HomeLaboratorioSony: HXR-NX70 Pequeña pero matona

Sony: HXR-NX70 Pequeña pero matona

HXR-NX70

Cada vez queda más delimitada la línea entre cámaras que pretenden captar la realidad de forma fácil y asequible con cámaras que permiten lograr la estética tradicionalmente cinematográfica. Y decimos “tradicionalmente” porque ya no es opinable si la estética hace que algo sea o no cinematográfico. Ahora veamos qué nos ofrece la Sony NX70. Esta cámara pretende, en un formato pequeño, cubrir las expectativas de videógrafos en trabajos comúnmente denominados ENG, es el caso de noticias, documentales, reportaje social, etc. Presenta todos los controles manuales que se demandan en este tipo de trabajos, así como entradas de micro XLR. En un mercado como el nuestro, en el que se combina el efecto de la crisis con una creciente aceptación del resultado final y no del proceso, cámaras pequeñas y económicas pero con buen resultado global están encontrando su sitio entre los profesionales.

¿Qué puedo esperar de la Sony NX70? Formato HD a 50 progresivo, ligereza, casi todas las opciones profesionales, lente angular y un rendimiento válido con poca luz. Cuando hablamos con profesionales sin prejuicios te dicen simplemente, “la imagen es mejor que la de cámaras HD que hace tan solo 5 años costaban 10 veces más”. Vamos a ir gradualmente estudiando esta cámara, pero antes haré una matización. En el momento que nos atañe ya es imposible comprar una cámara que cubra el 100% de nuestras expectativas. Por ejemplo, un periodista freelance que tenga un blog muy visitado en el que además incluye vídeos de los eventos que cubre, por ejemplo un blog sobre coches, probablemente en la mayor parte de las ocasiones se sienta cómodo con esta cámara. Pero ¿qué ocurre si un día le piden que haga un pequeño spot? El cliente le mostrará ejemplos de cosas vistas en Vimeo, limitada profundidad de campo, desenfoques, alto rango dinámico… entonces se preguntará si su cámara puede hacer esto. La respuesta es no, al menos sin que suponga convertir su cámara en otra cosa. Como he comentado, ahora más que nunca, cada proyecto requiere unos medios, lo que no es contradictorio con el hecho de que la creatividad y excelente manejo de los medios de que dispongamos no sea un valor a tener muy en cuenta. Las cámaras ENG lo que pretenden es que el operador se despreocupe, (previo conocimiento de su cámara) de la técnica y se concentre en la acción que desea grabar. Imaginar una rueda de prensa enfocando con una DSLR digital, o un programa tipo de cámara en mano…
Empezaremos por el formato en el que graba esta cámara. AVCHD, es el formato que todos los fabricantes presentan en su nivel de entrada de cámaras profesionales. Como hemos comentado en otra ocasión, es el DV de hace 10 ó 15 años. Este formato, (y el que citamos), convive con el mercado de consumo y lleva a confusión. Lo que hace que algo sea profesional no es la calidad absoluta, sino la certeza de obtener en todo momento lo que nos ofrece la cámara y poder operar con ella según las expectativas profesionales. AVCHD es un formato contrastado, robusto y soportado por todos los editores no lineales de vídeo. El espacio de color es 4.2.0 y la tasa de bit alcanza 28 megabits. Insistiré mil veces en que las cifras ya no son un indicador absoluto. Cada generación de codecs ofrece más o menos datos. La cámara permite grabar en 1.080 50 progresivo con lo que evitamos el desagradable efecto de “arrastre” del 25 progresivo. Igualmente ofrece 50 entrelazado, el 25 progresivo comentado, y formatos inferiores. Pocas veces estará justificado grabar a las calidades más bajas o las tasas de bits menores, pero la opción está ahí. Por ejemplo, en ciertos tipos de investigación social, se debe dejar una cámara fija durante mucho tiempo (horas), grabando lo que ocurre en un espacio determinado, para revisar posteriormente todo el material, (no valdría el timelapse en esos casos), y en esos casos lo que importa es la capacidad en horas de grabación y no la calidad final del fichero.
No he encontrado diferencias aparentes entre el formato 1.080 50 progresivo y el 1.080 50 entrelazado, pero si queremos combinar en la misma edición material grabado en otras cámaras en progresivo, la opción de grabar en 50 progresivo funciona perfectamente. Por ejemplo estamos grabando un vídeo clip en el que se combinan imágenes de tipo “making of” con las ficcionadas. Estamos mezclando el material de la Canon 5D a 25p y de la NX70 a 50p en la misma línea de tiempos de Vegas Video, y lo que ocurre es que sencillamente todo va perfecto, ningún efecto indeseado como cuando mezclamos material 25p con 50i. Como hemos comentado podemos controlar manualmente ganancia, iris, velocidad de obturación, foco, balance de blancos, y por supuesto el audio de las conexiones XLR.
Ahora nos centraremos en los aspectos que atañen a la calidad de la imagen. Como siempre comentamos, las preguntas son, cómo responde la cámara con poca luz, y cómo responde con mucho contraste. Empezaré por la segunda. En exteriores de día la cámara presenta una imagen muy nítida. La estética es la propia del vídeo, con independía de que grabemos en progresivo o activemos la función que simula tono cine. La lente es realmente angular, 26 mm, y la casi total profundidad de campo en esta posición agudizan esta percepción. No es la cámara para obtener grandes desenfoques y/o alta latitud. Tampoco es la pretensión. Lo que es indiscutible es que la imagen supera claramente lo que el formato HDV nos ha ofrecido hasta hace poco. He notado, como en todas las cámaras de este segmento, que de fábrica sobreexponen un poco. Como sabemos en las altas luces estas cámaras trabajan peor. Recomiendo situar la exposición corregida medio punto. Cuando trabajamos con el iris en automático veremos un indicador en pantalla que muestra la corrección. En exteriores con mucha luz, aún situando la ganancia a cero y cerrando el diafragma al máximo, (alcanza 9,6), frecuentemente tendremos que reducir la cantidad de luz con la velocidad de obturación. La cámara no incorpora filtros ND, sean físicos o electrónicos. No sé hasta qué punto es un problema grabar a obturaciones más altas de 50 por el efecto estroboscópico, (no siempre visible realmente), pero es bueno tenerlo en cuenta por si se desea incorporar algún filtro externo, pero quizás por la naturaleza y pretensión de esta cámara no sea lo frecuente. Llevo años grabando en exteriores, especialmente coches, primero en DV, luego en HDV y finalmente en AVCHD y nunca obturar a 100 o 200 fue un problema. Sí creo conveniente en todo caso, demandar la opción de filtro ND electrónico. Como nota, lo grabado a 50 progresivo y con obturación a 100 o más, nos permitió hacer en edición unas cámaras lentas muy agradables.

En interiores la cámara alcanza 21 dbs, 24 en modo “low light”. Vuelvo a la carga, ya no se qué representan los dbs de ganancia, como tampoco sé lo que supone el tamaño del sensor de una cámara. Obviamente bromeo, pero lo que realmente quiero ver es como responde la cámara con poca luz. Por eso que sean 21 dbs ó 42 dbs no es relevante hasta que no veo la calidad final y en función de ello, delimitar el campo de actuación de la cámara. Por poner un ejemplo concreto, de qué me sirve que mi cámara de fotos alcance 25.600 ISO si mi editor no admite el ruido en las fotos que hago a ese ISO. No se trata de lo que yo crea, se trata de lo que cree él. Haré unas matizaciones antes de hablar del rendimiento con poca luz. La primera es que en general la mayoría estamos abducidos por el efecto de las “DSLR con lentes F 1,4” que sencillamente en términos de luminosidad, ponen en jaque a cualquier cámara. Por ello, esta cámara debe ser comparada con cámaras ENG. El segundo es que no nos damos cuenta de cuánta luz hay en una estancia hasta que lo comprobamos con un fotómetro. En general hay menos de la que creemos. Ejemplos. Llaman a tu puerta durante el día, abres y la luz portal no está encendida, a tu cara le llegan entre 0,5 y 5 lux según te acerques a la que llega de alguna ventana. Con esa cantidad de luz, todas las cámaras ENG sean del precio que sean ya están por encima de su límite. Otro ejemplo, escribiendo este articulo al atardecer, la ventana a algo más de un metro de mi lado derecho. A éste le llegan 240 lux, al izquierdo 40. Nadie nota nada hasta que se graba con una cámara. Entonces se descubre la poca luz que hay para grabar y el contraste inaceptable entre el lado derecho e izquierdo. La Sony NX70 me ha dado un diafragma de F 7,3 cuando la ponía delante de una superficie blanca que recibía 2.000 lux. Esta es una forma típica de medir sensibilidad. Es un indicador, pero poco dice de cómo controla el ruido la cámara con dbs altos. Se entiende que en esta prueba la ganancia se sitúa en cero y la velocidad de obturación 50.
Más ejemplos, en un salón con una luz cenital convencional de salón y la que refleja el televisor a tres metros, la cara del espectador recibe 35 lux. A dos metros haciendo zoom con la cámara, diafragma F 2,6 y velocidad de obturación 50, la ganancia que propone la cámara es de 15 dbs. Revisada esa imagen en un televisor HD a través de HDMI directo de la cámara, no se percibe un ruido molesto. Ultima prueba, seguimos a una persona por la calle de noche, a modo de entrevista en movimiento. Las luces típicas de la calle. Aquí es importante trabajar en angular y disponer de la apertura F 1,8, si operamos el zoom perderemos diafragma que en las zonas menos iluminadas supondrá una imagen pobre. En modo automático existe una opción Low Light que alcanza 24 dbs de ganancia, y obturación a 1/25. Para reportaje, donde lo relevante es lo que ocurre, (pensar en programas tipo callejeros), sí es operativo. Finalmente disponemos del modo Nightshot que opera con las luces infrarrojas y que alcanza siendo realistas, unos 3 metros efectivos. Igualmente, en reportaje documental o algún tipo de ficción, puede ser útil.
La memoria interna de 96 gigas permite algo más de 6 horas de grabación en la máxima calidad, 1.080 50 progresivo. Dispone de una ranura para tarjetas SD. Podemos elegir dónde grabar, en la memoria interna citada o en la tarjeta SD, pero no en ambas simultáneamente. Lo que sí es llamativo es el hecho de que podemos copiar desde la propia cámara el material grabado a un dispositivo externo a través del puerto USB. Si se trata de un disco externo USB o un pendrive, deberemos tener conectada la cámara a la red, con la batería no es posible hacer el volcado de datos. En cambio podemos copiar el material grabado en la memoria interna de la cámara a una tarjeta SD con la alimentación de la batería. Ésto último es muy cómodo. Por ejemplo podemos mientras estamos haciendo una parada en la grabación, hacer una copia de seguridad a la tarjeta SD y empezar a editar ese material. En eventos es frecuente que se haga este tipo de cosas. Los tiempos de copia que hemos logrado al pasar material de la memoria interna a la tarjeta SD han sido aproximadamente, de la mitad, esto es, tardo 30 segundos para un minuto de grabación. Cuando pasamos el material al ordenador directamente, los tiempos son menores. En el aspecto fotográfico, la cámara puede sacar fotos simultáneamente mientras grabamos, pero no a las máximas calidades. Para ello deberemos elegir el modo de 17 megabits. Otra opción interesante al revisar material en la propia cámara es la posibilidad de hacer pausa y obtener una foto de ese fotograma. Algo habitual en la edición que ahora podemos hacer en la propia cámara. La resolución de estas fotos será la misma que hayamos seleccionado en modo vídeo. Para la publicación en web son perfectamente válidas.
En cuanto a la edición de los ficheros poco que decir. O bien desde nuestro software de edición reconocemos el dispositivo y mandamos capturar los clips deseados, o desde el explorador del sistema operativo accedemos a la carpeta y arrastramos hasta la carpeta de destino. Yo prefiero esta última opción porque puedo ir viendo al tiempo en el editor de vídeo, (en mi caso Vegas Vídeo), los ficheros según se copian sin tener que esperar a que termine la captura de todo el material.
A continuación vamos a comentar el apartado óptico. La Sony NX70 incorpora un angular de 26 mm y un tele X 10. Como casi todas las cámaras de este tipo, incluyen una función de zoom digital pero que pocas veces querremos utilizar por la merma de calidad que supone. El angular permite un diafragma de F 1,8, cuando nos vamos al zoom el número F es 3,4. Actualmente las cámaras de planteamiento similar tienen algo menos de angular, en torno a 28 mm. No es una diferencia muy apreciable pero nunca sobra, siempre que no haya aberraciones excesivas. Este es el caso, los objetos, y en especial las verticales no presentan de forma clara ese efecto curvado, (el extremo es lo que vemos por la mirilla de la puerta), y en esa posición la imagen es nítida y con contornos bien definidos. En zoom es más o menos un 260 mm de fotografía. Si con esta cámara pretendemos cubrir ruedas de prensa o grabar en auditorios donde normalmente la posición destinada a las cámaras está alejada, será de gran ayuda un duplicador roscado a la lente que nos permita lo habitual, el plano medio del orador. El estabilizador de imagen es lo mejor que he probado recientemente. Dispone de tres posiciones, apagado, encendido y una opción denominada “activo”. En esa posición hay un pequeño recorte de la imagen, (el angular queda sobre 30mm), y caminando con cuidado, hay momentos que parece que llevamos un steady cam. Igualmente al poner la cámara en un coche, mirando hacia la carretera, (empleando una ventosa y un brazo articulado), veíamos como la cámara vibraba y después esa vibración no era visible en el material grabado. Muy buena nota en este aspecto.
La cámara ofrece la posibilidad de trabajar en automático en todas sus funciones o en manual. Y afortunadamente, combinar ambas opciones. En el lateral izquierdo de la lente hay un selector que permite que el anillo de la lente actúe en una de estas tres opciones, foco, iris o zoom. También tenemos un acceso rápido en la pantalla táctil. Cada vez es más frecuente que los fabricantes incluyan este tipo de pantallas. Sé que a algunas personas acostumbradas a formas tradicionales de operar con cámaras de hombro les incomoda, pero adaptarse a los tiempos no es negociable. He charlado mucho sobre este tema con otros operadores y la conclusión a la que llego es que todo debe orientarse a la idea de mover las manos lo menos posible a la hora de operar sobre los controles. El objetivo es coger la cámara de forma que los movimientos que haremos previsiblemente y la forma de acceder a los controles ofrezcan la mejor estabilidad. El referente  de una cámara apoyada al hombro no es válido a la hora de diseñar y operar en cámaras de estas características. He observado a la gente más joven, con menos prejuicios, (muchos de ellos nunca han trabajado con cámaras de hombro), y casi todos usan la mano derecha en la empuñadura para control de zoom y rec, y con la izquierda sostienen la pantalla, y con el pulgar actúan sobre los iconos de la pantalla táctil.
Una forma útil de trabajar es en automático pero pulsado a conveniencia los botones físicos de foco o iris. Por ejemplo, la cámara enfoca automáticamente donde deseo y en ese instante pulso el botón de foco. El foco queda fijo hasta nueva pulsación, en ese caso volverá a automático. Lo mismo con el iris, si la exposición propuesta en automático es la que quiero, pulso el botón de iris al lado del zoom y queda bloqueada. Puedo igualmente definir valores fijos de ganancia o de velocidad de obturación, o balance de blancos. Depende de qué estemos grabando podremos combinar las funciones a nuestro gusto. Podemos situar la velocidad de obturación por debajo de 50, en 25, 12, y 6. Estas opciones aún incrementando la luminosidad, tendrán normalmente más un fin creativo que una forma de grabar con poca luz. Por ejemplo, grabaciones en trípode de zonas concurridas de noche, personas o coches, obturando a 1/6 producen una estela que creativamente puede ser interesante.

Audio

Desde hace algún tiempo se hacen trabajos tradicionalmente profesionales con cámaras de consumo. Como hemos comentado, la tendencia es valorar el producto final y no el proceso. El problema es que este tipo de cámaras de consumo no permiten conectar micrófonos externos con garantía de sonido profesional. La tendencia del mercado de las cámaras como esta NX70 es que se pueda añadir una empuñadura con dos entradas Canon. Podemos trabajar sin ese accesorio incluido en el precio de compra. En este caso el micro estéreo está situado encima de la lente, da un correcto sonido ambiente, pero por su posición en ocasiones recoge los ruidos de manipulación del zoom, por ejemplo. Esto es algo que ocurre en todas las cámaras similares, por ello si buscamos buen audio emplearemos la empuñadura, (se conecta de forma rápida y fácil). Podemos trabajar con el pequeño micro de cañón incluido y aún disponemos de otro conector XLR, para por ejemplo, un micro de corbata. Hemos probado la cámara de esta forma y el audio recogido era el que se puede esperar de cualquier cámara ENG, en conclusión, las limitaciones del audio en cámaras pequeñas queda resuelta. Los controles manuales son los típicos: auto y manual, alimentación phanton, filtro anti viento y tres opciones de nivel de entrada. Lo único que podemos echar en falta es que el audio en modo manual exista una opción de limitador. Normalmente cuando decidimos grabar el audio en manual es porque tenemos certidumbre de los niveles que esperamos, pero es una buena opción disponer de ese limitador ya que por ejemplo, grabando una entrevista en un circuito, si paso un coche cerca, el audio no romperá y mantendremos el sonido de la entrevista dando un toque realista al trabajo.
Finalmente comentaremos aspectos del día a día con la cámara:

Ergonomía

Como ya hemos comentado, estas cámaras requieren redefinir la forma de operar en vídeo. Es ligera y creo que resulta cómoda una vez que entendemos cómo sacarla partido. Sin el accesorio para micro y sin el parasol, bien puede parecer una cámara de consumo y beneficiarnos cuando corresponda. Como bien sabemos en muchos sitios todo lo que parezca distinto a una cámara de consumo no está bien visto y/o permitido. El peso contenido y pequeño tamaño nos permite operar en situaciones donde cámaras grandes no lo permiten. En un coche por ejemplo, sentados en el asiento del acompañante y gracias al angular, podemos obtener un plano más o menos medio del conductor. Con una ventosa situada en el cristal podemos obtener un plano aún más amplio, eso sí, entendiendo cómo son las proporciones con esas focales, lo que esté más cerca de la lente se verá sustancialmente más grande que lo que esté más lejos. Los botones de foco e iris, los más demandados, están cerca de los dedos según la posición lógica de sostener la cámara.

Estanqueidad

Sony ha reforzado todas las conexiones de la cámara con el objetivo de poder trabajar con polvo y agua, (salpicaduras, no inmersión). Es algo muy beneficioso y solo podemos felicitarles por ello. La batería va alojada en el interior de la cámara, y todos los puertos están sólidamente protegidos por tapas de goma.

Autonomía

La batería incluida en el kit me ha durado más de dos horas. La forma de grabar ha sido clips sueltos, revisar, borrar, emplear constantemente el zoom… pasadas las dos horas aún aparecía carga en el indicador de la pantalla. Obviamente es recomendable adquirir la batería de larga duración y llevar la de serie como repuesto. La carga se realiza desde la propia cámara mediante el adaptador de corriente incluido. En ocasiones es cómodo, no hay que llevar más dispositivos, pero en otras, un cargador externo será de utilidad, por ejemplo con uso intensivo de la cámara, mientras no trabajamos podemos cargar una batería en la cámara y otra en el cargador. El consumo cada vez más reducido de estas cámaras supone un gran alivio en las grabaciones que duran todo el día. Un reportero que se mueva por distintos espacios podrá hacer su trabajo con muy poco equipo. Hemos probado a trabajar con esta cámara llevando un trípode muy pequeño y un micro de corbata para hacer entrevistas. El resultado es francamente bueno y la inversión reducida.

GPS

La cámara incorpora un GPS que nos dará la localización de cada clip y foto. Es algo que algunos usuarios encontrarán útil.
En resumen, la manera de evaluar una cámara en mi modesta opinión debe estar íntimamente vinculada al uso que mayoritariamente la vayamos a dar. De lo contario compararemos el consumo de un todo terreno con el de un utilitario diesel, pero las capacidades all road siempre serán tan importantes como el consumo bajo y el hecho de poder aparcarlo en sitios minúsculos. Un despropósito. Cada usuario deberá encontrar la cámara que mejor cubra sus diferentes expectativas, jerarquizará sus prioridades y actuará en consecuencia. Y finalmente aceptará algo inmutable, antes de lo que crea habrá algo mejor por el mismo dinero.

Txt: Alvaro Bernal

Cada vez queda más delimitada la línea entre cámaras que pretender captar la realidad de forma fácil y asequible con cámaras que permiten lograr la estética tradicionalmente cinematográfica. Y decimos “tradicionalmente” porque ya no es opinable si la estética hace que algo sea o no cinematográfico. Ahora veamos que nos ofrece la Sony NX70. Está cámara pretende en un formato pequeño cubrir las expectativas de videógrafos en trabajos comúnmente denominados ENG, es el caso, de noticias, documentales, reportaje social, etc. Presenta todos los controles manuales que se demandan en este tipo de trabajos, así como entradas de micro XLR. En un mercado como el nuestro, en el que se combina el efecto de la crisis con una creciente aceptación del resultado final y no del proceso, cámaras pequeñas y económicas pero con buen resultado global, están encontrando su sitio entre los profesionales.

POST TAGS:
El sonido de El Hobb
Hacia la TV Inmersiv
Rate This Article: