario colectivo de los españoles y en la agenda de los principales medios de comunicación, ofrece unos resultados que empiezan a ser significativos:
– Más de 6,5 millones de españoles de 1.700 municipios habían dejado atrás definitivamente la era analógica de la televisión al finalizar el año.
– Un 77,4% de los hogares ya estaban conectados directamente a la TDT, frente al 43,7% que lo estaba un año antes. Si se añaden los que tenían acceso a la TV Digital a través de otras plataformas de pago, el porcentaje de hogares conectados superaba el 85%.
– La aceleración del proceso en España ha hecho que se superen los porcentajes de hogares conectados en Reino Unido (71,2%), Francia (43,1%) e Italia (57,5%) países que, aunque empezaron antes su transición digital, tienen fechas de apagado más tardías.
– La cuota de pantalla de la TDT ha superado a finales de 2009 el 50% (concretamente un 52,8%) de la audiencia total de televisión, mientras que un año antes estaba situada en el 21,9%.
– Con sólo la mitad del consumo de televisión por TDT, la audiencia de los canales temáticos de concesión TDT ha sido del 10.2% de media en 2009, el doble que la registrada el año anterior (5.1%).
Como prueba de que el proceso es imparable, en el mes de diciembre de 2009 la audiencia de estos nuevos canales alcanzaba ya el 12.6% de toda la cuota de pantalla de televisión, dentro de un proceso de crecimiento constante que le ha llevado cada mes a superar la cuota máxima registrada el mes anterior. Cuando se produzca el apagón analógico total, a primeros de abril, entre el 75% y el 80% del consumo de televisión será a través de la TDT (el resto se hará a través de las plataformas de cable, satélite y ADSL) y el crecimiento de los canales de concesión TDT, que pronto pueden llegar en conjunto a superar el 15% de todo el consumo de televisión, acelerará la fragmentación de la audiencia y la pérdida de peso de los canales generalistas.

Escenario post-apagado

A partir de abril de 2010 se desplegarán en la TDT 32 canales de ámbito nacional, 12 canales más que los existentes en estos momentos. Aunque el polémico Real Decreto-Ley 11/2009 (que reguló el pasado verano la prestación del servicio de la TDT de pago mediante acceso condicional) señalaba que cada operador de televisión podía explotar sólo un canal mediante algún sistema de pago, la Ley General de Comunicación Audiovisual (LGCA), que en estos momentos se tramita en sede parlamentaria, permite dedicar la mitad del espectro disponible a canales total o parcialmente de pago. Eso significa que hasta un máximo de 12 canales de la TDT podrán acompañar a Gol TV en la conformación de una o varias plataformas terrestres de acceso condicional (los 8 canales asignados a la Corporación RTVE se emitirán en abierto) garantizándose, como hasta ahora, una oferta mínima de 20 canales nacionales gratuitos en la TDT.
También las fusiones empresariales van a añadir un importante plus de incertidumbre sobre el escenario de la TDT para este 2010, además de un severo recorte a la competencia cuyos efectos sobre la programación y la compra de derechos está por ver. Cada grupo ‘fusionado’ pasará a gestionar una mini-plataforma terrestre de 2 múltiplex digitales, con 40 Mbps de ancho de banda y capacidad para la emisión de 8 canales completos durante 24 horas diarias, de los que cuatro podrán estar codificados. Y esta plataforma será accesible prácticamente para el 100% de los hogares españoles, pudiendo combinar modelos de negocio basados en la publicidad con otros dependientes del pago por visión o de la suscripción a plataformas cerradas formadas por uno o por un conjunto de canales.
El texto de la LGCA recoge también otros importantes aspectos jurídicos sobre las licencias audiovisuales que pueden afectar igualmente a su oferta de contenidos. En este sentido, las operaciones de transmisión y arrendamiento de licencias (Sony, Disney Channel, Intereconomía…) quedan limitadas por ley a la mitad de la capacidad asignada a cada operador, es decir que sólo podrían realizarse sobre 2 de los 4 canales disponibles en cada múltiplex digital. El resto deberá gestionarse directamente por el titular de la licencia.
Con este marco legal, asimilable en buena parte al de los principales países europeos, el año 2010 puede marcar un antes y un después para la oferta televisiva. Los cambios se harán más patentes a medida que se complete la conexión de todos los hogares a la TDT, una vez que entre en vigor la nueva LGCA y que se consoliden las fusiones empresariales en marcha. El nuevo sistema de financiación de RTVE, que ha suprimido completamente los ingresos publicitarios desde el 1 de enero, es otro elemento nuevo a considerar. Sus efectos sobre el resto de canales se podrán analizar a lo largo de los primeros meses de este año de forma que al comienzo de la temporada 2010-2011, en septiembre próximo, ya se podrán conocer las apuestas y tendencias del nuevo sector audiovisual post-analógico.
De todas formas, pocas cosas hay más cambiantes que la televisión y la paciencia no es una virtud que forme parte del curriculum de programadores y directivos de las cadenas. La evolución es continua: cambian los programas y ahora, con la llegada de la TDT, también cambian canales completos. Un simple repaso al escenario de canales que había en 2005, cuando se produjo el despegue simbólico de la TDT desde la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas, y el que tenemos ahora da una idea del camino que ya se ha recorrido en estos cuatro años.

Evolución de la oferta de la TDT: 2005-2010

Durante la primera fase del arranque de la TDT (finales de 2005 y 2006), su nivel de penetración era, lógicamente, escaso. A finales de 2006 apenas alcanzaba el 15% de los hogares españoles y el consumo de TV a través de la TDT no llegaba al 4%. Muchos programadores tenían dudas razonables sobre si habría alguien al otro lado de la pantalla, lo que les desincentivaba para ofrecer contenidos originales y costosos.
Se producía además la paradoja de que los nuevos canales digitales suponían una competencia para los canales generalistas de la misma compañía, a los que podían incluso arañar algunas décimas de audiencia. El director de los Canales Temáticos de la Corporación Catalana de Radio y Televisión, Joan Carreras, lo expresaba muy claramente a finales de 2006: «El proceso de transición al digital es muy complicado: convivimos en la misma empresa dos realidades opuestas y con intereses distintos. Los radiodifusores se juegan sus ingresos en el campo analógico y, mientras tanto, se pone algo de leña en los contenidos digitales pero con cuidado para no quemarse».
En esta etapa de lanzamiento de la TDT los canales que tiraron con más fuerza de la audiencia digital fueron los dirigidos hacia el segmento infantil y juvenil como Antena Neox y Clan TVE. El público infantil empezaba a reclamar un protagonismo que el paso del tiempo no ha hecho sino aumentar. También funcionaron bien al principio canales temáticos como Teledeporte y de ficción como Telecinco Estrellas. Frente a las críticas, a veces exageradas, sobre los nuevos canales, la verdad es que se empezaron a ofrecer en abierto contenidos que hasta entonces o bien eran inexistentes o bien formaban parte de plataformas de pago. Entre ellos -además de los anteriores- se encontraban las ofertas informativas de TVE (24 Horas) y Sogecable (CNN+), los contenidos musicales de 40 Latino y Fly Music y otros canales dirigidos al público femenino como Antena Nova y, posteriormente, Hogar 10. No hay que olvidar que por esta misma época arrancaban en analógico dos nuevas ofertas generalistas (Cuatro, en noviembre de 2005, y La Sexta, en abril de 2006) con una fuerte apuesta por contenidos deportivos Premium en abierto, informativos y series de ficción norteamericanas que pasaron a competir también con la nueva oferta digital que se abría paso en la TDT.
Los dos años siguientes (2007 y 2008) se corresponden ya con la fase de implantación de la TDT. Casi la mitad de la población (45.1%) tenía acceso a la plataforma digital terrestre al finalizar 2008 y la cuota de pantalla se acercaba al 22%. Telecinco seguía intentando ajustar su oferta de canales TDT con FdF (que durante años lideró la oferta de canales temáticos en las plataformas de pago) y Telecinco 2, un canal minigeneralista que posteriormente ha pasado a llamarse La Siete, dedicado al entretenimiento y donde cada vez tiene más presencia la telerrealidad con los derivados de Gran Hermano. Se incorporó a la TDT un nuevo canal informativo (Interecono-mía) en sustitución de Net TV (que sigue siendo propietario de dos frecuencias en régimen de alquiler) y en el verano de 2008 apareció, en sustitución de Fly Music, Disney Channel, uno de los canales infantiles con mayor reconocimiento internacional que quiso experimentar en España cómo funcionaría su emisión en abierto, consiguiendo muy pronto auparse a los primeros puestos de audiencia de los canales de la TDT.
A lo largo de 2008, los canales de concesión TDT consiguieron una cuota conjunta del 5.1% de la audiencia total de TV, por encima de La 2 (4.5%) y justo por debajo de La Sexta (5.5%). Destacaron Clan TVE y Antena Neox como los canales más vistos, ambos con una cuota del 0.6%.
En 2009 el proceso de expansión de la TDT entró en una fase de aceleración, coincidiendo además con la puesta en marcha de los primeros proyectos de apagado analógico. Desde el punto de vista de los contenidos es el año en que comienza a funcionar la televisión de pago sobre la TDT con el canal Gol TV ocupando la frecuencia de Hogar 10 a partir del verano.
Este último año se ha duplicado la audiencia media de los canales de concesión TDT que han pasado del 5.1% de cuota (2008) al 10.2% (2009). La audiencia de los canales infantiles Clan TVE y Disney Channel ha alcanzado una media anual del 1.4%, seguidos por Antena Neox con el 1.2%. Hasta 8 canales temáticos de la TDT registran cuota medias por encima del 0.5%. En este mismo periodo Fox y AXN son los canales más vistos en las plataformas de pago, pero su cuota es del 0.4%. En el pasado mes de diciembre, mes de vacaciones escolares, Clan TVE alcanzó un share histórico del 2.6%, sólo nueve décimas por debajo de La 2 (3.5%). El ranking de audiencias está evolucionando muy rápidamente en beneficio de la TDT y este cambio de jerarquías permite anticipar nuevas estrategias en el diseño de los nuevos canales.

Nuevos formatos y contenidos para la TDT

Según datos del Observatorio Europeo del Audiovisual, el año pasado se lanzaron en Europa 245 nuevos canales de televisión. Entre estos proyectos audiovisuales predominaban los dedicados al deporte (38 canales nuevos) y a la infancia (otros 17 canales). Han aumentado los canales que se transmiten por las redes europeas de la TDT (730 a finales de 2009, frente a los 500 que había un año antes) y también aumentan los servicios de pago a través de la TDT. El cine y el deporte son los dos macrogéneros que agrupan mayor número de canales (496 y 419 respectivamente).
Se cumple así uno de los dogmas de la televisión: el reto pasa por los contenidos de casi siempre, pero adaptados a los tiempos más actuales. En el inmediato futuro, la producción de contenidos tendrá que estar preparada para una distribución multimedia y para públicos más reducidos. Cuando los directivos de La Sexta dieron a conocer su proyecto de cadena, poco antes de empezar las emisiones, la presentaron como una oferta alternativa y complementaria a las existentes hasta ese momento (Antena 3 y Telecinco), en la que tendrían cabida nuevos formatos innovadores, aunque no llegaran al 10% de cuota, y sin pretender programar ‘para todos los públicos’. La Sexta, concluía José Miguel Contreras, «será un canal donde ofrecer los productos que difícilmente nos compran las otras cadenas y que pueden ser rentables haciendo un 7% de cuota de pantalla en abierto». La Sexta ha cumplido las expectativas y ha puesto en marcha productos arriesgados que han mejorado la audiencia media de la cadena (6.8% en 2009).

Txt: Antonio Moral

La TDT anticipa “la revolución del sillón” (II)

POST TAGS:
Algo se mueve en el
Rate This Article: