HomeDivulgaciónSistemas de tráfico y gestión broadcast

Sistemas de tráfico y gestión broadcast

Sistemas de tráfico y gestión broadcast

Sistemas de tráfico y gestión de derechos

Lo primero que hay que tener en claro es que este tipo de sistemas ahorran y agilizan los trabajos de gestión de publicidad, gestión comercial y de derechos de los contenidos, planificación de las emisiones y control de los elementos emitidos. También gestiona las parrillas o escaletas de emisión, es importante el tipo de canal, ya que no es lo mismo un canal generalista que uno temático.
En este artículo analizamos el modelo generalista ya que al ser el más complejo nos da una idea más amplia.
A tener en cuenta, a la hora de explotar e instalar un sistema de estas características, es importante elegir muy bien tanto la solución software, como el fabricante que la respalda, como al integrador. Todos estos sistemas requieren de una customización o personalización que son la clave del éxito o fracaso en la implantación de un sistema de estas características, un sistema de gestión Broadcast debe ser ampliamente personalizable, dado que ningún mercado es igual a otro ni ninguna cadena es igual a otra.
Un simple excell puede hacer escaletas, pero solo un sistema como los que vamos a tratar puede evitar errores humanos, gaps, overlaps, duplicaciones,… hacer escaletas de forma inteligente, manual o automática, ínteroperar con la continuidad, prepara y mover los materiales de un archivo a la emisión, gestionar campañas, analizar resultados, manejar gross rating points (posible número de impactos de una campaña publicitaria expresado en porcentaje de la audiencia objetiva o target de audiencia), etc. Todo ello requiere un estudio pormenorizado de los requisitos de la televisión, así como un análisis de las necesidades de explotación, el uso final que se quiere obtener con el sistema, etc.
En un sistema de gestión de tráfico es importante tener una visión directa, rápida y clara de la programación, la disponibilidad de los espacios y tiempos disponibles para introducir spots, o promociones y la gestión de las ventas comerciales.

Cómo funciona un workflow típico en un sistema de tráfico

Primero con una cierta antelación se generan las parrillas, con la información que se tenga hasta ese momento que normalmente es escasa. Conforme van llegando los materiales y soportes para emisión, o el OK a un material desde el departamento de publicidad, compras y adquisiciones, se va confeccionando y acotando la parrilla. Cuando ésta tiene ya una estructura avanzada, pasa a denominarse escaleta en la que ya figuran tiempos absolutos para el comienzo de una emisión y para los programas, tanto grabados como en directo, etc. (aunque un programa sea en directo puede tener también patrocinios o spots que hay que controlar y gestionar de forma centralizada).
Un canal generalista, normalmente se estructura en base a la piedra angular de la cadena, tradicionalmente los informativos, esto solo se rompe en el caso de los canales de tipo temático o ante acontecimientos deportivos o de un alto interés donde la programación gira de forma diferente a la norma.
Por tanto lo primero a programar en la escaleta genérica son los antiguamente inamovibles informativos, y los programas estrella de máxima importancia (por ejemplo las series de televisión que hoy día acaparan semanalmente grandes picos de audiencia).
Tras esto se añade el resto de programas de la cadena y sobre ellos los spots, sponsores y demás publicidades que hasta hoy y de momento generan el mayor ingreso económico de una  cadena generalista en abierto, bien de ámbito local, regional, nacional o de TDT.
La confección de las escaletas para la emisión se realizan teniendo en cuenta diversos factores que varían dependiendo del anunciante, la integración con el sistema de emisión es muy importante si se quiere dar una agilidad y disponibilidad mayor al anunciante, esto se aprecia sobre todo en los eventos que la entrada o salida de emisión son de tipo manual, o eventos en directo, donde no hay una seguridad total de cuanto dura o cuando empieza, para ello la automatización de parrillas no es válida, teniendo que realizar el trabajo de forma casi artesanal apoyándose en materiales de relleno denominados ajustes, estos pueden ser imágenes de animales con música, videos musicales, … o piezas de humor de corta duración con principio y final, en definitiva clips que rellenen un vacío en la escaleta dejado por un programa en directo que no ha tenido una buena planificación automática o cuya continuidad no está enlazada automáticamente con el sistema automatizado de tráfico.
Existen también sistemas que permiten generar una programación de forma automática, en base a unos parámetros preconcebidos, esto es interesante en canales temáticos, por ejemplo musicales.
El módulo de compras debe tener las herramientas adecuadas para poder controlar la entrega y devolución de los materiales audiovisuales contratados a las productoras o distribuidoras, teniendo especial atención a elementos como doblaje, sonorización, subtitulado, etc. Sin los que el material no está listo para añadirse a la programación en la escaleta, si bien en la parrilla se añade con una identificación de color que indica la no disponibilidad total.
La visualización de estos sistemas debe ser por horas, diaria, semanal mensual o incluso anual, permitiendo una programación a largo tiempo.
El sistema de gestión de los módulos de publicidad, debe permitir la introducción de la publicidad de forma automática siguiendo los parámetros de contratación, como por ejemplo, franja horaria, canal sobre el que se emite, elementos o géneros que no pueden estar en el mismo corte publicitario, posición respecto al comienzo del corte, etc.
Existen soluciones que incluyen formulas de imaginar escaletas a modo de ensayo, son las escaletas de prueba, en inglés son los casos What If? (¿Y si?)… permite analizar el escenario, introducir contenidos, extraer costes, etc., y sacar conclusiones en base a estas escaletas de ensayo, tras las que saldrá la escaleta definitiva.
Debe manejar correctamente las prioridades de los spots, ya que no todos tienen el mismo valor ni el mismo tipo de contratación, normalmente el que primero se contrata, primero se programa.
Dentro de la planificación de un nuevo programa, se pueden definir por ejemplo diversos parámetros, como Target de audiencia, franja horaria en la que ese target consume la televisión, ingreso per cápita de este target, promedio de gastos mensuales de el target en un genero de consumo determinado… con estos parámetros en un algoritmo determinado sacamos un resultado que permite a un anunciante tener una mayor certeza de que su mensaje puede llegar al publico que le interesa, de poco sirve emitir un anuncio de un coche deportivo en un programa infantil a primera hora de la mañana.
En el diseño inicial y posterior explotación se irán creando una serie de reglas para ayudar a la gestión y minimizar al máximo la operación humana.
Debe permitir un control de costes por cada inserción publicitaria, ordenando los resultados por cualquiera de los parámetros que se hayan configurado como: anunciante, campaña, género, producto, año de producción, etc.
Publicación de la programación en la EPG a través de la información introducida previamente en el sistema de tráfico. Publicación en teletexto o Web de la información de cada  evento de emisión, todo ello  debe ir contrastado con la emisión real y el reporte de lo emitido, bien a través de un As Run Log o bien a través del nuevo estándar de comunicación BXF que veremos más adelante.
El sistema debe poseer una gestión eficaz de usuarios, derechos  y accesos, ya que dentro de este sistema se encuentra información de carácter restringido y sensible que solo usuarios con ciertos derechos pueden ver o manejar.
Es apreciable el aumento de soluciones con mayor interacción directa del cliente final, bien sea directamente un fabricante o una agencia de gestión de publicidad, informando de los espacios publicitarios disponibles, y llegando incluso a permitir la adición de spots de manera casi inmediata a través de un portal web con acceso restringido y controlado; de esta manera un cliente que analiza posibles huecos donde insertar su publicidad lo puede realizar de forma inmediata [lógicamente para ello el spots debe estar previamente insertado y digitalizado en el sistema de emisión].
La facturación semi automática es un elemento clave para la gestión económica de una televisión, sobre todo privada, el sistema controla, gestiona y administra la facturación de los anunciantes, emitiendo las facturas correspondientes y gestionando el cobro de las mismas.
Un elemento de valor añadido para los anunciantes es el reporte de la emisión que hoy día gracias a los sistemas de copia legal como Createcna puede llevar asociado un vídeo de baja resolución que prueba y demuestra cuando se ha emitido y cómo ha quedado entrelazado en el conjunto de la emisión, esto puede ser importante en anunciantes que consideran vital no solo su anuncio sino los anuncios que existen en el mismo corte.
Dentro de la complejidad de lo que denominamos un sistema de tráfico existen módulos complejos que sirven para analizar el mercado, tanto el propio como el ajeno, hacer estudios de mercado, análisis de audiencias y permite sacar unas conclusiones respecto a la información demandada y un acercamiento mayor a lo que el espectador ve o quiere ver o incluso consumir… Veremos qué sucede con la tecnología en ciernes de la TDT que permitirá la ínter actuación del espectador ante un producto anunciado que puede ser de su interés, como sucede con Internet.
Otra fuente de ingresos que estos sistemas deben controlar perfectamente además de la publicidad es la compra, venta y gestión de licencias y derechos de emisión para programas tanto propios como adquiridos en propiedad, el caso más claro serían los acontecimientos deportivos. Dentro de este módulo existen submódulos para la gestión de una producción interna, control de proyecto, gestión administrativa y de personal, control de costes, pagos, etc.
La integración de un sistema de tráfico con el sistema de continuidad debe ser lo más rápido, claro posible para ello se ha venido utilizando un importación/ exportación de archivos de log o históricos de la emisión real, que se importan en el sistema, pero esto ya pertenece al pasado gracias al estándar de intercambio de información BXF.

Sistemas de entrada de material, ingesta y videoteca

Como elemento modal dentro de un sistema de gestión Broadcast, se encuentra la entrada de materiales, bien sea en las clásicas y marchitas cintas Betacam, o en modernas tarjetas de memoria, soportes ópticos, discos duros, ficheros o envíos externos a través de vídeo, todos ellos necesitan ser gestionados y controlados por un sistema central.
Tanto las cintas de vídeo, como los clips o ficheros en entornos tapeless requieren:
Al contratarse un material, éste se da de alta en la base de datos, puede hacerse incluso antes de tener el material físicamente, bien sea en una cinta de vídeo, soporte de memoria, o fichero a recibir vía transferencia o en banda base. El sistema puede planificar la entrada de ese material con una antelación que minimiza los tiempos de operación (Booking).
Con el material dado de alta, se introducen una serie de campos obligatorios para identificar el material, como el título o uno vital en la mayoría de las televisiones denominado Video ID o identificador único de cada material, que puede estar compuesto de diversos condicionales como fecha, género, origen, destino, canal, programa, etc.  todo ello resumido en el menor número de caracteres alfanuméricos posibles.
Tras esta catalogación menor, el material ya existe. Una premisa en todo entorno de producción que indica que un material que no tiene metadata alguna es un material que aunque esté cien veces repetido en un sistema éste no existe, dado que no se puede buscar y por tanto recuperar. Solo la casualidad o el azar permiten excepciones a esta regla.
Tradicionalmente con la entrada, las cintas de vídeo o de soporte se etiquetan con una pegatina que posee un código de barras, esto está en proceso de desaparición pero todavía quedan muchos soportes, por lo que es un elemento aún necesario en un sistema de gestión.
En la entrada de un material pueden existir dos pasos, uno de precatalogación mínima al recibir el material y otra de catalogación profunda para darle una riqueza adicional al material recibido.
Entre esta catalogación extensa, hay una a la que se le da un segundo nivel de importancia, que es la ficha, tanto técnica como artística o argumental. Con esta información como la sinopsis o los actores, director, etc. se crea la EPG o guía de programación electrónica que aparece en los decodificadores tanto de satélite o cable como de la TDT, por tanto conforme aumenta el consumo de TDT aumenta la importancia de la EPG.
Además de la publicación en la EPG esta información es interesante de publicar en web y para ello los sistemas de gestión permiten el manejo, edición, control y publicación de ficheros de intercambio en formato XML.
En los sistemas basados en cinta, no existía la ingesta, posteriormente aparece en el sector con la proliferación de los vídeo servidores (que ya hemos tratado en un número anterior de TM Broadcast) esta tarea era típicamente realizada por operadores de vídeo del área de emisiones, ya que estos servidores se empleaban mayoritariamente para la emisión de eventos de corta duración como promociones o anuncios.
Con la llegada de los sistemas sin cinta «tapeless», la proliferación de los servidores de alta capacidad, los sistemas de archivo profundo automatizados, la ingesta toma un carácter de mayor protagonismo siendo el responsable primero de que los materiales introducidos en un sistema estén en las mejores condiciones de calidad posibles.

Preparación y control de calidad

La preparación de los contenidos se agiliza, gracias a sistemas de almacenamiento IT en SAN, NAS o del tipo Broadcast como Omneon, los ficheros una vez ingestados están disponibles para su tratamiento, tanto de producción, postproducción, promos, etc. como para la catalogación documental y la segmentación orientada a emisión. Un mismo programa puede irse a publicidad en infinidad de cortes, y gracias a la disponibilidad compartida, un programador puede analizar el material y determinar en el sistema de gestión Broadcast cual es el corte óptimo para cada segmento publicitario de cada escaleta.
El control de calidad de una señal es otro factor importante que puede realizarse de varias maneras.
La primera es controlar la señal de origen y solicitar su mejora de ser posible.
La segunda sería analizar los ficheros ingestados a través de un sistema QC automático como el Cerify de Tektronix o el Quic de Harris. Esto da un resultado extenso de la calidad objetiva orientada a la señal técnica.
Atravesados estos dos estadios queda el control de calidad subjetivo y el control de contenido, que solo puede realizarse por personas.
Una vez atravesados todos los controles y posteriores modificaciones de ser necesario, el material está listo para emitirse.

Sistemas de emisión

Los sistemas de emisión de los que ya hemos hablado en pasados números de TM Broadcast, necesitan irremediablemente una comunicación fluida y bidirecional con los sistemas de gestión Broadcast y de tráfico. En una televisión actual se requiere una integración de alto nivel.
La emisión de eventos en el último minuto puede ser clave para la programación o contraprogramación televisiva, aquí el módulo de integración con la emisión de un sistema de tráfico es clave en su interrelación con el sistema de emisión.
Tradicionalmente el departamento de programación bajaba unas escaleras para entregar una nueva escaleta al operador de continuidad, hoy día, gracias a la integración de los sistemas, el departamento de programación puede modificar directamente la emisión, eliminando posibles fallos de intervención humana, y permitiendo al operador concentrarse en la tarea de supervisar y controlar que lo que se emite es correcto en continente y contenido, ofreciendo así el máximo de calidad. Si no se ha optado por una solución única perfectamente integrada, esto se puede realizar bien a través de un sencillo intercambio de ficheros xml, a tráves de intercambio de tablas en las bases de datos o gracias al estándar BXF.
El sistema de tráfico y gestión moderno debe estar permanentemente interconectado con el sistema de emisión, llegando en el mejor de los casos a tener acceso directo a los contenidos online, bien en alta o baja resolución.
Para ello existen diferentes soluciones,
Soluciones integradas que incluyen todas las aplicaciones necesarias, un todo en uno.
Otra opción es contar con componentes de diferentes fabricantes e interconectar intercambio de ficheros XML con formatos compatibles, a través de una simple carpeta compartida «hot folder» la cual está continuamente monitoreada y en cuanto se salva un cambio éste se refresca en la otra aplicación.
A través de estándares de comunicación como son el protocolo MOS, el MXF y el BXF.

Sistemas de gestión de producción

Gestión de los flujos de trabajo de producción, para un control de los costes, gastos y facturación de una producción audiovisual.

