HomeLaboratorioSony PXW-X180 ¿Qué hay de nuevo? Otro buen paso adelante

Sony PXW-X180 ¿Qué hay de nuevo? Otro buen paso adelante

Sony PXW-X180

Cualquier herramienta puede verse limitada por las manos que la manejan. Indudablemente, ésta merece unas buenas manos porque es mucho lo que ofrece.

Los creadores de contenidos están de enhorabuena permanente, gracias al incesante crecimiento en variedad y capacidades de las herramientas disponibles para realizar su trabajo. Por supuesto que esta situación facilita la labor, aunque en la misma medida dificulta la toma de decisiones a la hora de elegir el equipo con el que vamos a llevarla a cabo.
Llevamos ya bastante tiempo insistiendo en que precisamente la elección de la herramienta adecuada, junto al aprovechamiento de sus características mediante nuestros conocimientos y habilidades, son el mejor punto de partida para el éxito de nuestros proyectos.
Veamos qué nos proporciona este nuevo miembro de la familia Sony, en qué medida contribuye a incrementar nuestras posibilidades, y si puede hacer nuestra vida más fácil.
En resumen, nos encontramos ante una cámara full HD, con tres sensores cmos-exmor de 1/3 de pulgada de última generación, un amplísimo zoom x25 no intercambiable, conectividad inalámbrica Wi-Fi y NFC, y GPS en un cuerpo compacto de semi-hombro. Presentada antes del verano de 2014 para reemplazar a las «antiguas» HVR-Z7 y HXR-NX5, incorpora suficientes mejoras y novedades como para significar un auténtico avance hasta un nivel superior. De hecho, el equipo ya forma parte de la familia XDCAM y graba en formatos XAVC y MPEG2 sobre soportes SxS. Es el nuevo escalón de entrada.
Es mucho lo que tenemos para contaros, así que vamos a intentar poner un poco de orden separando el contenido en bloques.

 

El cuerpo

En cuanto al cuerpo no tenemos grandes novedades. Mantiene la estructura clásica de este tipo de cámaras: sólido, compacto, bien equilibrado, con la pantalla, el ocular y algunas tapas protectoras como únicas partes móviles. Ligeramente mayor y más pesado que el de la clásica EX1, pero sin alcanzar las dimensiones y peso de una EX3, modelos que usamos como referencia por ser bastante conocidos. Agrupa todos los elementos de forma lógica en sus lugares habituales y sólo echamos de menos la empuñadura giratoria, que no ha debido tener mucha aceptación, porque casi ningún modelo la conserva. Aunque a nosotros siempre nos resulta tremendamente útil para muchísimos planos. Cuenta con un asa superior en cuyos extremos se encuentran los dos visores: la pantalla desplegable delante y un nuevo visor oled en color detrás y el segundo mando de zoom y disparo.

 

La óptica

Se trata de una óptica propia de Sony de serie G: un gran zoom x25, con un rango de aproximadamente 26-650 (en equivalente 35mmFF). Un buen angular con un tele de alcance impresionante, sobre todo en una óptica no intercambiable. Admite control remoto vía Lan-C y cuenta con tres anillos independientes para foco, zoom y diafragma. Tienen un buen tacto que permiten precisión y transmiten confianza. Nos gusta mucho el anillo de foco, que se desplaza adelante-atrás, para ser completamente manual con marcas de distancia y topes, o bien es automático-manual sin marcas ni topes. El zoom también se puede seleccionar en modos manual o servo. Con el zoom en modo servo, el anillo físico que lo controla queda desenclavado y no actúa. Es una forma de evitar movimientos accidentales. El anillo de iris no tiene topes ni tiene marcas de diafragma, sus valores aparecen sobreimpresos en pantalla, tanto si estamos en modo automático o manual.

 

Sony PXW-X180

Controles y botones

En este apartado y en línea con el diseño del cuerpo, encontramos todo “en su sitio”, o al menos donde cualquiera acostumbrado a usar cámaras acudirá a buscarlo. Con la cámara en posición de manejo, todos los botones que pueden ser necesarios durante la grabación quedan accesibles para la mano izquierda, con un segundo control de zoom y botón de arranque-parada en el asa superior, el lugar previsible para los planos bajos. Existen siete botones asignables, con una gran lista de opciones para cada uno de ellos. Así, podemos dejarnos a mano las distintas funciones necesarias para el trabajo que estemos afrontando en cada momento.
Como función novedosa y especialmente interesante disponemos de un filtro de densidad neutra variable de forma continua entre 1/4 y 1/128, es decir, de 2 a 7 diafragmas en pasos de uno en uno. Por si esto fuera poco, las tres posiciones ND1, ND2 y ND3 se pueden configurar a través del menú con cualquiera de los valores de ese rango. En cualquiera de ellas, activar el “variable” nos llevará instantáneamente al último valor variable que hayamos usado.
Nos parece tremendamente útil, ya que nos permite gestionar el iris (y la consecuente profundidad de campo) con una independencia de la luz existente sin precedentes. Siempre que haya suficiente, claro.
Porque incluso la ganancia se puede configurar en negativo, para reducir la sensibilidad. Ya no nos sorprende que los valores asignados a las posiciones del selector también sean configurables por menú, desde -3 hasta +18db. En cuanto al ruido, sí, aparece a medida que nos aproximamos al límite. ¿Cuánto? ¿Aceptable? Sólo el tipo de trabajo que tengamos entre manos, el look que queramos para nuestros planos, y nuestro nivel de exigencia puede contestar a esa pregunta. Y como todos estos son factores muy relativos, la única apreciación válida es que nos parece sensiblemente menor que el que podemos encontrar en otras cámaras con sensores del mismo tamaño.
Además del soporte para un micro de cañón, disponemos de un micro estéreo integrado. La zapata multi-interface tiene unas nuevas conexiones, que no son evidentes a simple vista y permiten acoplar un receptor de micrófono inalámbrico compatible (UWP-D11 ó D12) y recoger su señal sin cables, e incluso sin alimentar el receptor. Estas mismas conexiones también encender o apagar la antorcha sincronizada con la grabación, sin cables adicionales. Lógicamente, sólo en modelos compatibles.
Protegidos por la pantalla encontramos la colección de botones que, no siendo de uso frecuente durante las grabaciones, si convenientes para otras funciones. El visor OLED de 0,5 pulgadas complementa a la pantalla externa de 3,5. La visibilidad de ambas es muy buena y forman parte inseparable del auténtico centro de control de todas las funciones de la cámara, que es el menú.
Sobreimpresa a la imagen disponemos de hasta 37 campos adicionales que nos proporcionan información de todas las condiciones y ajustes con los que estamos operando en cada momento. Tranquilos, sí, con un simple botón podemos hacerlos aparecer y desaparecer para, durante la grabación, poder centrar toda la atención en el plano sin distracciones. Y a través del menú podemos seleccionar individualmente cuales aparecen y cuáles no.
Los 37 campos no son superfluos, encontrándonos incluso con alguna grata sorpresa. Por ejemplo, el mismo campo que nos muestra el histograma, puede mostrar en su lugar un vectorscopio o un monitor forma de onda, siempre en tiempo real del plano encuadrado.

El menú

Desde el menú se controlan todos los parámetros, con un margen de maniobra que permite que nuestra cámara se adapte al comportamiento más adecuado y conveniente para cada necesidad. Este margen es tan amplio que podemos conseguir que la cámara se convierta en un equipo diferente en cada caso. Intentar enumerar todas las opciones daría para un monográfico. En el manual ocupa varias páginas, repletas de valiosa información, lectura muy recomendable si queremos explotar al límite todas sus posibilidades.
Podemos entrar en él, y seleccionar opciones y valores con botones dedicados, tanto en el lateral de la cámara con una rueda selectora, como en los botones bajo la pantalla. Siempre es una ayuda que se pueda configurar hasta en 9 idiomas. Entre ellos el español, por supuesto. Agrupa los parámetros con los epígrafes habituales, más los nuevos inherentes a las nuevas funcionalidades, como los parámetros de red para la conectividad wi-fi.
Nos encontramos con una opción que no siendo frecuente, ni siquiera en cámaras de gamas superiores, siempre nos ha gustado mucho: el suavizado de piel. Esta permite establecer un rango de tonos y ajustar distintos niveles de nitidez en las imágenes que están dentro y fuera de ese rango. Así es muy fácil mantener todos los detalles de cualquier plano, y proporcionar al mismo tiempo una cierta delicadeza en la piel de nuestros protagonistas. Con prudencia, que tampoco debemos pasarnos y hacer que nuestros protagonistas pierdan su esencia.
Nos gusta que los parámetros que tienen valor numérico y se mueven en una escala, muestren junto al valor seleccionado una barra gráfica en la que permanece una marca de referencia en su valor por defecto. Facilita la experimentación sin perder las referencias. También nos  gusta que cuando se entra en el menú, se accede a la última opción en la que estaba. Al menos hasta que se apague la cámara.

