HomeEquipamientoRed Lab, revolucionarios en tecnología y concepto

Red Lab, revolucionarios en tecnología y concepto

red lab

En este número de TM Broadcast hemos visitado a Red Lab. Una empresa con una clara vocación de servicio, orientada hacia la alta definición. Como principal activo, Red Lab cuenta con tres cámaras Red One. De todo esto hemos hablado con Juan Francisco Calero, Director Comercial y socio fundador de la compañía.
¿Cuál es el origen de Red Lab?.
La empresa la formamos dos socios que nos conocemos desde hace años, Mac  tiene mucha experiencia en el mundo del audiovisual,  lo ha mamado desde que era chaval  puesto que sus pa-dres trabajaban en TVE, así que lo ha vivido desde su infancia. Yo andaba metido en temas de comunicación, y hay un punto de encuentro puesto que los dos estábamos interesados en producciones sobre temas relacionados con el mundo automovilístico, y es a través de eso que nos conocemos. Entonces decidimos montar una productora, que se llamó Autodrome. Real-mente, dentro de esa productora se ha integrado Red Lab, digamos que Red Lab una marca que se ha integrado dentro de Auto-drome, aunque nuestra imagen y nuestra marca en el sector es Red Lab. Eso sí, ahora nosotros nos dedicamos a la producción de todo tipo de vídeos. A modo anecdótico, te diré que todo nació con la idea de crear un programa de televisión del que conseguimos hacer algún piloto, pero al final la idea no llega a buen puerto. Como producto, nosotros desde el principio apostamos  por darle mucha importancia y mucha calidad a la imagen, cosa que  en aquel entonces , estamos hablando de 2002, en España no había nadie dispuesto a pagar por ello, y nosotros no estábamos dispuestos a malvenderlo. Ahí sigue congelado, quien sabe. Aquel fue realmente el comienzo, Mac es un amante de las nuevas tecnologías, y desde el principio hemos estado mirando a la alta definición. Nos enteramos de que existía un proyecto, tremendamente novedoso, algo que realmente mucha gente pensaba que era un bulo, y se trataba del desarrollo de la cámara Red One. Estuvimos muy atentos, y vimos que había una oportunidad de negocio. Por un lado, la aparente eclosión del mercado de alta definición, que en España era inexistente y a día de hoy parece que empieza a despegar, junto  con el desarrollo de una nueva tecnología orientada a romper moldes.  Decidimos después de un estudio, que podía ser una buena oportunidad ,y nos tiramos a la piscina.  La cámara Red se empezó a repartir después del  verano de 2007, que es cuando nosotros recibimos la primara unidad. Tuvimos la oportunidad de poder hacer pruebas desde septiembre de ese mismo año, y fue  entonces cuando tuvimos acceso a una segunda cámara.  Desde el principio hemos estado trabajando con la cámara, en España hemos sido los primeros, y la verdad es que  estamos desbordados. La demanda real que estamos teniendo ha superado nuestras previsiones más optimistas, cosa que no es fácil  porque hemos montado un proyecto desde cero y parece que va funcionando.
¿Qué os diferencia de vuestra competencia?
Cuando creamos la idea de negocio, coincidimos en que queríamos huir de lo que nos encontramos nosotros, a la hora de tratar con los proveedores que dan servicio a las empresas del sector audiovisual. Nuestra idea era crear una empresa activa, no solo alquilar, que es lo que se suele ofrecer, te doy la cámara, tú te apañas con ella, me la devuelves,  y ahí se acabó la relación. Nosotros ofrecemos un asesoramiento en todas las fases de la producción, con un técnico incluso en el rodaje si lo necesitaras. Lo que queremos es ser un socio activo, el ofrecer  asesoramiento en el rodaje y en la postproducción, porque es muy importante el flujo de trabajo para sacarle el máximo partido a este tipo de equipos. Todavía no hay mucha gente con la formación necesaria para trabajar con estas tecnologías o para sacarles el máximo rendimiento posible en postproducción. La verdad es que esa era la excusa perfecta para crear una empresa  que abarcase desde el pre-rodaje hasta el producto acabado.
¿Esa forma de trabajar implica un cambio en el lenguaje visual?
Yo creo que el lenguaje visual no, pero hay una barrera, y es que a la gente le da miedo trabajar con estas cámaras, porque aunque parezca mentira, dicen que tienen demasiada definición. A nivel de estética la gente está acostumbrada al look suave y apagado del cine, porque de algún modo, las cámaras de alta definición están a otro nivel en cuanto a color por decirlo de algún modo. Al margen de eso, yo no creo que vaya a cambiar tanto la estética, como lo que es la forma de trabajar de la industria en sí, y especialmente en el sistema por el que nosotros  hemos apostado que es el sistema de la Red One. El abaratamiento de costes hace que mucha  gente que no tenía acceso a estos equipos, se plantee el usarlos ahora. Va a crecer exponencialmente la producción, e igualmente la gente que exclusivamente  trabajaba en cine va a pasarse también a la alta definición, porque si antes estaba por encima el cine y por debajo el vídeo, este tipo de cámaras entran por el medio, con posibilidad de tocar a ambos segmentos. Creo que la revolución viene por ahí, por la forma de trabajar.
¿Qué ventajas tiene la Red One?
Muchísimas, la más importante es el precio, tanto el de adquisición como el precio a la hora de trabajar con ella. Otro punto primordial, es que tienes una cámara de alta definición que permite trabajar con ópticas de cine,  cosa que hasta ahora en una cámara de vídeo de alta definición podía hacerse pero con limitaciones. Aquí tienes la misma profundidad de campo que con una cámara de cine, artísticamente  es una revolución importantísima. La tercera ventaja, es que los costes en postproducción se abaratan mucho, te saltas un montón de procesos  si lo comparas con el cine que es con lo que quiere competir la Red One. Resumiendo, tienes una cámara 100% digital, con un tamaño de fotograma similar al de un súper 35 mm, y unos costes sobre todo de postproducción bastante contenidos.
¿Con qué dotación técnica contáis?
Actualmente tenemos 2 cámaras, y vamos a tener una tercera con todo el equipo accesorio para hacer un rodaje 100% profesional,  para hacer por ejemplo una tv movie, una peli, una publicidad de alto nivel. Eso supone que  aproximadamente el coste del cuerpo de cámara, es una cuarta parte del total del equipo, y hay que multiplicarlo por tres cámaras que vamos a tener, la inversión es potente. Aparte está la zona de postproducción, con las dos máquinas de edición y etalonado. Vamos a tener varios monitores de grado 1,  dos estaciones de trabajo, una MAC de 8 procesadores y un PC con raid de alta capacidad de flujo con un  almacenamiento de 20 Tb, una pantalla, y un proyector, ambos de alta definición también. Esas son las 4 inversiones más potentes. La calidad de los monitores es alta para poder realizar trabajos cinematográficos que es a lo que aspiramos.
¿Qué mercado se ha interesado más por vuestros servicios?.
Hasta la fecha el más interesado es el mercado publicitario de segmento alto, donde es muy crítico el timing de trabajo, y donde los presupuestos son amplios. En estos proyectos la gente se mete en postproducciones potentes,  y están más acostumbrados a trabajar en un entorno digital. Digamos que ese es el sector que antes se ha quitado el miedo a trabajar con estos equipos. Está empezando a haber mucho interés en el mundo del cine, estamos empezando a tener negociaciones en ese sentido. El siguiente paso es que, a partir del verano se empiecen a hacer películas con la cámara, pero desde luego que es el mundo de la publicidad el que primero se ha interesado, y el que realmente se puede aprovechar de esta cámara por cómo es su flujo de trabajo. También porque la mentalidad, está más avanzada en mundo de la publicidad que en el del cine. Y luego está la televisión, que es un mundo que nos interesa y mucho, pero es de los tres el que menos se está moviendo por ahora en la producción en alta definición. Estamos seguros en que en un plazo de un año o año y medio,  los grandes monstruos de la televisión van a estar trabajando con cámaras Red One. La verdad es que estamos a la expectativa tanto por la televisión como por el cine. En cuanto a televisión tenemos ahora el proyecto de Canal + HD. Sé que hay otros proyectos por ahí en fase de  pruebas,  y habrá que ver cómo se van solucionando dos temas. Uno es la generación de contenidos, ver  quién es el que se atreve a comprar contenidos en alta definición y a qué precio. Y el otro, la introducción o penetración de los aparatos de proyección de alta definición, porque que en definitiva,  no sirve de nada tener un medio de alta definición si no tienes luego donde verlo. En Estados Unidos está totalmente digitalizado, todo lo que es el grueso de las salas de proyección, y aquí tenemos cuatro sitios donde podemos proyectar en digital. La verdad es que, lo que tarde en desarrollarse el tema a nivel masivo no nos preocupa mucho, porque la alta definición trae tantas ventajas a nivel de producción, que independientemente  de que el trabajo vaya a terminar al final ,en un DVD en lugar de en un Blue Ray,  la gente va a apostar  por los equipos de Alta Definición porque realmente son ventajosos. Así que independientemente  de lo rápido que se desarrolle el mercado, desde luego el interés de la industria por la alta definición  es bestial ahora mismo, nosotros estamos desbordados.
¿En qué proyectos estáis trabajando?
Te puedo decir proyectos bonitos e interesantes en los que hayamos trabajado últimamente.  Todo lo que se va a proyectar en el pabellón de Andalucía en la Expo 2008, está grabado en cámaras de alta definición de Red Lab. Ese es un proyecto muy bonito. Ahora mismo estamos en negociación de varios largometrajes, alguno de ellos muy candente,  pero ahora mismo no te puedo dar más datos. Nos hemos centrado hasta ahora en el mercado de la publicidad, y el siguiente paso es el cine. También hay alguna serie de televisión  que se encuentra actualmente en fase de negociación. A modo de curiosidad lo que si te puedo decir es que, a nivel de televisión de momento los únicos contactos que hemos tenido, han sido exclusivamente con televisiones autonómicas. No ha habido ningún tipo de acercamiento con un medio, digamos, nacional. La impresión que tenemos es que las televisiones están un paso por detrás del mundo de la publicidad, les suena que existe esto pero no acaben de creérselo. Las autonómicas están un pasito por delante en ese sentido.
¿Cómo es la inversión que habéis realizado?.
Somos pequeños, todo el capital es aportado por los dos socios. Eso es importante, porque es una de las  diferencias que aporta esta tecnología. Hace 15 años la inversión habría sido tal, que no podríamos haber creado esta empresa, la inversión es potente pero no podemos comparar el gasto de comprar una cámara de alta definición de las de antes. Realmente nos codeamos con las grandes empresas de servicios de España, teniendo un tamaño pequeño. Lo que nos diferencia, y lo que hace que nos podamos enfrentar a ellos, es por una parte el tipo de equipo que ofrecemos, que es exclusivamente de alta definición, y segundo el servicio integral  de asesoramiento en todas las fases del proceso, cosa que no hacen otras empresas.  De esa manera podemos estar bien situados frente a otras grandes apuestas,  sobre todo teniendo en cuenta que el mercado de la alta definición en España empieza, y todos estamos en el mismo punto en la parrilla de salida.
¿Qué más nos puedes decir de la Red One a nivel técnico?.
Básicamente,  la Red One es una cámara de alta definición, capaz de grabar a 4k de tamaño, el equivalente en cine sería súper 35mm. Resaltar que 4k respecto a 2k, es el cuádruple de tamaño no el doble. Todo eso, grabando en una tarjeta compact flash, o en un disco duro, que son propios de Red pero que no son soportes cerrados. Si tuvieras una cámara con una tarjeta o un disco equivalente en prestaciones técnicas, podrías utilizarlo también. Es decir, es una cámara totalmente abierta. También es la primera cámara del mundo que se actualiza vía firmware, es decir, te compras la cámara, y cada dos meses te vas bajando las actualizaciones sin que tengas que cambiar de equipo. Esto es un bofetón enorme a las grandes multinacionales del mercado. El precio del producto es absolutamente revolucionario, el cuerpo de cámara vale 18000 dólares.  Una cámara de alta definición hasta ahora valía unas diez veces más,  pero eso no quiere decir que el equipo de rodaje sea barato. La cámara anda por los 90000 euros con todos los accesorios para poder rodar. Y a nivel postproducción, el hecho de grabar en datos, hace que se ahorren muchísimos recursos y muchísimo tiempo a la hora de manejar el material.
Eso no quiere decir que se pueda hacer con cualquier máquina, porque lógicamente grabando a 4K el tamaño de lo que grabas es bestial, la cámara tiene un formato de compresión especifico que es equivalente al JPEG 2000, que tiene mucha calidad, y que permite que puedas grabar en un formato estándar, y eso hace que no necesites un sistema enorme de discos duros, para poder captar todo ese flujo de información tan bestia que capta el sensor de la cámara.
Como curiosidad, el propietario de Red es el mismo que de las gafas de sol Oakley.

ETIQUETAS:
Conceptos fundamenta
Sogecable, apuesta p