Sistemas mam y archivo

Los sistemas de MAM o Archivo deben integrarse perfectamente con un sistema de Gestión Broadcast, si bien con el sistema de gestión de Tráfico no es necesaria un intercomunicación directa, sino pasando a través del sistema de Emisión.

El formato BXF

Un grupo de fabricantes Broadcast, desarrolladores de sistemas de tráfico, automatización, Gestión de Programación y distribución digital se organizan para desarrollar un protocolo estándar que aumente y mejore la comunicación entre todos sus sistemas. El grupo está formalmente organizado por la SMPTE como S22-10.
La meta es eliminar las barreras de intercomunicación que se producen entre los diferentes fabricantes, ya que cada uno utiliza un formato propietario de intercomunicación. Viene a ser lo que el MXF para la media pero en este caso para la metadata.
Hasta la fecha los métodos de intercambio son obsoletos, desarrollados sobre la marcha ante el avance imparable que se ha producido en el mundo IT del Broadcast.
Tras un año de reuniones cada dos semanas y arduo trabajo de coordinación y desarrollo, se crea el diccionario de los datos a tratar, un documento que define la información que se va a manejar con la media.
Tras esto se realizan trabajos para desarrollar el esquema XML, generar la documentación, la arquitectura de comunicación, estudio de los casos prácticos y los posibles problemas de seguridad.
Tras esto nace el acrónimo BXF «Broadcast Exchange Format».
El 1 de Abril de 2008, la SMPTE valida el estándar de comunicación como SMPTE Standard 2021.
El Workflow que el BXF puede mejorar está dividido en seis partes:
1.    Contratación de materiales de emisión, programas, publicidad…
2.    Adquisición, o Ingesta de los materiales, bien desde un cinta de vídeo, desde una señal de satélite, transferencia o producción propia.
3.    Preparación, control técnico de calidad, control de contenido, trimado o segmentación para los cortes publicitarios.
4.    Emisión de los eventos grabados previamente o de directos.
5.    As Run, reporte de la actividad de la emisión para contrastar con los diferentes sistemas de tráfico.
6.    Archivo (este punto puede ser tanto el sexto como el primero de la lista), los elementos con la calidad óptima para la emisión se archivan para una posible emisión, o re-emisión. Si el material se ha emitido y no se poseen derechos sobre él, se procede a su borrado, devolución o eliminación.
El BXF interconecta:
–    Sistemas de Gestión de la Programación
–    Sistemas de Tráfico
–    Sistemas de entrega digital en ficheros
– Sistemas Automatización
Cada uno de los sistemas genera información que necesita ser refrescada al instante en cada uno de los sistemas involucrados en el flujo de trabajo de una televisión.
Las categorías de la metadata del BXF se dividen en:
– Metadata de Inventario
La metadata que puede describir un elemento de vídeo varía, dependiendo de su tipo. El área de programación tiene nomenclaturas  descriptivas diferentes a los empleados por ejemplo en los sistemas de emisión. La metadata descriptiva de este tipo se denomina generalmente Metadata de Inventario, son campos como el ID, VideoID; título, Fechas, SOM, Grupo de Archivo…
–    Metadata del Evento
La metadata que puede describir los eventos, también puede variar. Un evento define una instancia de vídeo o audio que se reproduce o graba. Los sistemas de emisión requieren una precisión al frame de cuándo y dónde se van a reproducir, y es el sistema de gestión o de tráfico quien se lo indica. La metadata descriptiva de este tipo es por ejemplo, ID de Canal, Fecha de la escaleta, tipo de evento, forma de arranque del evento, descripción del evento, duración de la fuente del evento, versión del evento, …
–    Metadata de mensajes internos del BXF
Ya que el BXF es intrínsicamente un sistema de mensajes, utiliza una serie de campos en la metadata reservados para mensajes de identificación e información de seguridad.

TXT: Asier Anitua Valluerca
La justicia anula el
Principios de televi
Rate This Article: