HomeLaboratorioPanasonic PT-RZ570. Brillante. Muy brillante

Panasonic PT-RZ570. Brillante. Muy brillante

Diseñado pensando en entornos donde la visibilidad con luz ambiente sea decisiva, su fuente de iluminación láser nos proporciona toda la luz que podamos necesitar.

 

Tranquilos. Que la fuente de luz sea un láser que proyecta imágenes a través del chip DLP no significa que vayamos a litografiar nuestras paredes, ni siquiera nuestra pantalla. Pero sí, y es uno de los objetivos que Panasonic se marcó a la hora de concebir este producto, que podemos visualizar imágenes claras y perfectamente visibles aunque nos encontremos en una habitación con ventanales abiertos por los que esté entrando nuestro querido sol.

 

Hoy en día disponemos de una amplia gama de proyectores concebidos para disfrutar del cine en casa, y todos ellos están pensados para ofrecer la experiencia de visionado más grata posible en entornos de iluminación controlada, generalmente muy escasa, al igual que en las salas de proyección comerciales. Pero cuando nuestras necesidades son otras, y lo que precisamos es una proyección nítida y contrastada en entornos con bastante luz ambiente, como salas de reuniones, centros de formación, espacios públicos abiertos, etc., debemos recurrir a productos diferentes.

 

Y aquí es donde luce la estrella que hoy analizamos en nuestro laboratorio. Una estrella brillante gracias a los 5.200 lumen que proporciona su fuente de luz, y que por supuesto, también es capaz de proporcionar una grata experiencia de cine por dos motivos muy significativos: el sensor de luz ambiente, capaz de controlar la potencia en función de la iluminación de la sala; y su espacio de color, que se puede configurar en distintos modos incluido el REC709 y a los que dedicaremos su tiempo más adelante.

 

La resolución nativa del chip DLP (Digital Light Processing, o Procesado Digital de la Luz) es WUXGA, ligeramente por encima del HD, ofreciendo 1920 x 1200 pixel, acorde con el formato 16:10 y las resoluciones de muchas tarjetas gráficas y pantallas de ordenador actuales. Esto nos permite, siempre que trabajemos desde un ordenador, disponer de una imagen full HD más un pequeño espacio adicional para no precisar superponer controles o botones de acción a las imágenes. En el caso de HD, la máxima frecuencia de cuadro que soporte es 60p, más que suficiente.

 

panasonic_proyector_al_reves

 

Respecto a la imagen, nos encontramos con unos cuantos aspectos más a destacar. Porque no sólo con brillo y resolución se construyen las imágenes. Los sistemas de imagen DLP de un único chip precisan de una rueda cromática que resulta crítica a la hora de reproducir el color. En nuestro caso, se trata de una rueda de 4 segmentos que ofrece una gama de color ampliada y permite, entre otros aspectos, proporcionar un equilibrio de blancos y una reproducción de color mejorada respecto a otros dispositivos, aunque estén basados en la misma tecnología. Todo esto combinado con el procesador de imagen permite configurar distintos espacios de color que ofrecen opciones de reproducción hasta ahora poco frecuentes, además de una opción de reducción de ruido que permite mejorar imágenes que pudieran llegar degradadas.

 

De hecho, podemos configurar distintos perfiles de color, mediante los que produciremos imágenes más brillantes, contrastadas y saturadas, o bien con espacios de color extendidos, como el ya mencionado REC709 (estándar para la reproducción de cine y video de espectro ampliado), e incluso el DICOM, que es el que reúne requisitos específicos para la visualización de imágenes médicas en sistemas de radiodiagnóstico. En todas estas situaciones, el sensor de luz ambiente permite mantener una visualización óptima incluso aunque cambien las condiciones de luz ambiente durante la proyección.

 

La óptica, otro elemento decisivo a la hora de construir nuestras imágenes, es un zoom mecánico. Los ajustes de foco y zoom son manuales. Y lejos de ser un inconveniente, nos parece una ventaja. Porque si pensamos que el proyector es un buen candidato a estar instalado en lugares como aulas o salas de reuniones, es fácil que cualquier bien intencionado usuario de la sala se lleve por delante estos ajustes. La única precaución consistiría en instalarlo fuera de su alcance, como por ejemplo en el techo, configuración bastante habitual en este tipo de circunstancias. También es mecánico el sistema de alineación óptica que permite centrar la imagen en la pantalla una vez fijados ambos elementos. Se realiza mediante un joystick ubicado junto a la lente.

 

Una de las habilidades de este proyector es que puede funcionar en cualquier ángulo. Cualquiera, tanto en vertical como en horizontal. Aunque eso no significa que podamos instalarlo en una esquina y proyectar “de lado”. Pero sí que podemos proyectar con facilidad sobre suelos o techos, idóneo para reclamos publicitarios en espacios públicos. La lineación óptica de la que hablábamos antes tiene unos márgenes razonables, pero no extremos y siempre manteniendo el paralelismo entre el chip de imagen y la pantalla. Adicionalmente, contamos con ajustes de geometría, a los que podemos acceder desde el menú y nos permiten controlar: desde el keystone o deformación trapeziodal, tanto en vertical, horizontal y de cada esquina, como las deformaciones curvas de cojín y barril, que también se ajustan en vertical y horizontal de forma independiente. Todos estos ajustes cuentan con márgenes bastante amplios, aunque también tienen sus límites.

 

panasonic_proyector_atras

 

El menú, siendo extenso, es bastante intuitivo. Se maneja, al igual que el resto de las funciones del proyector, desde el mando a distancia y desde la amplia botonera incorporada en el lateral del proyector, junto a las conexiones. Esta botonera, aunque no iluminada, es fácil de manejar por su tamaño y muy eficaz por su simplicidad. Y el mando a distancia dispone de botones para seleccionar cada entrada de forma directa, sin tener que ir pasando por una secuencia de entradas, lo que es muy de agradecer.

 

Por supuesto que no vamos a relatar las opciones del menú pero, para hacernos una idea de su extensión, solamente vamos a comentar que en el manual se extiende a lo largo de 70 páginas.

 

Respecto al tamaño de imagen que se puede crear, y gracias a su generosa fuente de luz, el fabricante asegura 300 pulgadas con una distancia de proyección de entre 9,5 y 19 metros. Nosotros hicimos nuestras propias medidas proyectando a una distancia de 5 metros desde la trasera del proyector a la pantalla, y obtuvimos imágenes de un mínimo de 1,60 x 1,00 metro y de un máximo de 3,20 x 2,00 metros en los respectivos extremos del zoom. De 75 a 150 pulgadas de diagonal, que cuadra bastante bien con los datos oficiales. En estas circunstancias no fuimos capaces de percibir faltas de uniformidad entre el centro y las esquinas de la imagen.

 

Por distancia mínima de enfoque se pueden crear imágenes de bastante menos de las 40 pulgadas tabuladas en la información técnica. Pero no tiene mucho sentido, y menos en un equipo de este tamaño (aprox. 50 x 50 x 17 cm) y posibilidades. Sí es de reseñar que por diseño del sistema de ventilación, y aunque hicimos nuestras medidas desde la trasera del proyector, éste no se debe instalar pegado a ningún panel o pared por su parte trasera, ya que existe un flujo de aire que precisa de un espacio libre por detrás.

 

Por otro lado, y por si 300 pulgadas se nos quedase corto, disponemos de opciones como el degradado de bordes y la sincronización de color (EdgeBlending y Color Match), de forma que se pueden configurar dos proyectores en paralelo para crear imágenes súper-panorámicas. Para facilitar esta configuración, resulta de gran ayuda el software de control remoto que permite gestionar el proyector desde un ordenador. Y no sólo eso, sino que uno de sus puertos Ethernet también puede actuar como entrada de señal. Una vez bien ubicados y ajustados, la transición entre las dos imágenes es imperceptible. Para asistir en esta labor se cuenta con distintos patrones de prueba que facilitan esta delicada labor. Lógicamente, estos patrones también están disponibles para hacer los ajustes de geometría aunque se estén configurando en instalaciones individuales.

panasonic_proyector_negro

Y hablando de ayudas, nos hemos encontrado con una sorprendente e interesante función de monitor de forma de onda, que nos proporciona la representación gráfica de los niveles de luminancia global o por canales RGB de forma independiente, para poder asegurar que la imagen que estamos representando se encuentra dentro de márgenes o hacer un ajuste correcto de los niveles de blanco y de negro para optimizar el resultado visual. Hace la representación por línea y se puede desplazar para obtener el resultado de cualquiera de las 1200 líneas horizontales. Eso sí, de una en una.

 

Respecto a las conexiones, disponemos de una amplia variedad acorde con las pretensiones de resultar útil en multitud de entornos y usos diferentes. Así tenemos desde una simple entrada de video compuesto, 2x VGA, 1x DVI-D, 2x HDMI, y la ya mencionada Ethernet con protocolo Digital Link. Este protocolo es una extensión de la tecnología HDBaseT que permite transmitir por el clásico cable de red de par trenzado video, audio, Ethernet y datos en serie.

 

Lógicamente, se cuenta con las correspondientes entradas de audio para que el propio proyector haga la conmutación y se pueda dirigir cada audio al amplificador que tengamos instalado cuando se haga un cambio de entrada sin más intervención por nuestra parte. Otro complemente es que el segundo puerto VGA actúa como entrada, o alternativamente como salida para puentear la primera entrada VGA. Cuando disponemos de más de una entrada conectada el equipo proporciona funcionalidad PiP (Picture In Picture, imagen sobre imagen).

 

Otra de las características interesantes, y decisiva a la hora de evaluar los costes de mantenimiento, es que la vida de la lámpara está prevista para 20.000 horas de uso. Que dicho así suena bien, pero que si lo traducimos a 8 horas diarias, durante 5 días a la semana, nos proporciona una vida útil en el entorno de los ¡10 años! Si además consideramos que todo el conjunto óptico está sellado para minimizar la entrada de polvo, podemos esperar que esos 10 años estén libres de este tipo de problemas. Por otro lado, este sellado permite que la ventilación sea más eficiente y menor el ruido, estando catalogado en 29 db.

 

Este equipo está pensado para ofrecer un amplio abanico de posibilidades de uso, con la única limitación de su escasa portabilidad por tamaño y peso. Por lo demás, apto para prácticamente todas las necesidades. Por ejemplo, pensando en los clientes corporativos, se puede cargar un logo para que sea la imagen que se muestra cuando se enciende el proyector. O la función de fundido, que permite apagar y encender la imagen de forma suave y gradual, para facilitar las transiciones presentación/ponente en espacios donde hay algún tipo de escenografía. O el uso en entornos donde no hay control sobre la luz ambiente, como salas de reuniones o aulas de centros de formación. O el modo ECO, que reduce la potencia máxima de la lámpara para prolongar su vida útil, pensando en casi todo tipo de usuarios.

 

Desempeñará un gran papel en todas aquellas aplicaciones donde una buena reproducción de color sea importante y destaca en aquellas en las que añadir grandes dosis de iluminación sea decisiva. Como decíamos, un equipo brillante.

 

Por Luis Pavía.

ETIQUETAS:
Albalá fabrica los
Live IP Studio