HomePanoramaTSA Media Networks. La unión hace la fuerza.

TSA Media Networks. La unión hace la fuerza.

TSA Media Networks

Habían surgido numerosos rumores en torno a Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA) y su integración con Media Networks, incluso recibimos varias llamadas en nuestra redacción pidiendo información sobre lo que había ocurrido y los planes de la compañía. Por ello hemos entrevistado a Werner Schuler, CEO de Media Networks y TSA, para que nos aclare de primera mano todas aquellas cuestiones que el mercado nos ha hecho llegar.

Entrevista con Werner Schuler, CEO de Media Networks y TSA

¿Qué es lo que ha pasado con estas dos empresas?.
La verdad es que no ha pasado nada que revise o cambie lo que hacen ni TSA ni Media Networks hasta el momento. Quiero recordar que MN es una compañía que se fundó en Latinoamérica con un espíritu muy beneficioso para la industria: la compartición de infraestructuras. Esto no significa necesariamente compartición de identidad, y mucho menos identidad comercial, lo que sí tenemos claro es que en una economía global la eficiencia es fundamental. Esa es la base de Media Networks, que comenzó generando contenidos para la operadora de Telefónica en Perú, pero luego vimos la posibilidad de crear y ofrecer servicios en un solo espacio para atender a las otras operadoras del grupo en la región. Así creció una gran plataforma satelital de marca blanca donde cada operador puede poner su identidad. Este producto hizo posible una disminución importante de los costes para arrancar la operación de una plataforma de tv de pago en un país, y así en vez de montar cada uno una solución decidimos montarla para el grupo, atendiendo además a terceros.

Werner Schuler
Se generó un boom…
Sí, se empezó a generar bastante demanda y empezamos a apoyar algunos proyectos con una empresa complementaria a Media Networks, que era TSA, y así empezamos a darnos cuenta del potencial que tenía esta suma. Este es un grupo que trabaja en una industria muy dinámica y constantemente está buscando la mejor manera de ordenarse para ganar mercado. Encontramos mucho expertise complementario, de hecho TSA fue quien montó el hub de contenidos en Perú y ayudó a Media Networks a montar toda la ingeniería del hub satelital de la tv de pago. Los servicios de TSA en LATAM crecieron y fueron apareciendo oportunidades al cruzar experiencias de ambas empresas. Vimos qué recetas que se habían aplicado en Perú eran aplicables ahora en España, un país que tuvo un crecimiento brutal cuyo mercado se ha reducido por la crisis actual; ahora no hay que pensar tanto en crecer sino en reordenarse y volverse más eficiente.
¿Se han fusionado TSA y Media Networks?.
No se han fusionado, nos hemos integrado, esa es la palabra correcta. En España somos TSA sin ningún cambio de marca ni nada que se le parezca. Y seguimos trabajando en Latinoamérica aprovechando las oportunidades que hay allí, donde Telefónica tiene un punto de ventaja respecto al resto y es que es una operadora que siempre ha invertido en la región, incluso cuando la situación no era tan buena. Ahora todo el mundo mira a Latinoamérica, claro, hay un crecimiento importante, pero nosotros tenemos mucho ganado y es que llevamos 14 años trabajando allí con Media Networks. La verdad es que no hay propuestas similares a la nuestra y eso nos ha permitido crear estas relaciones tan importantes.

TSA Media Networks
¿Qué diferencias veis entre España y Latam?.
España y Europa están estancadas ahora mismo, mientras que Latinoamérica está en una ebullición inédita, como puede ser el caso de Brasil, que supone la mitad de cualquier expectativa comercial en la zona. Hay otro bloque compuesto por Chile, Perú y Colombia que vienen en un proceso de integración económica que arrastra cierta integración política. Chile, Perú y Colombia integran una sola bolsa de valores que ha fortalecido ese eje, hablamos de 100 millones habitantes, un PIB que crece al 5% acumulado y con unas proyecciones a futuro similares. Se está integrando también Méjico en ese grupo, que es el canal natural para acceder a un país invisible para muchos, que son los hispanos afincados en los Estados Unidos, el “país” panamericano más rico. Creo que los procesos han sido distintos y lo que se está viviendo en Europa es un proceso de ajuste que tenía que darse. La economía tiene ciclos, algunos cortos y otros más largos. Los agentes económicos hacemos la economía, no es el capital en sí mismo ni la tecnología, sino las personas, los empresarios, los trabajadores. Hay una cuestión de actitud que se puede y debe recuperar y mejorar.
¿Y a nivel tecnológico?.
Hoy en día el mundo está mucho más equiparado a nivel tecnológico de lo que mucha gente se imagina. En Perú hay canales que tienen mucha tecnología; quizás no son las mismas soluciones, pero sí similares. En Latam tiene mucha influencia el modelo tecnológico de Estados Unidos y encuentras empresas de televisión que están a la vanguardia como Globo, Televisa, etc. También creo que hay una oportunidad evidente de negocio en formatos y, en esa línea, podemos ser un vehículo que ayude. Puede haber cierta transferencia tecnológica y de hecho una de nuestras opciones ha sido discutir cómo se puede distribuir activos que tenemos de acuerdo a la demanda que hay. Realmente somos generadores de mejores economías de escala y de oportunidades. Insisto, tenemos que aprender de lo que se ha hecho aquí: de lo bueno y de lo menos bueno también. Por ejemplo, sobre-equiparte es un error y sobredimensionar una estructura también. Al final de lo que tenemos que hablar, y creo que ese es el reto donde podemos contribuir, es de encontrar la línea de equilibrio. Por ejemplo, a través de la reutilización de equipamiento. En la época de crecimiento de Europa se creó una infraestructura notable con una capacidad de producción y generación muy amplia. Brasil es un mercado muy dinámico del que podemos aprender mucho, son gente que ha aprendido a encontrar esa línea de equilibrio y hablo de la industria broadcast, que es donde estamos más enfocados desde el punto de vista de los servicios que ofrecemos TSA y Media Networks. Méjico y Colombia son otros mercados donde se ha desarrollado una industria muy fuerte. Una impresión que tengo es que echo en falta que en España se den cuenta de que son el origen de la cultura latinoamericana, pienso que se ha mirado demasiado a Europa, lo que es lógico y no digo que no haya que hacerlo, pero es también muy beneficioso que se mire hacia Latinoamérica. Si se hiciesen más esfuerzos en esa línea probablemente se sorprenderían de las oportunidades.
¿Seguiréis contando con los mismos proveedores en España?.
El compromiso que tenemos es ante todo con nuestros clientes, somos parte de una cadena y evidentemente creamos relaciones sólidas a lo largo de la misma y eso incluye a los proveedores. Es más, si el proveedor que nos provee para España tiene algún producto que solucione un proyecto en Chile evidentemente contaremos con él, pero siempre que sea en igualdad de condiciones porque las necesidades son diferentes y hay que adecuarse a cada mercado. No tiene que haber preocupación, vamos a ser muy respetuosos con los acuerdos y las prioridades históricas de la empresa; como he dicho antes, TSA no ha cambiado, aunque se hayan modificado algunas cosas. Queremos ser lo contrario a volátil en un mercado que es volátil. Seguiremos contando con los proveedores tal y como se ha hecho hasta ahora. Nuestro objetivo real es el de ayudar a la industria y ejercer como un catalizador para que los negocios sean sostenibles. Ese es nuestro espíritu.
¿Habría un mercado interesante para contenidos si se tiene la paciencia suficiente?.
Efectivamente, es una tarea a realizar y con paciencia, porque las respuestas no van a ser inmediatas. La dependencia anglosajona de contenidos en Latinoamérica no apareció en tres minutos, fue una labor de largo plazo. Hace tiempo era increíble el número de producciones españolas y mejicanas que se veían por todos lados, pero empezaron a llegar las grandes producciones de Hollywood, tanto para cine como para televisión y se fueron introduciendo poco a poco en el mercado. Hoy es impensable tener un canal en abierto si no tienes una serie de EEUU o similar. Yo creo que ese trabajo está pendiente y ahí podemos ser un catalizador para esas relaciones, hay canales de televisión en abierto en Chile, Perú o Colombia donde contenidos españoles pueden tener mucha cabida. Brasil es algo más complejo por el idioma pero también puede contemplarse. Hay series que se hacen aquí que tienen una calidad muy interesante y está esa cercanía cultural de la que hablaba; si nos hemos acostumbrado a ver una traducción mejicana de una producción, cómo no nos vamos a acostumbrar a algo hecho aquí. Se debería comenzar por las series de época españolas, porque los modismos son más fáciles de trasladar y la cabeza se adecúa mejor, el espectador lo reconoce mejor. Si revisamos el catálogo de ese tipo de producciones en España nos damos cuenta de que es extraordinario, creo que ahí hay oportunidades y podemos colaborar con la industria.
¿Cómo es el espectador americano?.
Voy a poner un ejemplo gráfico de cómo es allí el usuario. Imaginemos una piscina que se está llenando y es muy grande; bueno, pues ahora está a la mitad de capacidad, de forma que cualquier chorro va a aportar a llenarla. Cuando llegue más arriba, se empezará a regular el caudal, pero ese punto no ha llegado todavía. Es decir, hay un apetito brutal. El crecimiento viene por una verticalidad muy marcada por los que tienen y quieren más, y también por los que se incorporan al mercado y empiezan a demandar. La velocidad de penetración de la telefonía móvil fue una barbaridad, más que en EEUU o Europa. Esto tiene un tiempo, pero mientras la piscina no esté llena, el tema es ver quien mete más agua. Pero hay que ser muy ortodoxo en el orden de los negocios y planificar para cuando el crecimiento sea menor, de todos modos creo que quedan al menos 5 años muy potentes.
¿Qué visión tenéis sobre España?.
Tenemos muchísima ilusión, nosotros creemos que las cosas se mueven, aunque la gente está negativa. Es verdad que hay crisis y que las cosas no son como hace cinco años, pero España no ha desaparecido ni va a desaparecer. Lo que sí hay que hacer es un ejercicio para ver qué es lo que toca hacer hoy porque la receta no puede ser la misma. Y nosotros estamos ahí para ayudar a la industria. En esa línea, es muy importante buscar alianzas y unirse a grupos como hemos hecho con El Heraldo de Aragón, una experiencia muy provechosa que es un modelo a desarrollar. Compartimos con ellos la misma visión de búsqueda de eficiencias y compartición de infraestructuras, y tenemos que buscar más acuerdos con televisiones autonómicas, ese es uno de los retos que nos proponemos y creo que ese es uno de los caminos que tiene que seguirse en España. Las televisiones no tienen por qué asumir toda la infraestructura, no tienen por qué tener ellos el play out por ejemplo, lo podemos hacer nosotros de forma que ellas se vuelvan más eficientes. En Perú estamos hablando con los ocho canales en abierto para que no tengan ocho infraestructuras de transmisión diferentes. Haciendo números te das cuenta del gran ahorro que puedes obtener y así poder dedicarte al foco de tu negocio que es generar contenidos, ese es el mensaje central y es lo que queremos aplicar en España.

Drago Broadcast Serv
HP presenta la prime