HomeDivulgaciónTaller de creación audiovisual independiente (III). Un buen guión y un buen audio.

Taller de creación audiovisual independiente (III). Un buen guión y un buen audio.

Los intérpretes y el guión

Lo primero que recuerda una persona cuando se le hace referencia a una película es de qué trata la historia, y su percepción de esa historia se basa en el guión y en la interpretación de los actores. La labor del director es que ese guión sea sólido y que la interpretación de los actores sea verosímil. En una buena película los aspectos técnicos son el respaldo de ese primer buen hacer, nunca podrán salvar una historia pobre o una interpretación tibia. Esta serie de artículos pretenden dar ideas sobre cómo logar que nuestra producción independiente tenga la presencia que pretendemos. Hemos comentado anteriormente lo que dan de sí las cámaras réflex que actualmente graban vídeo, (y que sólo están en su primera generación, lo bueno está por venir), pero nuevamente tengo que insistir en la importancia de un buen guión y un buen trabajo  de los actores. En este punto es lógico diferenciar en cuando grabamos ficción o cuando grabamos realidad. Si estamos grabando algún evento que como ya indicamos poco o nada podemos hacer para influir en cómo se desarrolla, habrá un guión genérico que será el propio desarrollo del evento, puede ser una boda, un cumpleaños o la presentación a prensa de un nuevo coche. Nuestro trabajo  de guión será un trabajo de edición dando el ritmo que deseemos a lo grabado, pero indudablemente no podremos editar lo que no está grabado, por lo que al mismo tiempo estaremos pendientes de qué grabar, (lo que es necesario para que el guión sea estable) y la “interpretación” estará bien  si elegimos correctamente qué personas y cómo se ven en cámara. Piensa que a fin de cuentas tu reportaje será bueno si para el cliente es bueno. En el otro lado está la ficción, aquí las cosas deben ocurrir como queremos que ocurran y por tanto si la historia no es buena dará igual si tenemos al mejor director de foto con los mejores medios técnicos.
Hace unos días conversaba con otros compañeros de profesión y me dijeron que cierta película americana reciente de alto presupuesto no les había gustado pero que la parte fotográfica y montaje era sensacional. Yo les respondí, “en cierto modo se supone que en este tipo de películas eso siempre está a gran altura”. Les pregunté por qué no les había gustado la historia, su respuesta fue “previsible en todo momento, giros de guión recurrentes y una interpretación estereotipada”. Diré que los actores están entre los mejores actualmente. La pregunta es, ¿cómo es posible que un gran actor en una película gane un Oscar y en otra resulte inverosímil? La respuesta, el guión no era sólido.
Pasemos a comentar algunas situaciones típicas en directores primerizos y no tan primerizos respecto a guión e interpretación.
El guionista y el director son la misma persona. No es fácil llevar a buen puerto tu propio guión. Por supuesto que es posible, pero tu idea, sobre lo que escribes estará transformándose constantemente en tu cabeza, dará lugar a infinitas versiones del mismo, constantes modificaciones que lo harán irreconocible en el momento de rodar respecto a la idea original. Esto en sí mismo no es malo obviamente, pero dificulta mucho las cosas. La tarea de dirigir supone entre muchos trabajos darle vida audiovisual a un guión. Es difícil que el propio guionista tenga la madurez e independencia suficiente para determinar si su guión es sólido y lo que es más importante, qué modificaciones requiere. Siendo humildes debemos reconocer que siempre se podrá mejorar nuestro guión. Creo que un excelente ejercicio es dirigir el corto de otra persona antes de dirigir el guión de uno mismo. Y mejor aún cuando hablamos de guión, es que antes de pensar en dirigir el nuestro, busquemos a alguien serio y profesional para que dirigiera nuestro proyecto. En nuestro país, las cosas están como están, y es relativamente fácil que excelentes profesionales quieran trabajar sin salario en cortometrajes si estos son sólidos de guión. Dentro de nuestra profesión los directores de foto, los técnicos de sonido, los guionistas, etc. suelen tener buen criterio cinematográfico. Acepta el reto de inicialmente no ser “guionista-director”. Yo he sido víctima de ese ego. He creído que tenía una buena historia que contar, la he escrito, la he modificado mil veces… y afortunadamente encontré a tiempo quien me dijo, “Álvaro esto es realmente malo, no te obsesiones, déjalo estar”. Con esto no quiero decir que no lo hagáis, simplemente que seáis rigurosos con vosotros mismos.
Versión “n” del guión, ya lo hemos mencionado, pero un guión no puede tener 8, 9, ó 10 versiones, cada vez que el guionista se lee así mismo lo modifica. Creerme cortometrajistas, llega el momento en que hay que parar y dejar que alguien independiente tome las riendas y nos diga dónde funciona y dónde no. Creo que a los que tenemos aspiraciones artísticas el ego nos puede arruinar nuestra carrera. Personalmente he dejado de momento mis proyectos de dirigir hasta que madure profesionalmente. En la actualidad trabajo como director de foto y estoy aprendiendo mucho de directores jóvenes que buscan un director de foto que sabe como “pintar” sus ideas. Es el mejor camino, trabajar con otros que saben más.
Escritores de libros vs guionistas. Parece una obviedad, un libro no es un guión. Pero lamentablemente hay que recordarlo constantemente. No es la  misma cosa y como tal puede que el escritor de una novela no sea capaz de escribir un guión. Y más aún, escribir el guión de su propio libro es un reto verdaderamente difícil. Conozco personas realmente brillantes en poesía, en relatos cortos, personas que con dos líneas te conmueven o te retuercen. Esas mismas personas no han sido capaces de escribir un buen guión a pesar de ser entendidos de cine. Solo estoy pretendiendo que no déis cosas por sentadas. No necesariamente quien escribe un guión puede dirigirlo. No necesariamente quien escribe bien en un género determinado tiene por qué hacerlo bien en otro. En música es frecuente que un músico reconozca sus limitaciones en un estilo a pesar de ser excelente en otro.
Ausencia de revisor profesional. Derivado de todo lo anterior, por qué no buscamos a una persona profesional de la revisión de guiones. En los EEUU que tanto criticamos es una figura esencial. Aquí parece que nadie tiene derecho a opinar de lo que uno ha escrito. Busca para tu cortometraje alguien con el que no te una el afecto para que te corrija tu guión. Pídele que sea especialmente crítico. Ahora tu papel es encajar esa crítica con inteligencia. A mí si un niño de 12 años me corrige en mi trabajo y con ello evito un problema, le estaré muy agradecido. Buscar el talento allí donde esté y alejaros de la vanidad, a fin de cuentas, no estamos operando a nadie a corazón abierto, sólo estamos haciendo cine.
Actores. Estamos buscando actores y actrices para nuestro próximo corto. Ya tenemos nuestra réflex digital con la que podremos dar esa perspectiva y profundidad de campo que tanto ansiamos. Tenemos los mejores plugins para entalonar… estamos seguros de que esta vez sí lograremos ese gran corto. Pero nos enfrentamos a la búsqueda de actores. Veamos problemas típicos. Aparecen los amigos actores  o los amigos actores de otros amigos, o el amigo actor del sonidista. A los amigos los queremos y perdemos la perspectiva de sus capacidades.  Piénsatelo dos veces antes de ofrecerle a un amigo un papel, y si es así, que sea alguien maduro como para entender sin problemas de afecto si es o no quien debe hacer ese papel o que sea capaz de entender que su interpretación requiere matices. Otra situación típica es que los actores que buscamos, o no están disponibles, o no se ven motivados. Y entonces contamos con aquellos que sí están dispuestos. Pueden ser excelentes actores pero no necesariamente son los que funcionarán en ese proyecto. Me duele decir esto, pero en nuestro país, muchos actores son siempre el mismo personaje. En los casting buscamos un perfil y sencillamente esperamos hasta que aparece. Más adelante vemos que en un  papel dramático tiene la misma presencia que en una comedia. Y por favor, que quede claro que hay otros muchos excelentes actores. Otra típica,  esos actores que vienen impuestos por alguien que tiene peso en la producción, básicamente quien pone el dinero. Llegado el caso, sólo queda la opción de ser humilde y decir, no es quien yo quería pero mi trabajo es que el proyecto salga bien.  Y finalmente, comentar medio en broma medio en serio que esa chica que tanto te gusta no necesariamente tiene que ser buena actriz.
Dirigir supone coordinar muchos elementos, no te obsesiones con nada y si aún así lo haces, que sea con conseguir un todo homogéneo. Desconfía de quienes dicen tener suficiente experiencia y no quieren hacer ensayos. Es un riesgo innecesario. Lo primero es ver que hay buena química entre actores y dirección. Tampoco te cierres si tus actores no son quienes tenías en la cabeza, permite ver cómo trabajan otras personas. Pero en algo sí debes mantenerte firme. Puedes y debes controlar todos los aspectos de tu película, debes hacer los ensayos necesarios hasta que tengas la sensación de que en rodaje todo será como estaba previsto.

Pensar en términos de producción cuando escribimos

En las producciones de bajo presupuesto, en el 99% de las ocasiones se modifica el guión por el simple hecho de que no es económicamente posible llevarlo a la práctica. Habitualmente se modifican escenas, bien por el coste o imposibilidad de contar con determinadas localizaciones, determinados tipos de planos que pide el guión… en definitiva, una cosa es escribir en términos de cine americano y otra que la esencia del guión se mantenga sin apenas medios. Por ello, ya que en muchos casos el guionista y el director son la misma persona, o bien el guionista sabe positivamente que su guión se pondrá en escena con un presupuesto mínimo, es conveniente tener nociones, (quizás algo más que eso), de las cuestiones técnicas de rodaje para que cuando escribamos, sea factible llevarlo a la pantalla. Sin duda pensaréis que el guión técnico es quien se encarga de eso, entre director y director de foto. Por supuesto que es así. Pero creo conveniente que quien escriba sepa qué planos se pueden o no rodar con según qué medios. Pienso que todas las personas que participan en una producción audiovisual deberían saber lo suficiente del trabajo que realizan los demás. Así evitamos muchos contratiempos y por descontado, esa absurda costumbre de aislarse de lo que hacen otros y pensar que lo nuestro es lo realmente importante.

El gran olvidado, el audio. Entendemos la importancia del audio en la transmisión del mensaje. ¿Por qué no cuidamos el audio?

Recientemente participé en un medio metraje en el que el técnico de sonido, no  sólo sabía mucho de sonido, sino que sabía mucho de mi área y siempre me ayudó adelantándose a todos los inconvenientes típicos de rodar con pocos medios. Siempre estaba pendiente de si podían aparecer sus sombras en el plano, ajustaba correctamente la distancia del micro pero en todo momento vigilaba los movimientos de la cámara. Normal-mente no le prestamos ni la atención ni lo medios suficientes a nuestro sonido, si una imagen está mal iluminada, o  tiene excesivo ruido. Aún así puede ser válida si la interpretación es adecuada  y si, por descontado, se escucha correctamente. En el vídeo podemos imaginar lo que no está por asociación de ideas. Por ejemplo, imaginar una escena en el que alguien pasa de la calle, con suficiente luz, a una cueva, prácticamente en penumbra. La imagen dentro apenas se reconoce pero si oímos suficientemente bien sus pasos, su respiración, su voz, el resto de sonidos que componen el ecosistema, podremos imaginar lo que no vemos. Pero si no escuchamos correctamente la voz, o se entrecorta, no siempre es posible reconstruir mentalmente el mensaje.  Esto no significa que no cuidemos nuestra imagen, lo que pretendo asentar es que el audio es igualmente importante.
Debemos ser modestos y aceptar que de la misma forma que como operadores de cámara hay muchos factores a tener en cuenta, en el sonido ocurre lo mismo. El primero que por ahí pase no tiene porqué saber manejar una pértiga. De la misma manera que tu operador o director de foto revisará el guión y las localizaciones, el técnico de sonido deberá hacerlo igualmente. Tenemos que aceptar que el sonido tiene un coste como lo tienen las restantes partidas. No se trata de poner el micro de la cámara en una pértiga o esconder un inalámbrico aquí o allá. Es algo mucho más meditado. Lo primero que debemos entender antes de grabar es qué peso tiene el sonido o ruido no deseado respecto al que queremos captar, sea la voz de los actores o un sonido específico. Se debe desmitificar eso de que o bien hay micrófonos muy  direccionales que obviarán todo aquello que no se encuentre en su dirección o que en postproducción podemos quitar todos aquellos sonidos que no deberían aparecer en la idea original.
Debes contemplar el audio de tu producción como un elemento narrativo más, no como algo que hay que grabar. De la misma forma que con el director de foto debes comentar cómo deseas que sea la iluminación o el etalonaje posterior, y te preocupas de qué nivel de luz ambiente tendrás, a qué hora sale o se pone el sol, la calidad de la luz, etc. En el audio debes hacer lo mismo. No todos los micrófonos recogen el sonido igual. Pregúntale a tu técnico de sonido qué opina de la escena en términos de audio, pregúntale cómo se puede grabar con la mejor calidad posible. Investiga las novedades en audio. De la misma forma que en la imagen llevas tus escenas donde todo es más favorable, hazlo igual en el audio. Muchos cortometrajes presentan carencias en el audio. Mi opinión es que no se le ha dado la suficiente importancia a este aspecto. Se acepta que si la localizan no permite grabar según la expectativa en términos de cámara se modifique la propuesta, en cambio no se hace lo mismo cuando las condiciones de señal- ruido no son ni siquiera mínimamente válidas. Recientemente he colaborado en dos cortometrajes en Los Ángeles, allí el papel del técnico de sonido es vital. Todo el mundo entiende que el técnico decide cuándo se dan esos mínimos. Cuando ves el material grabado, y más concretamente lo escuchas, comprendes porqué esto tiene sentido. Cuando los personajes se mueven y se mueve la cámara con ellos, se busca un consenso entre el mejor audio posible y la mejor imagen posible. Cuando se mueven los personajes esto es importante. Aquí, sencillamente se le dice al técnico de sonido, “búscate la vida”. Dedica un tiempo a que el técnico de sonido te diga qué condiciones de rodaje tiene cada localización, valorar distintas opciones con el guión en la mano, pensar en alternativas, como que esa escena sea sin diálogo y éste se lleve a otro momento de la cinta, o pensar en cómo ese ruido de fondo que  no puedes evitar, un murmullo, un ruido indeseable, es el caso de el sonido de un aire acondicionado, ladridos de perros, griterío de la gente, esté justificado en la escena.
En lo que ha denominado cinematografía DSLR, estamos encontrando muchas ventajas pero obviamente tiene sus limitaciones. Las réflex que graban vídeo HD no tienen conexiones XLR para micrófonos externos. Como sabéis, ergonómicamente no están pensadas para funcionar como cámaras de vídeo y probablemente no evolucionen en esa dirección, de hacerlo, perjudicarían a su público objetivo genérico, los fotógrafos. En cualquier caso el mercado de accesorios para facilitar la operación de estas cámaras de fotos como cámaras de vídeo no para de crecer. Es fácil encontrar accesorios con conexiones XLR y alimentación 48v que se dirigen a la cámara por conector minijack, pero eso no hace de por sí que el sonido sea bueno. Los micrófonos de calidad lógicamente tienen su coste, pero son inversiones seguras. Un buen micro de cañón mono está en la franja 800 – 1.000 euros. Cantidad respetable pero que durará muchos años. En el audio no estamos sometidos a la presión de novedades que en el vídeo. La calidad de un buen micro de hace diez años es igualmente buena hoy. Una cámara de vídeo de hace diez años no es una cámara HD. Plantéate esa inversión a largo plazo. Igualmente en el mercado cada vez hay más equipos de grabación portátiles con un excelente rendimiento para su coste, conectores Canon/línea, alimentación, micros estéreo incorporados, soporte tarjetas SD o Compact Flash y diferentes efectos. Es el momento de cuidar el audio de nuestras producciones.

Txt: Alvaro Bernal
Sapec presentará en
IBC 2010, más indus
Rate This Article: