HomePanoramaTelevisión conectada: Del Telespectador al Telenauta 1.0

Televisión conectada: Del Telespectador al Telenauta 1.0

n50_01

Hace unos días adquirí una Tv Smart sustituyendo así la vieja plasma que presidía mi salón. Una vez instalada y conectada tanto a antena como a la ADSL mediante “wifi” y leído muy por encima el manual de instrucciones, enciendo el aparato tomando contacto, junto a mi familia. Con un nuevo concepto que ya está cambiando nuestros hábitos y comportamientos frente a este nuevo electrodoméstico a caballo entre una “tele” y un pc que ha sustituido para siempre al tradicional receptor de televisión.
Es quizá un momento histórico para millones de familias de todo el mundo.Tan importante como el día que entró un microondas en nuestra cocina, o el que conectamos un video a nuestra televisión. Sin darnos cuenta, adquirimos hábitos y comportamientos que antes no teníamos, como por ejemplo, disfrutar de cine a la carta en los diversos canales de internet, o alquilar una película en un videoclub on line, o consultar contenidos en los diversos canales OTT de las principales cadenas y majors del planeta entero.
Sin darnos cuenta, estamos dejando de ser telespectadores para transformarnos en Telenautas que demandan variedad, calidad, sencillez y rapidez, exigiendo una gran oferta de contenidos al menos al mismo nivel de calidad que la TDT, sin sacrificar la comodidad del sillón en el salón de casa con un mando en la mano, buscando la misma inmediatez para el consumo de contenidos conectados que la que tenemos al cambiar de canal en la TV tradicional, pulsando un botón del mando a distancia.
Tener la oportunidad de consumir contenidos, antes solo accesibles a través de un ordenador conectado a Internet, ejerce un intenso poder de atracción sobre el “Telenauta”, antes telespectador, acostumbrado a “tragarse lo que pongan”. La sensación de libertad de poder consumir a la carta y buscar lo que desea en la inmensa oferta de contenidos en la red disponibles para el televisor, implica un cambio en el rumbo de la demanda y en las preferencias de los usuarios.
Esta realidad ya ha sido detectada por las grandes cadenas de televisión y por la industria de soluciones y servicios, quienes se aprestan al desarrollo de modelos que mejoren lo presente y den cumplida respuesta a una creciente demanda de contenidos en la red. Son ya 16 millones de hogares en Europa los que consumen contenidos a través de dispositivos Smart. Y esta cifra aumenta cada día.
Según previsiones del mercado, en 2015 nueve de cada diez familias en Europa tendrán una Tv conectada a Internet en el salón de su casa, sin contar con el inmenso crecimiento de usuarios que demandan oferta de canales y contenidos a través de dispositivos móviles, como Tablets, Smart Phones y un amplio abanico de gadgets.
Muchas televisiones de nuestro país manejan cifras de crecimiento muy intensas de consumo de Tv a través de Smart Phones y Tablets, lo que está llevando a los canales de TV a apostar por la innovación y la experimentación en su batería de programas, aprovechando todas las ventajas que ofrece Internet: como las redes sociales y la sincronización entre éstas y las nuevas aplicaciones de consumo de contenidos audiovisuales; o la interactividad entre el programa y el usuario, o la posibilidad de compartir opiniones, comentarios y links; o creando departamentos “ad Hoc”, como los “Responsables de Nuevos Medios” o los “Comunity Managers” responsables de la rentabilidad de las emisiones a través de las diversas ventanas.  Hoy, en España, existen programas de TV que se anuncian por Twitter, se concursa por FaceBook y se difunden por YouTube, siendo consumidos en “tablets” y teléfonos por cientos de miles de personas, arrojando porcentajes de share muy optimistas que están señalando el camino a seguir: La Televisión Social.
Desde el punto de vista de la industria de productos y servicios hay mucho hecho, al mismo tiempo que queda mucho por hacer. La realidad en España es que todas las grandes cadenas de televisión ya cuentan con contenidos en OTT o a través de Internet y habilitados para dispositivos móviles. Por tanto, empiezan a exigir a la industria mayor compromiso en el desarrollo de soluciones que den respuesta a las necesidades actuales con altos estándares de calidad. Hace unos meses, se celebró en Las Vegas la feria NAB y la sensación que uno tiene es que todos los grandes fabricantes apuestan en uno u otro sentido por la IPTV, invirtiendo en conectividad IT y dejando atrás los modelos tradicionales.
La industria, el sector, las cadenas de Tv y todos los implicados en esta evolución, tenemos un compromiso para con el público. Es evidente que esto no va a detenerse. Son dignos de mención los esfuerzos de grandes cadenas y fabricantes españoles por desarrollar estándares como el HBBTV, o la implicación de fabricantes e integradores por encontrar la piedra clave entre la Tv tradicional e Internet, sin sacrificar ni la alta calidad del primero ni la inmediatez del segundo.
El momento es cuando menos paradójico. La crisis golpea terriblemente las cifras de consumo interno de varios países, pero el consumo de contenidos aumenta, al tiempo que lo hacen los dispositivos conectados. En momentos de inmensa dificultad para el sector en España, encontramos la realidad de una audiencia que quiere más y lo quiere rápido haciendo que se disparen las cifras de “share” y exigiendo mayor compromiso, mayor desarrollo y más innovación.  Una realidad de la que deberían tomar nota los gobernantes y su política de recortes y cancelación de ayudas. Como se dice en este mundo, la audiencia manda, y hoy por hoy sin I+D y sin ayudas a la innovación, la industria española no podrá aguantar el ritmo que exigen los tiempos.
Es el momento de invertir, de apostar, de adaptarse a los nuevos modelos, de desarrollar soluciones y de plantearse las preguntas adecuadas. El mundo entero se ha embarcado en esta evolución audiovisual y el sector en España debe estar preparado para responder a las necesidades de hoy e investigar para las de mañana. Ante nosotros un nuevo modelo, una gran oportunidad a la que debemos sumarnos como usuarios y profesionales, quedando en manos de estos últimos el compromiso de ofertar soluciones sencillas, rápidas y rentables, al tiempo que se educa al público para invitarles a traspasar el umbral que implica una sustancial mejora en la cantidad y en la calidad del ocio y la información. El momento es ahora.

TxT: López Conrad

 

I3 Televisión, un m
Canon amplía el Sis