HomeLaboratorioSony F350, alta calidad asequible

Sony F350, alta calidad asequible

Sony F350

El mercado cada vez ofrece más opciones a quien quiera comprar una cámara de video profesional. La evolución es constante y nada indica que se vaya a ralentizar, la Sony 350 es un perfecto ejemplo de ello. Formato XDCAM EX, sensor CMOS de 2/3 y configuración de hombro. Un producto rotundo destinado a un público muy concreto.
A primeros de 2008 Sony sorprendió al mercado con la EX1, media pulgada en el sensor, óptica 100% manual y exclusivamente formato HD sobre tarjetas de memoria sólida. La calidad de esta cámara por debajo de 6.000 euros hacía que otras opciones mucho más caras fuesen cuestionables. Las tarjetas representaban un coste muy relevante respecto al precio del camcorder como ya ocurría con las tarjetas P2 de Panasonic, pero dos años después el precio de ésta es más acorde, y además, existen opciones más baratas en función de la durabilidad de dichas tarjetas. Poco tiempo después Sony presento la EX3, mismo sensor y misma óptica, pero ésta era intercambiable, lo que abría la posibilidad de emplear ópticas broadcast de media pulgada o de 2/3 mediante un adaptador, en este último caso la focal se multiplica por 1,375 aproximadamente. La ergonomía se encuentra a medio camino entre una cámara de hombro y una de mano. Algo muy similar a las legendarias Canon XL1 y sus sucesivas actualizaciones tanto en definición estándar, (XL1s y XL2), como en HDV, (XL H1, S). Pero se echaba en falta una configuración de hombro convencional, ya que Panasonic incluía en su catálogo la 500, algo a medio camino entre definición estándar y alta en 2/3 de pulgada y un poco más tarde la 301, cámara de hombro pero de 1/3 de pulgada. Ciertamente Sony tenia las 330 y 350, (335 y 355 después),  anteriores, pero con sensor de ½ pulgada y tamaño HDV, 1.440 x 1.080, excelentes cámaras pero ya desfasadas para las expectativas de los profesionales.
En el Broadcast de Noviembre de 2009 vimos la primera unidad de la Sony 350. Una cámara sólida, con un cuerpo muy similar a la 700. 1.920 x 1.080 en 50i y 25p. La primera impresión es de cámara potente, bien acabada en todos los aspectos, bien equilibrada al hombro. No vemos plásticos endebles, sus conectores son como estamos acostumbrados en las gamas altas y añade una gran conectividad. A continuación vamos a comentar aquellos aspectos prácticos y realistas que los directores de foto y operadores de cámara desean conocer.

Formato y codec

Toda la gama Sony EX graba en MP4 espacio de color 4.2.0, la tasa es de 35 megabits. Es un codec muy sólido que permite almacenar 2,5 minutos por cada giga de memoria en tarjeta, frente al minuto por giga de Panasonic. Sus imágenes son rotundas, los planos generales bien perfilados, se percibe gran definición y el rango dinámico es propio de cámaras de mayor precio. El MP4 es leído por casi todos los programas de edición de video en forma nativa, pero si se desea desde el software visualizador que incluye gratuitamente la cámara podemos darle salida sin perdida alguna a otros formatos, con especial atención al MXF y MXF 4.2.2 por si deseamos integrar las imágenes de esta cámara con otras captadas por ejemplo con la Sony 700/800
Las imágenes se graban inicialmente en tarjetas SxS de Sony, las que de momento emplea la gama EX y que probablemente se extienda a gamas más alta de la marca. Recientemente, al igual que Panasonic con las P2, Sony ha presentado tarjetas de menor coste a cambio de un ciclo de vida más corto. El fabricante asegura 5 años de vida con grabaciones diarias. Supongo que todos estamos de acuerdo que es más que suficiente. Además se ofrece la posibilidad de adaptadores con la forma de las tarjetas SxS en las que alojar económicas tarjetas SD o Memory Stick, con la salvedad de que a fecha de hoy no soportan el flujo de las cámaras lentas que ofrece el equipo. Digo a fecha de hoy porque en poco tiempo las nuevas especificaciones de velocidad de escritura y lectura lo permitirán.
En cuanto al códec, constantemente recibo preguntas sobre si es mejor el EX de Sony o el AVC Intra de Panasonic. Creo que es conveniente hacer primero una reflexión. ¿De qué depende la imagen final que obtenemos? A grandes rasgos, básicamente de lo que capte la lente, (parece lógico que mejores lentes darán mejores imágenes), lo que capte el sensor, (sensores mas grandes a igualdad de resolución darán mejores imágenes y serán están más luminosas), y finalmente de cómo se “archiven esas imágenes” el famoso codec. Creo que lo inteligente es probar las dos opciones relevantes. Vaya a un distribuidor con un pen drive y grabe con una cámara de y compare con las cámaras de Panasonic de precios comparables a la gama EX. Sony carga las tintas en sus sensores especialmente luminosos y Panasonic en su codec. Decidid vosotros mismos ya que el grueso de vuestro trabajo hará que os decantéis por una u otra opción, pero no cometáis el error de creeros a pies juntillas lo que leéis o queréis leer, porque los cambios tecnológicos permanentes hacen que las comparaciones sean irreales, ya que por ejemplo, como controla el ruido un sensor CMOS de 2005 es bien distinto a como lo hace uno de 2009 por ejemplo. Los fabricantes trabajan en esa línea, mejorar lo ya conocido o dar saltos cualitativos. Que nadie se empeñe en buscar un estándar que todos los fabricantes ofrezcan, de ser así sería un monopolio encubierto con lo que ello conlleva. El oligopolio supone  beneficios para los clientes derivados de la competencia entre las marcas. No pueden ser muchos los competidores por los altísimos costes de investigación, desarrollo e innovación, que no permiten un mercado repleto de fabricantes ya que ninguno alcanzaría la rentabilidad minima para soportar esos costes. Cada poco tiempo los fabricantes ofrecen mejoras, muchas de ellas por software que podemos actualizar en nuestros equipos. Otras mediante placas o accesorios. Siendo realistas, entre las cámaras de fotos que graban video y las marcas que como RED ofrecen soluciones cinematográficas, los fabricantes de cámaras de video profesional se han puesto las pilas con productos cada vez más asequibles y funcionales.
Finalmente en cuanto al codec, diré que el mercado evoluciona hacia soluciones modulares, algo ya iniciado con RED y especialmente con los nuevos productos que nunca terminar de venir, Scarlet, Epic, etc. Todas las cámaras Sony ofrecen salida HDMI o HDSDI en 4.2.2 que podremos grabar en los dispositivos tipo nano flash, (y otros), con distintos grados de compresión. Por ejemplo podríamos grabar las imágenes de la Sony 350 en 4.2.2 y 166 megabits teniendo archivos de calidad excepcional. El grabador Nano flash cuesta unos 3.000 dólares y archiva en compact flash. Es una opción para aquellas situaciones donde busquemos lo mejor de las dos marcas principales, gran sensor y codec orientado a las postproducción avanzada.

La lente

La cámara se vende con o sin óptica. La versión que incluye óptica ofrece un angular de 31 en fotografía y un tele de 16X. Óptica HD de una calidad muy razonable. Al estilo de las EX1/R y EX3, la lente funciona 100% manual con topes en las posiciones de macro e infinito,  o con autofoco y anillo sin fin. Un mecanismo muy sencillo permite seleccionar la opción que se desee. Probablemente los operadores de cámara acostumbrados a ópticas broadcast tengan prejuicios con el modo automático pero en muchas ocasiones resulta bastante util. Cada nueva generación de sistema autofoco trabaja mejor en condiciones de bajo contraste, (necesario para esa función), además siempre podemos, a libertad, alternar el autofoco con la opción manual y elegir la que más nos convenga. Es una opción más y seguro que nos será útil. A mi me lleva resultado útil desde hace mucho tiempo cuando grabo coches en circuitos, incluso en lluvia el resultado es sorprendente. No tengo duda de que el mercado presentará más lentes profesionales con sistemas avanzados de autofoco, y probablemente con sistemas profesionales de cursor que puedan apuntar la parte de la imagen vista en el visor que deseemos enfocar al modo que ya lo hacen las cámaras de consumo de Sony. Únicamente, un aspecto a mejorar en la lente suministrada, es que no incorpora el sensacional estabilizador de imagen que si llevan lentes de  las EX1/R y EX3.
Si elegimos la opción sin óptica, podremos emplear cualquier óptica de dos tercios disponibles en el mercado. Si optamos por ópticas de definición estándar perderemos definición en la imagen pero como solución de compromiso temporal para grabaciones menos importantes, (noticias, eventos, etc), supondrá un ahorro relevante. En cualquier caso indicar que una lente HD hará justicia a la calidad que aporta la cámara.

El Sensor

De momento, a igualdad de resolución el tamaño del sensor si que importa. La Sony 350 incorpora sensor de 2/3 tecnología CMOS. A grandes rasgos, es especialmente luminoso, F13, un rango dinámico superior a de las EX1/R y EX3. El sensor de ½ de las EX1/3 nos sorprendió por su luminosidad y menor profundidad de campo que el cámara de 1/3 en esa franja de precios. Ahora en la 350 tenemos algo más de luz, y en especial más detalle cuando nos acercamos al negro y al blanco. Una cosa es que haya información en las zonas altas y bajas de la imagen, y otra cosa es que para una producción concreta demos por válidos esos registros. Así mismo, si vamos a recuperar luz en los negros o detalle en los blancos, ese extra de rango será de gran ayuda. La diferencia de precio tiene que estar en algún lado. En cuanto al ruido, nos guste o no es inherente a la grabación de las señales, nuevamente se trata de ver hasta donde es aceptable en función de cada producción. Como ya es sabido, cada vez más realizadores cambian ruido en la imagen por sencillez en la iluminación. Una cosa es iluminar un plano corto en plano – contraplano, y otra cosa es iluminar el plano general de esa misma escena. Tenemos costes más altos y lentitud en el rodaje, o algo de ruido pero menos costes y una mayor agilidad.
Ejemplos concretos de ahora mismo, una escena en la que se sabe que en mitad de la misma un actor apagará la luz del dormitorio y continuará la acción. Pues bien, no somos pocos los que ponemos ganancia a 12 Dbs y mínimamente iluminamos la parte de la escena en la que la luz del cuarto está apagada, para lograr ese efecto de haber apagado la luz, y mantenemos esos 12 dbs para la parte de la escena en la que la luz de la habitación está encendida. Sí, un purista verá algo de ruido, pero cuando se apague la luz en la escena mantendremos el racord y trabajaremos con agilidad. Cada uno decide como trabajar, pero lo que es cierto es que las mejoras en luminosidad y control del ruido sin merma relevante en definición permiten un estilo de grabación más fresco y dinámico.
Cmos y Rolling Suter: Sí. Las cosas están como están. Este indeseable efecto “flan” en las panorámicas cuando hay líneas verticales, de momento afecta a todas las marcas. Se trata de mitigar con la velocidad de obturación pero de momento las cosas están como están. Es evidente que los fabricantes trabajan para erradicarlo. A cambio tenemos un consumo mucho menor y no padecemos “smear vertical”. En general el equipo es muy comedido en gasto de energético y sorprenderá la duración de las baterías.

El Visor

A fecha de hoy la calidad de las pantallas de la gama EX de Sony cero que supera al resto de marcas. Es tan fácil como comprobar el foco en un plano general. Se trata de  un lcd de 3,5 pulgadas próximo al millón de pixels. Nuevamente dejo las cifras a los puristas, se trata de comparar uno y otro. En la 350 no hay un visor y un lcd aparte como por ejemplo en las 700/800 o en la 301 de Panasonic. Aquí Sony lleva a un escalón mayor el concepto ya visto en la EX3. Algo que desde hace tiempo hacemos los operadores de cámara cuando para descansar la vista en grabaciones largas y sobre trípode abríamos el visor. Este concepto ya lo desarrollo canon con su XL2, y ahora Sony lo incorpora. La calidad de su lcd es la ya vista en la gama EX, pero ahora con un sistema de espejo logra que sea un muy aceptable visor profesional y al tiempo podamos abrirlo para revisar tomas. Por descontado que incorpora controles mediante botón de contraste y peaking, que como en todas las EX, mediante colores a elegir podemos ver cuando estamos realmente en foco. Siendo un sensor de 2/3, y menor profundidad de campo, que en los habituales 1/3, se agradece especialmente. Aprovecho para destacar que cada vez son más las personas que inician su carrera con operadores con cámaras de mano y sensores de 1/3 y que no enfocan correctamente con equipos de sensor más grande.

Prestaciones creativas

Como en toda la gama EX, destaco las cámaras lentas hasta 60 fotogramas en modo 720 que se integran perfectamente en metraje 1.080 y que de momento son mejores que las obtenidas por software. Siendo puristas, en 720 veremos algo menos de calidad, pero en esta cámara ya es muy alta. Lo cierto es que la plasticidad de imágenes a 60 fotogramas por segundo, (lo que transcurre realmente en un segundo se reproduce en 2,4), normalmente provoca un efecto positivo que hace olvidar esa posible merma de calidad. Las imágenes se ven sorprendentemente fluidas. Tengamos en cuenta que si grabamos a 60 con luz eléctrica, veremos “flikeo” de ser así, en nuestra zona, grabar a 50.
Destacar igualmente la grabación a intervalos, decidimos cuantos fotogramas grabamos cada cuanto tiempo, desde 1 fotograma por segundo obtendríamos aceleración a 25X hasta 1 fotograma cada 24 horas.
También tenemos frame rec, básicamente grabaremos 1,3 o 6 fotogramas cada vez que demos al rec. Interesante para animaciones. Tanto la grabación a intervalos como el frame rec es algo que con fotos llevamos haciendo toda la vida, pero no está demás recordar que en una cámara de fotos el obturador tiene un ciclo de vida, y aquellos que están haciendo esos maravillosos time lapses de miles de fotos deberían tenerlo en cuenta. O bien lo haces en video con esta prestación, o bien compra de segunda mano una réflex digital, cualquiera de factor de multiplicación 1,6 o 1,5 de gama media con dos años te costará por debajo de los 300 euros y aún así tienes un fotograma que supera claramente la resolución HD y podrás hacer reencuadres.
En el próximo video, sea evento, videoclip, boda, publicidad, piensa que podrías hacer con esas cámaras lentas, esos time lapses y esas animaciones.
Respecto a las curvas, seguimos pensando que una cámara de video puede grabar como lo que vemos en celuloide y luego etalonarlo con mimo. Bueno pues mi opinión es radical. Si los fabricantes pudieran ofrecer más rango y  mejores contrastes en sus cámaras no lo esconderían en menús que requieren un master para entenderlos. No hay duda que en situaciones concretas un correcto manejo de las gamas, curvas y matrices mejorarán puntualmente la imagen. Estas mejoras se producen antes del procesado, por ello es una opción a tener en cuenta, especialmente para materiales que se emitirán si postproducción. En cualquier caso, si se tocan esos parámetros hay que intentar monitorizar correctamente. No parece muy acertado hacerlo en un lcd de 3,5 pulgadas. Curvas sí, pero con criterio.
El video responde a la foto cuando la tecnología lo permite, esto es una máxima. Mi opinión personal sobre lo que veremos en los próximos años es que  se grabará en algo similar al raw de fotografía, (RED dice que ya lo hace, con matices), para ello las tarjetas deberán poder almacenar los datos con agilidad, (lo comentado sobre el nano flash es un comienzo), y en la cámara tendremos presets de etalonaje, lo mismo que hacemos cuando en la edición de video aplicamos filtros  a la imagen. Podremos ver como quedaría la imagen etalonada, pero sin que esos ajustes se incorporasen a la imagen grabada. Nada que no se intente cuando en un monitor contrastamos más la imagen o intentamos jugar con los colores para aproximarnos. Imaginemos que Magic Bullets nos vende un banco de presets para monitorizar en rodaje y elegimos el perfil “Berlín”, colores desteñidos, muy contrastados y visiblemente virados al azul. En el propio rodaje comprobaríamos como afectará ese etalonaje y podremos exponer  e iluminar acertadamente. Insito, la imagen llegará al ordenador en bruto sin procesar. Entonces aplicaremos el preset y ajustaremos.

Precio y mercado objetivo, ¿a quien va dirigida la Sony 350?

El precio de tarifa es de 18.800 euros. Ya nos hemos acostumbrado a las ofertas de los distribuidores por lo que el precio final dependerá de cómo esté el mercado en cada momento. No hay día que no recibamos distintas ofertas en nuestra profesión. En cualquier caso es una cámara en tierra de nadie.  Este precio puede ser complicado para pequeños broadcasters o autónomos. Hay quien me pregunta si comprar una 350 o 3 EX1. No parece una situación normal, pero lo cierto es que la diferencia de precio es esa. La calidad a partir de cierto de nivel tiene incrementos de precio no lineales. Además, lo que para uno es vital para otro es irrelevante. Si buscas solidez, presencia, robustez, alta conectividad, mejor rango dinámico, mayor luminosidad, manejo al hombro, etc. puede que el precio de la 350 sea acertado. Productoras que busquen un formato de adquisición y edición asequible con altos márgenes de calidad apuntarán a esta cámara. No hay que olvidar que con la opción del nano flash la convertimos en una cámara 4.2.2. cuando sea preciso.

TXT: Álvaro Bernal
POST TAGS:
Weta Digital confía
Audio para operadore
Rate This Article: