HomeActualidadParticipación española en IBC 2019

Participación española en IBC 2019

Logo de Ametic, patronal, e IBC, feria en la que parte de sus integrantes expondrán

Por Ametic, patronal representante del sector de la industria tecnológica digital en España.

Si hace unos pocos años hubiésemos tenido que imaginar el tremendo cambio al que se iba a ver sometido el sector del broadcast, es muy posible que nos hubiésemos quedado cortos en todas nuestras predicciones. Hace menos de una década ni tan siquiera habíamos apagado la televisión analógica. Lo más avanzado en el sector eran emisiones en HD (en algunos casos, experimentales) por TDT, por satélite y, de manera incipiente, mediante cable/fibra y ADSL. Los televisores planos empezaban a llegar masivamente a los hogares y los smartphones comenzaban discretamente su andadura, con capacidades audiovisuales todavía muy limitadas. En radio, a su vez, teníamos un DAB poco más que testimonial y una distribución online cuyo consumo resultaba (y resulta hoy también) poco significativo.

Acostumbrados como estábamos a grandes modelos basados en estándares de elevada estabilidad temporal, con productos de electrónica profesional basados en amplios periodos de amortización y largos ciclos de vida, contemplar tan sólo el escenario actual ya produce cierta sensación de vértigo. Y no hablemos del largo-medio plazo, con una TDT garantizada hasta 2030 en un escenario post segundo dividendo que se revisará, con toda seguridad, en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2023. O de una radio mayoritariamente consumida de manera analógica en el planeta, convertida en el gran anacronismo de los servicios de telecomunicaciones en lo que llevamos de siglo XXI.

La transformación que vivimos no sólo está cambiando reglas de juego en el sector, sino que también está consiguiendo unas eficiencias tales que tiende, de facto, a generar oligopolios potentísimos. Valga, por ejemplo, el caso de las OTT, que están logrando no sólo eliminar en la cadena de distribución a elementos considerados imprescindibles hasta hace poco, sino que incluso grandes majors opten por ese modelo para la distribución directa de sus productos. Tal es la oferta de OTTs en Estados Unidos que se ha comenzado a hablar de burbuja, con ciudadanos suscritos a varias (o muchas) de ellas y con una oferta tan grande que ni siquiera saben qué ver. También cabe mencionar el aumento de distribución de vídeo en streaming utilizada por las grandes redes sociales, intentando competir (por ahora, sin mucho éxito) con la tradicional emisión televisiva de acontecimientos en directo.

Banderolas que dan la bienvenida a la edición 2018 de la feria IBC Show

 

Si bien hace algún tiempo era la cloudificación de lo que todo el mundo hablaba, es ahora la ultra personalización uno de los santos griales del sector. Con utilización masiva de Big Data e Inteligencia Artificial para efectuar recomendaciones cada vez más acertadas y con interfaces basados en asistentes que interpretan cada vez mejor lenguaje natural humano. Y ello, claro está, en todo tipo de dispositivos, desde smartphones hasta televisores pasando por altavoces inteligentes.

En la parte del consumidor, las pantallas son cada vez mayores y aunque la UHD no termina de cuajar en 4K a nivel mundial, el 8K parece que comienza a cobrar protagonismo. Al menos, en lo que se refiere a las primeras aproximaciones en televisores de gran tamaño y con precios aún muy elevados para el ciudadano medio. Es, quizá, uno de los signos de los tiempos: la enorme velocidad de evolución puede llevar a algunos a plantear un cambio de escenario sin tener razonablemente implantado el previo.

Por otro lado, las promesas que todos hemos escuchado sobre el 5G parecen, a su vez, ser el pegamento que dará cohesión a las últimas fronteras… hasta la llegada, claro está, del 6G en 2030. Da igual que se trate de entornos de producción, de contribución, de IoT para determinadas aplicaciones o, por qué no, hasta de distribución masiva de contenidos a través de redes cuyos estándares o casos de uso aún no se han normalizado. El impulso a nivel mundial es más que evidente y concentra gran parte de la energía transformadora.

Súmese a eso que un escenario IP con multitud de nuevos dispositivos proporciona un mayor número de puntos de acceso susceptibles de sufrir un ciberataque. De ahí que una de las preocupaciones crecientes se centre en la ciberseguridad, máxime cuando cada vez se maneja un mayor número de datos críticos y/o enormemente sensibles, con clara tendencia al alza.

Uno de los pabellones del IBC 2018 con varias empresas exponiendo

Aunque este impulso parece, en sí mismo, provechoso y no responde más que a la trasposición sectorial de la digitalización que vive la propia sociedad, ello no significa que no debamos estar muy atentos a toda la evolución que tenemos por delante y con un fuerte ciclo inversor previsto para 2021-2022, periodo en el que todo apunta hacia la eclosión del 5G standalone. Eso sí, teniendo en cuenta que tan sólo tendrán sentido en 5G standalone aquellos casos de uso realistas susceptibles de ser comercializados de manera rentable y que no puedan atenderse con las actuales redes de telecomunicaciones.

Sabemos que todo está cambiando, sí. Pero también sabemos que la industria española aporta parte de la materia prima que hace posible ese cambio en el entorno del broadcast. Su apuesta continúa siendo clara y su oferta así lo atestigua, con resultados relevantes a nivel mundial y con proyectos emblemáticos en los que nuestra industria es (y seguirá siendo) capaz de ser competitiva en escenarios cada vez más cambiantes compitiendo con grandes marcas.

Pocos sectores españoles tienen un carácter tan netamente exportador como el de nuestra industria de tecnología audiovisual. Por ello, un año más, AMETIC coordinará su participación en la feria internacional IBC, uno de los tres grandes eventos a nivel mundial en los que se muestra toda la cadena de valor del audiovisual. En esta edición, serán 26 empresas las que acudan al certamen para mostrar al mundo sus novedades:

Para ello contaremos con AEQ, Anglatenic, Brainstorm Multimedia, Btesa,  Cinfo,  Cires 21, Egatel, Epic Labs, Gsertel, Itelsis, Jump Data Driven Video, MediaBank,  Ovide Smart, Percon, Promax Electrónica, Quobis Networks, Rymsa RF, Sapec, SGO, SteadyGum, Tedial, Tredess, Tryo Communications, Vector 3, Velvet y VSN.

Ello servirá para demostrar, una vez más, que nuestras empresas continúan siendo relevantes en un panorama mundial en el que, cada vez de manera más acentuada, tan sólo permanece en el mercado el que verdaderamente aporta valor.

Netflix lidera las a
Brainstorm vuelve a