 

Sony PXW-X180

 

 

Las conexiones y la conectividad

Cuenta con variedad y versatilidad suficiente como para ofrecer buen rendimiento en entornos muy diferentes: puertos SDI en SD y HD, HDMI, Genlock, código de tiempo. Y para subir el listón, mediante NFC y wi-fi podemos tener control, visionado y envío de ficheros en remoto en tiempo real. Hace poco tiempo, éstas eran características con las que no nos atrevíamos ni a soñar y hoy podemos controlar nuestra cámara con un teléfono móvil o una Tablet, e ir subiendo nuestros planos a la nube casi instantáneamente.
Y aunque no es exactamente conectividad, citamos la opción de GPS integrada de serie, que facilita geolocalizar nuestros planos. Puede ser un elemento muy valioso en determinadas situaciones. Por supuesto que también se puede desactivar, ¡porque también puede ser muy valioso dejar de  geolocalizar!
El selector de entrada de audio cuenta con las opciones clásicas de micro interno o conexiones XLR externas, más una opción extra para la zapata multifunción. En esta tercera posición, el audio se registra a través de las conexiones de esta zapata, haciendo innecesario cablear el receptor, siempre que sea un modelo compatible con este sistema. Por cierto, que este selector se encuentra junto a los controles de volumen en el lateral de la cámara, mientras que el selector de nivel de entrada y alimentación +48v está junto a los conectores XLR próximo al soporte de micro de cañón. En cambio, para activar el filtro de viento hay que hacerlo a través del menú.
Para monitorización de audio a través de auriculares tenemos un cómodo selector para oír ambos canales estéreo, o bien cada uno de forma individual.

Los codecs

La principal novedad es la capacidad de trabajar en formato XAVC. Que no hay que confundir con el XAVC-S, versión simplificada para uso “doméstico”. Técnicamente, el formato XAVC utiliza un contenedor MPEG4 con AVC.H264 nivel 5.2. Bueno, parece que arrojar más acrónimos no nos va a servir para aclarar las cosas. En lenguaje llano, eso significa que la tecnología XAVC se basa en un método que proporciona la mayor resolución de imagen, el frame-rate más alto y la mejor compresión de video actualmente disponible.
Como diseño de formato, el códec XAVC está diseñado para alcanzar: En 4K (4096×2160) y QFHD (3840×2160) hasta 60 fps. En 2K (2048×1080) y HD (1920×1080) hasta 180 fps. En todos los casos con espacios de color 4:4:4, 4:2:2, ó 4:2:0. Y gammas extendidos con curvas S-Log y profundidades de color de 8, 10, y 12 bits.
En nuestra cámara se alcanzan resoluciones HD en 50i ó 25p, o bien 1280×720@50p. Y se puede configurar como formatos de grabación en XAVC intra, XAVC long-gop, MPEG HD422, MPEG HD420, AVCHD y DVCAM. Los ficheros se graban con flujos de datos de hasta 112 Mbps a 8 bits, aunque en las salidas SDI se encuentra la señal a 10 bits, pudiendo ser registrada con niveles más altos de calidad en soportes externos.
No sólo por la cantidad de formatos disponibles, sino por los que son, con esta cámara ya alcanzamos el nivel que tradicionalmente han demandado los teledifusores como mínimo para emisión: MPEG HD422 a 50Mbps.

Las tarjetas y el flujo de trabajo

Graba en tarjetas de memoria, como hoy parece ser ya el único soporte razonable. El flujo de datos necesario para mantener los niveles de calidad, hacen que se haya seleccionado las tarjetas SxS para la grabación principal. Tenemos dos ranuras que podemos configurar como grabación en paralelo o en relevo. En el segundo caso, cuando se llena una tarjeta la grabación continúa de forma automática en la otra, con la única condición de contar con espacio libre. Estos dos ficheros después enlazan directamente al frame sin ninguna acción extra por nuestra parte.
Podemos utilizar tanto tarjetas SxS de las distintas gamas y capacidades disponibles, como en las nuevas tarjetas XQD o las clásicas SD o MemoryStick pro mediante sus respectivos adaptadores.
Existen dos ranuras adicionales para tarjetas SD o Memory stick pro duo. Una de ellas está dedicada a la grabación de proxis en baja calidad. Esta baja calidad se puede configurar con resoluciones entre 1280×720, 640×360, y 480×270. Esta grabación puede ser simultánea a la grabación principal, o se pueden configurar los dos botones de disparo para que cada uno de ellos controle la grabación en un soporte (SxS o SD) de forma independiente.
Una cuarta ranura para tarjetas SD está dedicada a los ficheros de escena y a los metadatos de planificación. Los ficheros de escena son colecciones de parámetros de configuración para guardar y cargar rápidamente. En otros modelos esta posibilidad requiere utilizar las mismas tarjetas SxS. Los metadatos de planificación son colecciones de datos que van a quedar guardados junto con los metadatos de cámara con el fin de utilizarlos posteriormente en edición y postproducción. En este caso, podemos dedicar tarjetas de coste mucho más reducido exclusivamente para almacenar y compartir toda esta información.
Nos parece un acierto, ya que es fácil que necesitemos mantener diversas configuraciones accesibles de forma rápida y segura en el tiempo, y tener metadatos para edición y postproducción ya en los ficheros originales de cámara. Sólo con pensar las distintas redes WiFi a las que nos puede interesar acceder, ya nos vale la pena guardar una colección de configuraciones diferentes. Y en los grandes proyectos, no tener que cargar metadatos a posteriori es una gran ventaja, más incluso por la seguridad que por el tiempo. Añadamos además de todas las correspondientes a parámetros de imagen, y en poco tiempo tendremos una buena colección.
Estos usos son incluso más interesantes si alquilamos estos equipos con una cierta frecuencia. Tendremos la certeza de una configuración fiable y segura en tiempo mínimo.
En cuanto a flujo de trabajo, los ficheros MPEG son reconocidos inmediatamente por todos los editores, incluso en versiones con unas cuantas generaciones a sus espaldas. Sólo si queremos el máximo de los ficheros XAVC necesitaremos que nuestro editor sí esté razonablemente actualizado, o bien recurrir a conversores de terceras partes. Esta posibilidad puede ser más económica en primera instancia, pero perderemos la ventaja de la alta calidad en fichero de tamaño reducido que nos ofrece el formato.
Y respecto al uso, en línea con la gama XDCAM a la que pertenece, las baterías son las BP-U habituales de la gama XDCAM, aunque el cargador de baterías no sirve para alimentar la cámara, y viene con uno adecuado a sus necesidades energéticas. Por cierto, que su consumo, con todas las funciones inalámbricas activadas, es lógicamente mayor que el de sus hermanas de gama. Debemos tenerlo en cuenta a la hora de llevar baterías bien cargadas.

Los clientes

¿A quién va dirigida? Pues nos resulta curioso que, en estos tiempos en los que la proliferación de herramientas parece ir encaminada hacia la especialización, nos encontremos con equipos orientados a la versatilidad y la utilizabilidad en amplios entornos. Normalmente, cuanto más versátil es un equipo, suele ser a costa de limitaciones, o de un importante incremente de precio.
En esta ocasión, el paso adelante se logra sin imponer limitaciones y con un coste de adquisición muy contenido: por debajo de los 5.000€ antes de impuestos a fecha de redacción, finales de 2014. Esto hace que el abanico de clientes a los que se dirige alcance a colectivos muy amplios. Más aún gracias a un precio que nos parece más que razonable, visto todo lo que ofrece.
Las conexiones SDI, HDMI y genlock, añadidas a sus capacidades de ser controlada remotamente, facilitan que incluso pueda ser configurada como cámara de estudio en entornos como pequeñas emisoras locales, empresas y universidades. Ampliando aún más sus posibles interesados.
El único elemento que podríamos considerar “limitado” es el sensor, por su tamaño de sólo 1/3 de pulgada. Nuestra opinión es que no supone una limitación. Existen multitud de trabajos en los que un sensor pequeño, con su implícita mayor profundidad de campo sin esfuerzo, en los que esta cámara encaja perfectamente, como: video social, institucional, formación, divulgación, captación de noticias, documentales y producciones de bajo coste, o incluso cámara B en producciones de mayor envergadura.
Sí, es cierto: una ínfima profundidad de campo ayuda a centrar el protagonista y el mensaje, pero rodar en condiciones tan controladas es, a menudo, un problema o incluso un imposible. En todos los casos en los que una mayor profundidad de campo sea un alivio, como sujetos que se mueven, un único operador, etc., esta herramienta será nuestra aliada.
Si queremos una cámara de características parecidas y con un sensor mayor, de 1/2 pulgada, tenemos modelos como el PXW-X200 o el PMW-X300. E incluso podemos tener casi todas sus ventajas a un precio aún más contenido, sólo prescindiendo de algunas características, como el GPS, el Wi-fi y el NFC, en el modelo PXW-X160.

 

Conclusión

En resumen, además de los elementos destacados en los titulares de las notas de prensa (3Cmos 1/3, Zoom x25, XAVC + MPEG, Wi-Fi + NFC, filtro ND variable, pantalla 3,5 + visor OLED, GPS,…) una valiosa y extensa colección de características, un elevado nivel de personalización, conectividad para afrontar las situaciones más complicadas, la dotan de habilidades para dar respuesta en una enorme variedad de situaciones, siempre de forma satisfactoria.
Añadiendo a todo el conjunto un precio contenido, encontramos que es una herramienta que nos permite ofrece grandes resultados sin obligarnos a grandes inversiones. Y sí, puede hacer nuestra vida más fácil. Al menos la profesional.
No podemos hablar de defectos o carencias. Solo poner en su lugar decisiones tomadas en el momento del diseño, orientadas a contener el precio final. Al fin y al cabo se pueden. Encontrar en modelos superiores, con la implícita superioridad de precio.

 

Txt. Luis Pavía
POST TAGS:
Comunicado de UTECA
Canon colabora en la
Rate This Article: