HomeEn portadaSony HXC-FZ90: Inversión y crecimiento dosificado

Sony HXC-FZ90: Inversión y crecimiento dosificado

Cuando la toma de decisiones contiene factores externos que están más allá de nuestro control, contar con herramientas adaptables que nos permitan dosificar la inversión y el crecimiento a medida que cambian nuestras necesidades resulta un valor seguro.

Laboratorio realizado por Luis Pavía

 

Corren tiempos difíciles para tomar ciertas decisiones. Los caminos están orientados, pero no totalmente definidos. Con inversiones importantes de por medio para ingresos cada vez más ajustados, la toma de decisiones en equipamiento audiovisual se hace especialmente delicada, no sólo por los equipos en sí mismos, sino por la elección del momento adecuado para dar cada paso.

Recordemos algún ejemplo, como la tecnología de visionado en 3D, para la que en los últimos años se hicieron importantes esfuerzos de desarrollo y promoción que en poco tiempo han quedado relegados a un uso prácticamente marginal o para aplicaciones sumamente concretas. Simplemente porque no han llegado al usuario final de la forma esperada.

Con este ejemplo en mente, es fácil entender lo compleja que resulta la toma de decisiones hacia campos nuevos, justificando que en momentos de ajustar presupuestos las decisiones tiendan hacia valores más seguros, como es el caso que nos ocupa.

Habitualmente centramos nuestros laboratorios en las facetas técnicas de los productos analizados y no será diferente en esta ocasión, ya que hay interesantes novedades. Pero en este caso tendremos que incluir un factor comercial que nos parece que también supone una gran innovación y estamos convencidos de que tendrá un peso significativo en la toma de decisiones a la hora de considerar este equipo. Tanto, que comenzaremos con él.

 

¿En qué consiste? Muy sencillo: lo que hoy traemos a nuestras páginas es una cámara portable, de estudio, genuinamente 4K, pero que inicialmente funcionará en HD… ¡a precio de cámara HD!

¿Por qué? Porque ésta es la parte del camino que está claramente trazada: hoy aún se produce, y se emite, una grandísima cantidad de contenido en calidad HD (alta definición, 1920 x 1080) y espacio SDR-709 (standard dynamic range, rango dinámico normal). Aunque indudablemente los contenidos de más alta calidad y presupuesto ya hace tiempo que se crean en 4K (en emisión realmente UHD 3840 x 2160) y espacio HDR-BT.2020 (high dynamic range, alto rango dinámico).

¿Qué sentido tiene? La cámara está concebida para resolver una situación muy frecuente. Porque invertir ahora en una gama muy superior a lo necesario puede suponer un importe fuera de presupuesto o comprometer la rentabilidad de la producción. Pero invertir en un equipo que quedará obsoleto en un plazo indeterminado, pero corto o medio en el mejor de los casos, también acabará suponiendo un problema presupuestario.

Alternativa: adquirir equipos de menor coste, con menores plazos de renovación y amortización, pero que probablemente lleven aparejadas ciertas limitaciones de calidad o de funcionalidad.

¿Qué solución proporciona? Permite disponer de una cámara compatible con todos los equipos e instalaciones actuales, por la que no se pague más que por aquello que realmente se precisa y utiliza, pero que pueda liberar todo el potencial cuando sea preciso sin necesidad de cambiar absolutamente nada.Y  además, dosificando. Nos explicamos. Porque aquí es donde entra en juego esa nueva modalidad de comercialización. No se trata de “invertimos en esta cámara y en dos años le cambiamos el sensor”. Es mucho más sencillo, mucho más eficiente, mucho más flexible y mucho más rentable que eso. El concepto trata de “invierto en una licencia, temporal o permanente, que libera todo el potencial sólo cuando lo necesito y lo voy a amortizar”.

Se puede ver de distintas maneras. Desde el equivalente a disponer de un buen equipo para el día a día, pero contando con el equipo superior cuando alguna producción concreta lo requiera. Hasta la actualización de mi equipo a esa gama superior que ya necesito permanentemente sin necesidad de renovación ninguna.

 

La cámara ya incorpora de fábrica todos los elementos para ofrecer las máximas prestaciones, pero contamos con la posibilidad de adquirir, y pagar, sólo la funcionalidad HD. Sin necesidad de cambiar nada cuando en el futuro queramos liberar todo el potencial del 4K. Y contando con múltiples ventajas de partida incluso trabajando en ’simple’ HD. Como el sensor genuino 4K que proporcionará una calidad sensiblemente superior incluso en ’simple’ HD.

Entonces, ¿qué modos de funcionamiento hay? Sencillo, sin pasos ni configuraciones intermedias, la cámara tiene sólo dos modos: HD y 4K, con todas las prestaciones al máximo nivel. Que enseguida detallaremos, pero terminemos antes con esta facilidad.Porque  nos interesa saber cómo se hace, y también es muy simple.

No hay más que cargar una licencia en el software de la cámara. Además, para ofrecer aun mayor versatilidad existen licencias semanales y mensuales, además de la permanente. De esta forma, si afrontamos la necesidad sólo en proyectos puntuales separados en el tiempo, podremos ajustar al máximo la inversión y el gasto. Y si necesitamos dar el salto definitivo, la cámara queda liberada de por vida con una única actuación sin necesidad de nuevas intervenciones ni gastos recurrentes o condicionados de cara a futuro.

Nos parece un modelo muy flexible, que aporta las ventajas de una inversión inicial contenida, que se mantendrá vigente a lo largo del tiempo, y que nos permite saltar al nivel superior de forma temporal para resolver situaciones puntuales, o dar el salto definitivo sin necesidad de una nueva gran inversión cuando decidamos dejar definitivamente atrás el HD.

Entrando ya en la parte puramente técnica, el equipo está globalmente concebido para integrarse en los estudios y entornos habituales de creación de contenidos o retransmisión de directos. Una cámara de hombro, definida como portátil y actualizable, con sensor CMOS 4K de 2/3 de pulgada, bayoneta B4, salida de fibra óptica integrada, unidad de control remoto de estudio, etc. Todas sus facetas están orientadas a facilitar la integración en los entornos ya existentes, o crear otros nuevos conforme a los métodos y flujos de trabajo de amplia implantación y consolidada fiabilidad.

El manejo es muy flexible y adecuado a todo tipo de directos: estudios de televisión, eventos de todo tipo, deportes, vídeos corporativos, formación, etc. El cuerpo de aleación de magnesio resulta ligero y robusto. Y el sensor 4K proporciona una resolución superior a 2000 líneas de televisión, destacando aquí que mientras se utiliza en formato HD siempre se utiliza todo el sensor escalando la imagen y nunca un recorte, con la significativa ventaja en calidad final que ello supone.

Independientemente de si tenemos activada o no la licencia 4K, el flujo de trabajo HDR siempre está disponible, así como las modalidades HLG (Hybrid Log Gamma), las curvas logarítmicas S-Log3 y el espacio de color BT.2020. De esta forma, incluso sin la ampliación de licencia, siempre estaremos en disposición de proporcionar los mejores resultados a nivel cromático.

Igualmente, la captura y salida nativa en frecuencias de cuadro de hasta 60.00p la hace adecuada para los streaming y las plataformas más exigentes.

 

En cuanto a capacidad de respuesta a la luz, más allá de la alta sensibilidad con la que cuenta el sensor, contamos con todas las innovaciones que Sony ofrece en sus mejores equipos.

Uno de ellos es el TLCS (Total Level Control System –sistema de control integrado de niveles). Este sistema consiste en la habilidad para gestionar de forma simultánea e integrada todos los posibles automatismos para el control de la cantidad de luz que llega al sensor, permitiendo que, en las situaciones donde tanto los niveles como el contraste varían a lo largo del tiempo, podamos obtener una imagen que refleje estos cambios, pero sin salirse de rango en ningún momento.

Otro que permite mejorar sensiblemente el resultado es el ARIA (Automatic Restoration of Illumination Attenuation –restauración automática de la atenuación de iluminación). Esta funcionalidad se ocupa de compensar automáticamente el viñeteado, la característica pérdida de luz en las esquinas que producen algunas ópticas con un gran rango de zoom. Gracias a esta facultad, la cámara adapta automáticamente este efecto, incluso mientras estamos actuando sobre el zoom. Corregir este efecto sin este sistema es posible, pero resultaría muy laborioso.

En cuanto al control de entrada de luz, el filtro ND es de tipo torreta convencional, con 4 posiciones de filtros independientes para atenuaciones de 0 (clear), ¼, 1/16 y 1/64, equivalentes respectivamente a 2, 4 y 6 pasos de diafragma.

Entrando en la nitidez de imagen, aspecto clave que incide directamente en la calidad percibida por el espectador también contamos con interesantes funciones. Y aquí llega otra tanda de interesantes novedades que suponen una diferencia significativa con lo que hemos conocido hasta ahora.

Las relacionadas con los asistentes de enfoque comienzan con la ya conocida de resaltar con una línea de color, personalizable, los contornos de los elementos enfocados. No sólo en el visor integrado, sino también en el visor externo de 7” disponible como opción.

 

 

Pero nos ha parecido especialmente interesante la combinación entre las funciones de medidor de posición de foco y el asistente de indicador de foco. Estos representan una línea en la parte superior del visor que, desplazando una marca visual a lo largo de dicha línea, nos proporciona una referencia gráfica de la distancia a la que se encuentra el plano de foco desde la cámara. Pero lo mejor es que sobre esta línea se pueden fijar marcadores que nos permiten volver a posiciones predeterminadas con facilidad, eficiencia y precisión.

Es un concepto similar al de los marcadores en los sistemas de control remoto de foco, pero con marcas visuales superpuestas en pantalla. Esta característica resultará especialmente interesante cuanto más complicadas resulten las situaciones que requieran de un seguimiento de foco más complicado.

Y, por si fuera poco, disponemos además de una función de contraste dinámico, denominada UMBRA, que posibilita resolver una de las situaciones habitualmente más complejas: el enfoque en condiciones de oscuridad. De forma similar al tradicional asistente de foco, este sistema incrementa sólo en el visor el contraste del contorno de los objetos enfocados, aunque se encuentren en zonas muy oscuras del plano. Así, es posible mantener y seguir el foco en situaciones en las que tradicionalmente sólo era posible contar con nuestra experiencia e intuición.

Cerramos el capítulo de ayudas a la nitidez con una característica que paradójicamente se ve favorecida por el uso del formato HD, como es el extensor digital de imagen. Este permite ampliaciones de 2x manteniendo toda la resolución, e incluso subir a 4x sin degradación perceptible.

Llegando ahora un poquito más lejos, literalmente, nos vamos hasta el otro extremo del conector de fibra donde encontramos la CCU (camera control unit —unidad de control remoto) HXCU-FZ90. Si bien este equipo no es imprescindible para operar la cámara, ya que cuenta con su propia conectividad, como SDI-12G y diversos modos de alimentación entre otros que detallaremos más adelante, sí que añade interesantes características.

 

Con un enlace de fibra Neutrik se alcanzan los 300m con alimentación procedente de la propia CCU. Y con fibra monomodo se pueden alcanzar distancias de hasta 10 km para transmisión de datos. Sí, diez kilómetros, no es un error. Aunque para cubrir estas grandes distancias con alimentación, se deberá contar con la fuente de extensión de alimentación HXCE-FZ90. De esta forma, entre la CCU y la fuente podríamos cubrir esa distancia de hasta 10 Km con fibra monomodo, contando con 300 metros más de  fibra Neutrik entre la fuente de alimentación externa y la cámara.

Como es de esperar, la CCU cuenta con los elementos habituales para ocuparse de todos los parámetros relativos al tratamiento de la imagen, como luminosidad y colorimetría, facilitando que el operador se pueda centrar en la tarea de encuadrar y enfocar. Tareas que lógicamente se pueden complementar con un RCP mediante una simple conexión Ethernet a la CCU, como por ejemplo el RCP-3500.

Resaltando nuevas características que llegan vinculadas a la operativa con CCU, es posible conectar un ordenador de control de prompter directamente a la CCU, cuyos datos se transportan hasta la cámara a través de la propia fibra, de forma que, si deseamos utilizar este accesorio, muy habitual ya en la mayoría de platós de noticias por ejemplo, éste se conectará directamente a la cámara, sin necesidad de más elementos.

Igualmente, mediante la función Network Trunk la cámara puede ser utilizada como puente intermedio para conectar a través de ella una segunda cámara de tipo PTZ, como la también novedosa ILME-FR7. De esta forma, simplemente conectando la salida de la cámara PTZ a la entrada SDI de la FZ90 tendremos disponible esta señal en calidad HD desde la propia CCU. También podremos conectar un controlador tipo RM-IP500 a la propia CCU para disponer del control remoto total de la cámara PTZ a través de la misma fibra de la FZ90.

 

Teniendo en cuenta las distancias que pueden salvarse entre ambos equipos, el hecho de disponer de una cámara que nos haga de puente respecto a una segunda cámara y su propio control de posicionamiento PTZ, añade un plus de versatilidad que será especialmente apreciado en las configuraciones de unidades móviles, por la simplificación de instalación de estas cámaras adicionales que se pueden operar, además, de forma totalmente remota.

A diferencia del entorno ENG, en el que a menudo se trabaja de forma individual, en los equipos pensados para estudio también es importante contar con elementos que facilitan la operación en equipo. En estos entornos con responsabilidades distribuidas la intercomunicación directa es clave, y para ello contamos con intercom integrado. Y para facilitar aun más esta tarea, no sólo contamos con el conector clásico XLR de 5 pines, sino que también es posible hacerlo con los mismos auriculares que utilizamos para el móvil, con conector mini-jack TRRS de 3,5 mm.

También en la misma línea de facilitar la integración en distintos entornos y distintos usos contamos con tres posibles visores a la hora de determinar nuestra configuración: para las situaciones en las que la cámara se encuentre sobre trípode o columna, también característica cuando se utilicen ópticas de grandes dimensiones y peso, disponemos del visor OLED de 7,4” HDVF-EL75, que cuenta con el soporte con ajuste multi-eje y los controles característicos de este tipo de visores.

Adicionalmente se dispone del clásico visor de ojo HDVF-EL20, de resolución HD en color de 0,7” y también de tipo OLED. Pero el que hemos tenido ocasión de probar y nos ha parecido sumamente interesante por su versatilidad es el HDVF-EL30, muy similar al anterior pero que añade al visor de ojo otra pantalla desplegable y orientable de 3,5”. Esta variante seguramente resultará la más adecuada cuando la cámara se maneje en un trípode ligero o un soporte de tipo steadycam, ofreciendo la máxima versatilidad y ligereza para el visionado. Además de controles para todos los parámetros habituales de imagen, como peaking, brillo, contraste, zebra, tally, etc., este visor cuenta con botones dedicados para manejar el menú, así como un par de botones asignables.

 

La cámara dispone de salida directa 4K hasta 60.00p a través de SDI-12G, facilitando su operación de forma independiente e incluso la grabación utilizando equipamiento de terceros. Contamos con completa conectividad en el propio cuerpo de cámara: genlock, sincronismos, audio, además de los ya citados. E incluso una salida de alimentación disponible para otros accesorios.

La alimentación de cámara puede proceder a través del conector de fibra o de la toma XLR estándar de 4 pines.

Quienes estén acostumbrados a manejar este tipo de cámaras a hombro con su umbilical de fibra, situación que facilita tomas especialmente dinámicas, se encontrarán con un equipo sumamente familiar en cuanto a ubicación de controles, pero aligerado en cuanto a peso y mejorado en calidad de imagen respecto a otros modelos similares.

En el otro extremo del umbilical, a través de la CCU, expandimos sus posibilidades de conectividad además de contar con los controles necesarios para gestionar todas las funciones del menú en cámara y la captación de imagen como obturador, iris, balance de blancos, pedestal, ajustes de niveles, respuesta cromática y tinte. Cómo no, también el intercom tiene su sección dedicada en la CCU.

Esta forma de trabajo es especialmente indicada cuando la producción es más elaborada y contamos con un equipo humano suficiente para dividir las tareas.

 

Terminamos con la CCU simplemente comentando que, en cuanto a frecuencias de cuadro, disponemos de 2160/50p, 59,94p y 60,00p a través de SDI-12G, de 1080/50p, 59,94p y 60,00p a través de SDI-3G y también admite 1080/23,98 PsF, 24 PsF y 29,97 PsF.

En definitiva, resulta fácil asegurar que este equipo es suficientemente flexible, versátil y capaz para adaptarse a producciones y presupuestos de muy distinto nivel. Ofrece flexibilidad de configuración y operación en un amplio abanico de aplicaciones en directo, así como a usos y situaciones en los que independientemente de los recursos y el equipo humano continúa ofreciendo posibilidades para obtener el resultado óptimo en cada caso.

Comercialmente es posible adquirir el cuerpo de cámara como elemento independiente, así como un kit que incluye óptica y visor. Además de las opciones de licencias semanales, mensuales o permanentes, siendo éste un punto diferencial que estamos seguros de que pronto proliferará  entre otros fabricantes.

Como vemos, la innovación que tan frecuentemente viene de la mano de los aspectos técnicos, aún cuenta con espacio para hacerlo en otros ámbitos y en este caso está especialmente pensada para facilitar la toma de decisiones en un entorno tan cambiante y exigente como el audiovisual.

Dado que sus dos posibles configuraciones HD y 4K sí son situaciones estables y con suficiente recorrido por delante, con este equipo será más fácil determinar el momento idóneo para dar ese paso adelante. Incluso sin necesidad de hacerlo permanentemente para flexibilizar aún más nuestra inversión y optimizar la rentabilidad, haciendo de ésta una inversión segura. Porque confianza y seguridad siempre son valores que es necesario cuidar.

La productora britá
Movistar Plus+ y WSC