HomeActualidadNESO 2.4, un sistema inalámbrico para órdenes y retorno

NESO 2.4, un sistema inalámbrico para órdenes y retorno

Wavenet Neso 2.4

WAVENET RF Engineering ha lanzado al mercado su nuevo desarrollo: el sistema inalámbrico NESO 2.4 para órdenes y retorno.

La compañía ha desarrollado un transmisor en la banda ISM de 2.4 GHz con tecnología de salto en frecuencia y modulación GFSK que, combinado con una amplia gama de receptores virtualmente invisibles, permite un enlace robusto de hasta 90 -100 metros dependiendo del entorno.

El NESO 2.4 convive perfectamente con otros sistemas en la misma banda, tanto a la hora de no interferir como de no ser interferido. Además, cuenta con un sistema de salto en frecuencia que utiliza patrones de salto en toda la banda, con 600 portadoras y 1.500 saltos por segundo. Esto hace que la probabilidad de colisión con otros sistemas NESO 2.4 trabajando conjuntamente en el mismo entorno, y con otros sistemas que operen en la misma banda ISM (DMX, telemetrías de telefonía, otros sistemas inalámbricos de audio, WiFi, etc.) sea tan improbable que puede ser considerada cero.

En cuanto a la gama de receptores, NESO 2.4 aporta novedades al respecto. Por un lado, dentro de los habituales “in-ear”, los terminales auditivos se fabrican como izquierdo o derecho, de manera que se ajusten mejor a cada oído que un único diseño estándar. Asimismo, existe la opción de que este terminal in-the-canal sea absolutamente personalizable desde el punto de vista anatómico, con lo que el usuario tendrá un receptor a medida totalmente adaptado a la anatomía de su oído.

Por otro lado, el segundo tipo de terminales auditivos son los llamados “traseros”. Existen dos versiones: alimentado a pilas o con batería recargable. Se componen de una pequeña parte electrónica, que se coloca detrás del pabellón auditivo, quedando totalmente disimulada, y de un cable casi transparente con el altavoz que, rodeando la oreja desde atrás, termina insertándose en el canal auditivo.

El resultado es un terminal totalmente invisible en los tiros de cámara habituales, ya que la electrónica, de color carne, no queda a la vista, y el altavoz y su cable quedan absolutamente disimulados e integrados con la forma de la oreja.

Además, la introducción del altavoz en el oído permite que éste quede abierto, percibiendo el sonido del ambiente perfectamente, a diferencia de los terminales intraauriculares, que, si se colocan bien, suelen “cerrar” el oído como si fueran un tapón. El altavoz, además de marcar si el terminal se usa en el lado izquierdo o derecho, es una pieza reemplazable: desde el punto de vista técnico, agiliza su sustitución en el caso de avería; desde el punto de vista higiénico y de salud permite que cada usuario utilice su propio altavoz, compartiendo la parte electrónica.

Finaliza el rodaje d
2XX FM de Canberra i