HomeView All Posts – Whole Post (Page 2)

Es muy sensato empaquetar la última tecnología en un cuerpo de cámara, pero hacerlo cuidando el diseño y el concepto para ofrecer la máxima adaptabilidad y versatilidad, convierte el resultado en una destacada herramienta de creación.

Laboratorio realizado por Luis Pavía

 

La Canon EOS C500 Mark II que hoy traemos a nuestras páginas se presentó el otoño pasado, facilitando que sus principales características ya sean bastante conocidas a nivel general. Así que, como en otras ocasiones, trataremos que proporcionar esa visión que va un poco más allá de las meras especificaciones, y que nos permita conocer todos los detalles necesarios para decidir los encargos para los que ésta será la “cámara perfecta”.

Conocido es nuestro criterio de que la “cámara perfecta” no existe, pero sí creemos firmemente en el conocimiento y la habilidad del profesional para elegir la herramienta idónea para cada trabajo. Y para eso necesitamos conocer no sólo la colección de características, sino todo el conjunto de factores que inciden en esta decisión.

De partida, sus características técnicas la sitúan en un nivel muy alto dentro de la gama de cinematografía de Canon, contando incluso con alguna mejorada respecto a la C700, su hermana mayor. No es la primera vez que nos encontramos con que una “hermana pequeña” supera en algunos aspectos a sus mayores, simplemente por el vertiginoso avance de la tecnología. Pero no nos equivoquemos: no hablamos en general, sino de alguna característica concreta que resaltaremos en su momento.

Repasando sus características más significativas, destacamos el mismo sensor de la C700, un rango dinámico de 15 f-stops, el estabilizador integrado de 5 ejes, la grabación RAW (light) interna y el excelente sistema de autofoco, para ubicarla sin dudas en la gama media-alta de equipos de cinematografía digital. Aunque por supuesto que hay mucho más que esto, y es lo que iremos desmenuzando a lo largo de este análisis.

También pondremos atención en el diseño, porque es uno de los aspectos que también entendemos decisivos y que no se puede medir con números. Nos parece importante porque incide directamente en los usos para los que la cámara pueda resultar más adecuada. Y no hablamos sólo de diseño físico, sino de todo lo relacionado con su uso y posibilidades.

Comenzando con el sensor, nos encontramos con el mismo de tipo Bayer y tecnología CMOS full frame con un recuento de 6062 x 3432 pixel en una superficie activa de 38,1 x 20,1 mm. Las dimensiones realmente utilizadas variarán en función del formato seleccionado para grabar. Como ejemplo, se utilizarán 5952 x 3140 píxel para los formatos 4K y 2K, ó 5580 x 3140 píxeles para los formatos UHD y HD. Es decir, que el aprovechamiento del sensor en los modos de full frame cuenta con un extra de resolución que se deja notar.

Que la resolución del sensor sea superior al del formato que se registra aporta ventajas significativas, porque la imagen resultante es más limpia y nítida; y porque a igualdad de otras condiciones, el ruido es menor. Como era de esperar, también se cuenta con un formato de grabación que recoge píxel a píxel la capacidad máxima del sensor: 5952 x 3140, permitiendo reencuadres posteriores sin pérdida de resolución.

El siguiente elemento que incide directamente en la imagen es el procesador. Así como es habitual hablar de tamaño físico y resolución del sensor, este es uno de esos elementos del que no se habla con frecuencia, pero cuyo rendimiento es determinante. Su función es comparable a la de un pequeño ordenador que se ocupa de procesar todos los datos que proceden del sensor antes de registrarlos en las tarjetas de memoria. Por ejemplo, es directamente responsable de los algoritmos de interpolación que realizan la conversión de la señal Bayer en una señal RGB. En este caso el resultado es excelente.

 

Canon EOS C500 Mark II

 

¿Y si hablamos de RAW? Teóricamente, en este caso no tendría mucho que aportar ya que la señal RAW, por definición, es el volcado en bruto de los datos del sensor. Pero en el caso que nos ocupa también tiene su aportación, ya que nuestra C500 MkII es capaz de grabar internamente un formato RAW “light”.

¿Qué significa esto? Que normalmente son necesarios sistemas de almacenamiento con una elevadísima capacidad de transferencia sostenida para poder transferir el ingente volumen de datos que se genera con una imagen de vídeo. Estos suelen ser dispositivos externos, muy específicos, y con impacto en el coste de producción. Por otro lado, la forma tradicional de reducir ese volumen son los distintos tipos de procesado y compresión que dan lugar a los diferentes formatos de grabación a los que todos estamos acostumbrados.

Por hacernos una idea, una sencilla imagen UHD a 25p y 8 bits genera 4.976.640.000 bits por segundo (3840 x 2160 píxel x 25 fps x 8 bits por canal de color x 3 canales de color). Casi 5.000 millones de bits por segundo, que ascienden a más de 12.000 millones (12.740.198.400) subiendo hasta 4K a 60p y 10 bits. Si bien estos son datos teóricos, de una forma u otra este es el orden de magnitud del volumen de información que deben manejar ininterrumpidamente los procesadores para poder interpolar, comprimir, transferir, etc. mientras permanecemos grabando.
En este caso, y gracias a las capacidades del procesador DIGIC DV7 que incorpora, Canon ha encontrado el punto de equilibrio necesario para poder registrar en tarjetas CFexpress un formato propio CinemaRAWLight con tasas de transferencia de hasta 1 Gbps, ó 2,1 Gbps para frecuencias de 120 fps. Estos son más de 1.000, o más de 2.100 millones de bits por segundo, respectivamente.

Pero no sólo la resolución es importante. La profundidad de color también resulta decisiva, especialmente en proyectos en los que la postproducción juegue un papel importante. Recordando que cada bit adicional nos duplica la precisión en la reproducción de color por canal, es posible contar con profundidades de color de hasta 12 bits. Esto son más de 68.000 millones de colores (4.096 por canal), absolutamente indistinguibles para el ojo, pero convenientes para ofrecer enormes posibilidades de etalonaje, y necesarios para evitar cualquier tipo de artefacto tras intensos procesos de postproducción.

Una muestra de sus elevadas capacidades viene dada por la compatibilidad de la cámara con el sistema de color ACES, permitiendo la importación directa de las imágenes capturadas en sistemas compatibles.

Combinando sensibilidad, profundidad de color y capacidad de proceso, llegamos a otro de los aspectos importantes a considerar en los equipos: el rango dinámico. Para mejorarlo, los distintos fabricantes utilizan sistemas que permiten ampliar el rango registrable: las conocidas curvas de gamma. Como era de esperar, este equipo es plenamente HDR, consiguiendo en el caso de usar la curva Canon Log 2 un registro superior a 15 diafragmas (f-stops).

Para facilitar la visualización y la gestión de este tipo de imágenes especialmente durante la captación, la cámara dispone no sólo de los perfiles de conversión de color en visualización (LUTs) más habituales, como 709, Cinema y BT2020, sino que el usuario puede crear y cargar hasta 15 LUTs propias, siendo viable incluso aplicar distintas tablas de conversión a las distintas salidas simultáneamente.

¿En qué se traduce todo esto? En que esta cámara nos ofrece un auténtico plus de versatilidad y es perfectamente apta para producciones con un alto nivel de exigencia. Todas las cámaras nos ofrecen distintos formatos para grabación interna, tanto en resolución como en compresión, siempre con algún tipo de compresión. Algunas también ofrecen una salida directa de sensor para poder grabar formatos RAW sin compresión en dispositivos externos. Y nuestra C500 MKII ofrece, además, esa posibilidad de un RAW “aligerado” sin necesidad de dispositivos externos y manteniendo una excelente resolución de 5,9K.

Lógicamente, en función del objetivo de nuestro proyecto, este formato podría no llegar a ser suficiente en sí mismo, pero desde luego que supone una mejora respecto a los formatos habituales, ofreciendo una opción más a la hora de trabajar sin necesidad de vernos obligados a aumentar nuestra inversión. Y contando también con las máximas posibilidades para un dispositivo externo si se diese el caso.

Para hacernos una idea del resultado final, a 2,1 Gbps en una tarjeta CFexpress de 512 Gb podremos almacenar hasta 30 minutos de vídeo en formato CinemaRAW Light de 5952 x 3140. Reduciendo la resolución a 4K y la tasa de transferencia a 1 Gbps, este tiempo aumenta hasta los 65 minutos. Y para un 2K de 250 Mbps el tiempo alcanza los 256 minutos.

 

Canon EOS C500 Mark II

 

Además de este formato, también es posible grabar en XF-AVC/MXF con un amplio abanico de velocidades de transferencia. En estos casos, y en función de las distintas combinaciones de resolución / tasa de transferencia, los tiempos de registro que alcanzaríamos en la misma capacidad de tarjeta variarán entre los 79 minutos para un 4K de 10 bits en 4:2:2 de 810 Mbps, y los 401 minutos para un 2K de 160 Mbps.

Como no podía ser menos en un equipo de este nivel, contamos con dos ranuras CFexpress que se pueden configurar para grabación en paralelo (para contar con una copia de seguridad instantánea) o en relevo (para grabaciones de duración teóricamente infinita). Existe una tercera ranura de tipo SD/SDHC, para almacenar proxys de vídeo, fotografías de resolución 2K/HD, compartir datos de configuración y facilitar actualizaciones.

Pero no sólo las características numéricas son las que inciden en la versatilidad. El diseño es otro de esos aspectos a los que en ocasiones no se les presta atención suficiente. Y no sólo estamos aludiendo al diseño físico, sino también al diseño conceptual con todas sus implicaciones, como veremos enseguida. En cuanto al físico, nos encontramos con el tipo que se ha ido generalizando en los últimos años y que nos encanta: una “caja” que alberga el sensor con su electrónica y el mínimo de elementos imprescindibles, como montura de óptica, tarjetas de memoria, batería y botoneras. Y sobre ella, adosamos todos los elementos necesarios terminando de construir nuestra cámara en función de cada necesidad.

Pero no todas las cajas son iguales y en este caso parece que, de nuevo, la ligereza y la versatilidad han sido los factores más cuidados para conseguir un resultado diferencial. Es más, el concepto de modularidad se ha llevado un poco más allá de lo habitual, con alguna característica distintiva como la facilidad de cambio de la montura del objetivo por parte del propio usuario.

Existen tres opciones disponibles: la habitual montura Canon EF, la montura EF Cinema Lock que permite montar y desmontar la óptica girando solamente el anillo de anclaje, de la misma forma que en la tradicional montura PL, que resulta ser la tercera opción a nuestro alcance. Así, es posible disponer de un abanico de ópticas más amplio añadiendo a las gamas de ópticas estándar y Prime Cinema EF de Canon todas las PL. Esto incluye las Cooke/i. Más todo el extenso rango de ópticas B4 mediante el uso del adaptador correspondiente.

Siguiendo la trayectoria de la luz una vez que ha atravesado la óptica, nos encontramos con los filtros ND de 2, 4 y 6 pasos, que se pueden extender con dos niveles adicionales 8 y 10 gracias a la combinación con un segundo filtro ND.

Y llegamos de nuevo al sensor, con el que sorprendentemente aún no habíamos terminado. Además de los modos full frame, también es posible grabar con los dos modos de recorte disponibles en los que no se utiliza toda la superficie del sensor: Super 35mm y Super 16mm. Estos modos no sólo optimizan el uso de ópticas diseñadas para estos formatos, sino que permiten replicar el aspecto de imágenes grabadas con otro tipo de cámaras, reforzando la versatilidad y aplicabilidad de nuestra herramienta.

Todavía con el sensor, y éste es un aspecto favorablemente diferencial respecto a su hermana mayor, cuenta con una novedosa estabilización de 5 ejes, que combinada con el intercambio de datos con las ópticas compatibles, proporciona unos resultados sobresalientes. En el caso de utilizar ópticas que no proporcionan esos datos, se puede introducir manualmente la distancia focal de la óptica en uso, de forma que el sistema de estabilización rinda al máximo de sus posibilidades.

En cuanto las frecuencias de cuadro, recomendamos acudir a las tablas de compatibilidad dada la enorme cantidad de combinaciones factibles y que, como es lógico, no todas están disponibles en todos los formatos. Resumiendo, en prácticamente todos los casos se cuenta con 15 a 60 fps para frecuencias de 59,94P/29,97P/50,00P/25,00P. Que se extienden de 12 a 60 fps para frecuencias de 24,00P/23,98P. Y que por otro lado pueden subir hasta 120 fps cuando la resolución de imagen es 2K o inferior.

El rango en valores de ganancia que se pueden manejar es enorme: desde -2 hasta +42 dB en modo normal, y desde -6 hasta +54 dB en modo expandido. Si trabajamos con valores de sensibilidad el rango es equivalentemente enorme: entre 160 y 25.600 ISO en el modo normal, y entre 100 y 102.400 ISO en el modo expandido. Y aquí, ante la pregunta de siempre: ¿hasta dónde se puede grabar sin ruido? la respuesta de siempre: ¿cuál es tu nivel de exigencia para el trabajo que tienes entre manos?

Para cerrar lo relativo al sensor, procesador y registro en tarjetas, sólo nos quedan dos características que añadir: La primera que es compatible con ópticas anamórficas de factores 1,33x y 2,0x. Y la otra que la disponibilidad de una función de prerecording que, una vez activada, permite conservar los 3 ó 5 segundos anteriores al momento de pulsar el botón de grabación, intervalos seleccionables mediante menú.

 

Canon EOS C500 Mark II

 

Volvamos al diseño físico para seguir poniendo énfasis en la versatilidad. En el propio cuerpo existen 15 botones personalizables, una rueda para el iris, otra de selección de opciones y un pequeño joystick, roscas para adosar accesorios y conectores. Estando todos accesibles y bien posicionados, además de los propios de la empuñadura, el concepto de adaptabilidad y manejabilidad es inequívoco. Este concepto está reforzado con características como que la pantalla sea un elemento independiente o que el visor de ojo sea opcional, que la empuñadura y su colección de funciones sea un elemento prescindible sólo con una rosca y un pequeño conector.

Y vamos un paso más allá cuando descubrimos que existen opciones independientes como un visor de ojo, o dos tipos distintos de extensión de conexiones para no saturar el cuerpo con elementos innecesarios en función del tipo de uso que pretendamos. Atención, esto no significa que precisemos extras para utilizarla. De hecho, el cuerpo cuenta con dos entradas XLR y una mini 3,5mm para audio, una mini 3,5 salida de audio, salida de vídeo HDMI, entrada USB y 4 conectores BNC independientes para salida de monitor, salida 12G-SDI, entrada/salida de código de tiempo y salida de sincronismo. Además del conector propietario para las pantallas de visualización, sea la estándar LM-V2 suministrada o alguna de las opcionales.

El equipamiento suministrado con la cámara es el suficiente para comenzar a trabajar con ella sin dificultad, incluye una pantalla táctil de excelente calidad (en la que sólo echamos de menos un parasol), una gran asa con más roscas y zapatas, batería de buena capacidad, cargador/alimentador. Aunque aconsejamos comprobar con los distribuidores, dado que distintos mercados podrían ofrecer distintos contenidos en el paquete básico. Sólo para determinados usos será necesaria la conectividad adicional que aportan las dos opciones disponibles.

Otro aspecto donde hemos encontrado avances respecto a la C700 es en el consumo, ya que la batería BP-A60 suministrada de serie ha proporcionado en la C500 bastante más de una hora de uso real, estimando que en grabación continua podría llegar a superar las dos horas de uso sin ninguna dificultad.

Pero vayamos ya con nuestras impresiones. Si tuviésemos que analizar su versatilidad, descubriríamos una combinación de modularidad, flexibilidad y eficiencia, enlazadas a base de equilibrio.
Nos ha resultado una cámara que ofrece una calidad de imagen extraordinaria, muy adecuada para una gran cantidad de usos, y en la que diríamos que está más concebida pensando en un único operador o un pequeño equipo. Seguramente esa es la mayor diferencia con su hermana mayor C700, que nos parece más orientada a producciones con equipos humanos más grandes a su alrededor. Hemos llegado a esta conclusión basándonos en algunas de las características que no hemos mencionado deliberadamente hasta este momento para no ser repetitivos.

La primera y que nos parece más significativa es el sistema de autofoco. Es incuestionable que en una producción de gran formato, donde todo lo que va a suceder está predeterminado, y en la que contamos con un asistente dedicado exclusivamente a esta tarea, el resultado narrativo que se puede conseguir es inigualable. Pero resulta que estas no son siempre las condiciones disponibles. Existen otras muchas otras situaciones en las que necesitamos obtener resultados sin contar con todos estos recursos.

Combinando distintas tecnologías y herramientas de ayuda, resulta especialmente fácil lograr que nuestras imágenes tengan el plano de foco, el centro de atención, donde nosotros decidamos. Tradicional-mente los sistemas de autofoco no han sido los favoritos porque era “la cámara” quién decidía dónde enfocaba, en base a una serie de criterios como contraste o luminosidad, aunque esos sistemas eran cada vez más rápidos y precisos a la hora de enfocar. Al igual que nosotros mismos, seguro que muchos lectores también han vivido la época de usar el enfoque en modo manual para no perder el plano de foco, pero cerrando plano para usar la función “Push AF” y reencuadrando antes de grabar como método de trabajo. Pero eso ya quedó atrás.

En primer lugar, confirmar que gracias a la tecnología de detección de fase dual pixel CMOS disponible en nuestra C500 MKII, la función de autofoco es extremadamente rápida y precisa. A esto le añadimos varios modos de funcionamiento: en primer lugar nos encontramos con ayudas para el enfoque en modo manual como la guía de enfoque, que no sólo muestra el objeto enfocado, sino que nos da una referencia visual de desviación de plano focal hacia adelante o atrás.

Entre los modos automáticos, el enfoque de seguimiento nos permite seleccionar un objeto en la pantalla táctil, ocupándose la cámara de mantener el foco en ese objeto. El nivel siguiente es el autofoco de prioridad facial, en el cual la cámara utiliza un sistema de detección de caras para priorizar el enfoque a las caras de las personas, y mantenerlas a foco siempre que haya alguna en plano. Un nivel más y nuestra cámara enfocará exclusivamente a las caras, y no a objetos, permitiendo que nuestro protagonista salga de encuadre y vuelva a entrar sin cambiar plano de foco.
Lógicamente, combinando ambas será tan sencillo como seleccionar una cara en pantalla para hacer que el enfoque siempre esté en la cara seleccionada, aunque haya otras en encuadre. Por si todo esto fuese poco, es posible personalizar mediante menú el control de comportamiento del sistema de autofoco, ajustando la respuesta de seguimiento y la velocidad de ajuste, aunque esta función requiere determinadas características de compatibilidad en los objetivos.
También facilitando la vida del operador, además de los marcadores de zebra y peaking, contamos con monitor de forma de onda interno/externo (sólo en algunas salidas) y falso color para evaluaciones precisas de exposición.
Llegando al menú, a primera vista impresiona. Nos parece que está muy bien organizado y su presentación es simple y clara, pero con tal cantidad de opciones, sub-opciones y posibilidades que recomendamos dedicarle un tiempo antes de lanzarnos a rodar. Y, desde luego, utilizar la opción de menú personal para tener un acceso rápido a una lista reducida con aquellas opciones que necesitemos modificar con más frecuencia.
Se agradecen especialmente algunas características que también contribuyen a crear de forma muy eficaz una imagen de alta calidad cuando nuestro proyecto tiene unos tiempos de postproducción muy ajustados o inexistentes. En este caso, destacamos una buena cantidad de opciones para suavizar el detalle en los tonos piel y otra igual de amplia para hacer una reducción de ruido selectiva. En estos casos, la señal quedará ya registrada con las condiciones establecidas, facilitando que el proceso posterior cuente ya con algunos pasos avanzados.

Antes de finalizar destacamos algún otro detalle que nos ha gustado especialmente, como la rapidez de encendido. Es sorprendente que la cámara esté completamente lista para grabar después de sólo unos 4 segundos de encenderla.

Os invitamos a echar un vistazo a la lista de accesorios opcionales disponibles, entre los que un posicionador GPS o un transmisor inalámbrico Wi-Fi, además de los conjuntos de conexiones adicionales, ampliarán las posibilidades de uso en función de las distintas necesidades de cada proyecto.

En definitiva, aunando la excelente calidad de imagen, el amplio rango dinámico, la rapidez de operación, el preciso sistema de autofoco, las enormes capacidades de personalización, tanto a través de los distintos accesorios como del extenso menú, hacen de ella una herramienta apta para una gran cantidad de aplicaciones. Rango que se amplía cuando consideramos su capacidad para generar ficheros RAW de 12 bits internamente sin necesidad de ningún dispositivo externo.

Su diseño modular con tamaño y peso contenido, que permiten reducir al mínimo los aditamentos configurándola a medida de las distintas necesidades, amplían sus posibilidades de uso en cabezas calientes, grúas y drones. Al igual que su ubicación en cualquier entorno donde el tamaño y el peso sean condicionantes pero no estemos dispuestos a renunciar a su excelente calidad de imagen.

Si además tenemos en cuenta que su precio es significativamente inferior al de la C700, se convierte en un medio de creación que no sólo nos permite ofrecer unos resultados de una excelente calidad, sino que por coste de inversión podremos ser más competitivos en una gran cantidad de proyectos.

betevé es un medio público de comunicación focalizado en el área metropolitana de Barcelona. Antes era conocida como Barcelona Televisió y empezó su andadura en 1994. En aquel momento se unificaron los canales de cada distrito barcelonés en un único servicio.

Recientemente, la televisión pública de la ciudad condal ha implementado en su instalación los beltpacks inalámbricos AEQ Xplorer. Esta solución intercom de AEQ es un panel inalámbrico de usuario basado en tecnología WiFi. Está dotado con cuatro teclas de acceso directo organizadas en páginas, otras dos teclas programables, y una pantalla multifunción. Sus conexiones a internet de 5 GHz hacen accesible su funcionamiento y mantenimiento al compartir la red inalámbrica ya existente. Puede  trabajar asociado a una matriz de intercom o bien como terminal Party-Line.

La conexión permite la opción de “roaming” haciendo que el usuario se desplace libremente a través de toda la zona de cobertura. Cuando trabaja  como cliente de la matriz de Intercom AEQ  Conexia cada tecla puede activar cualquiera de los siguientes comandos: Talk, Listen, Talk&Listen, Remote One Way, Remote Both Ways, Remote Volume y Dial Call. Además graba y reproduce los 30 últimos segundos de la última llamada. En este ecosistema puede convivir, además de con los paneles de usuario serie 8000, con terminales montados con la aplicación Xvirtual sobre sistemas operativos iOS y Windows, tales como iPad, iphone y PC.

La totalidad del proyecto ha sido liderado por el responsable técnico de betevé Jordi Colom, director Técnico de betevé, en colaboración con los servicios técnicos centrales de AEQ.

Aviwest ha anunciado recientemente su nueva serie de codificadores RACK para la producción de vídeo remota y en casa a través de redes IP no gestionadas. El nuevo producto está disponible en un formato compacto y se llama RACK400.

El codificador es compatible con flujos de trabajo 4K UHD y multicámara para hasta 4K 60p combinados con ocho canales de audio y alimentaciones sincronizadas. También admite flujos de trabajo multicámara con hasta cuatro fuentes HD. Es compatible con la última generación de H.265/HEVC y con los estándares de compresión H.264/AVC.

«El RACK400 cambia las reglas del juego en el sector de la radiodifusión, ya que acelera la producción remota en directo y ofrece la posibilidad de una mayor productividad y un enorme ahorro en gastos operativos y de capital», afirma Samuel Fleischhacker, director de productos de Aviwest.

Las funciones avanzadas del RACK400 incluyen la sincronización y transmisión de vídeo con precisión de fotogramas entre varias cámaras; el retorno de vídeo de alta definición (hasta 1080p50/60) desde el estudio al lugar de celebración para la monitorización o el teleprompter; la compatibilidad con la intercomunicación full-dúplex para la comunicación entre los equipos de campo, los operadores del estudio y el puente de datos para el control remoto de las cámaras;  la gestión de las luces de conteo o cualquier otro control de dispositivos IP.

Resorts World Las Vegas es un complejo recientemente construido en el Strip de Las Vegas. Esta propiedad de casi 88 acres se encuentra en los terrenos del antiguo Stardust Resort and Casino y cuenta con 3.506 habitaciones y suites en tres hoteles distintos, más de 40 puntos de venta de comida y bebida, un teatro con capacidad para 5.000 personas, un paseo gastronómico y comercial de dos plantas y conectividad con un sistema AV-over-IP que incluye audio y vídeo en red alimentado por Visionary.

«Resorts World Las Vegas ha construido la que probablemente sea la mayor red de AV sobre IP de su clase», informa Scott Freshman, director de Operaciones de Visionary. «El tamaño y el alcance del proyecto reunió a múltiples integradores AV, cada uno de los cuales se encargó de áreas específicas de la enorme construcción.»

Technology West Group de Las Vegas fue seleccionado para supervisar el proyecto. Richard Reisig, vicepresidente de esta compañía, ha trabajado directamente con Resorts World Las Vegas, y ha asegurado que «la red de Resorts World Las Vegas incluye más de 2.000 puntos finales PacketAV y 2.000 canales QLAN. Se trata de una red muy grande, diseñada para suministrar un gigabit de ancho de banda sin bloqueo, de extremo a extremo, a cualquier lugar de la propiedad con menos de un milisegundo de latencia».

Visionary creó un codificador de placa de pared con tecnología Bluetooth implementado en todo el sistema. El codificador combina el vídeo 4K UHD y la incrustación y desincrustación de audio Dante/AES67 a través de un único puerto gigabit Ethernet. Es compatible con la conectividad bidireccional de los smartphones para la integración de AV de conferencias web con códecs para eliminar la necesidad de un hardware de puente independiente.

Todas las habitaciones del complejo cuentan con un sistema audiovisual diseñado por One Touch Living. «Nuestro objetivo era crear un entorno que permitiera a los huéspedes interactuar con las habitaciones y la propiedad. Visionary eliminó la necesidad de una matriz HDBaseT convencional. Visionary nos permitió conectarnos en red desde cualquier lugar a cualquier lugar», aseguró Corey Brushia, presidente de One Touch Living.

National Technology Associates fue seleccionada para la integración en las zonas comunes de la primera planta del complejo, incluidos los vestíbulos del hotel, el registro, las zonas de casino y juego y los niveles subterráneos. «Uno de los mayores retos de este proyecto era la escala. La propiedad tiene casi 2.000 puntos finales de vídeo y miles de canales de altavoces. No estoy seguro de que sea posible distribuir esos componentes de otra forma que no sea en red», ha comentado Hane Snell, director de proyectos de National Technology Associates.

El teatro inmersivo con capacidad para 5.000 personas del Resort fue creado por Scéno Plus, una empresa de diseño teatral con sede en Montreal, y Solotech fue seleccionada para la integración tecnológica. Sébastien Larose, diseñador audiovisual de Scéno Plus, añade: «Tenemos más de 150 televisores en los teatros. La posibilidad de poner el contenido en la red y pasar un solo cable CAT5 nos permite simplificar el sistema».

Siendo el primero, Resorts World Las Vegas tiene el objetivo de crear la experiencia de resort más avanzada tecnológicamente de la ciudad. Las soluciones de Visionary han permitido al Resorts conseguir flexibilidad y una inmensa matriz audiovisual en red a una fracción de su coste habitual.

Después de la retirada de Ross Video de la plantilla de expositores de NAB Show 2021 y la cancelación total de la feria, la compañía canadiense ha anunciado hoy que no asistirá de forma física a la exhibición europea IBC 2021 que tiene prevista su celebración del 3 al 6 de diciembre de 2021.

La compañía cree que las grandes ferias internacionales deberían celebrarse cuando sea el momento correcto y, pese a su retirada de ambas ferias, asegura que su compromiso con estos eventos, tanto el NAB Show como el IBC es incondicional.

Sin embargo, también afirman que están profundamente preocupados por los aumentos en la tasa de infección de la variante Delta de la Covid-19 que los sectores sanitarios prevén para el final del año 2021. Representantes de Ross Video han afirmado que “dado que la situación de los viajes internacionales sigue siendo incierta y que, en el mejor de los casos, el apetito de los clientes por un evento físico en diciembre no está claro, no nos sentimos capaces de pedir a los empleados, socios y clientes que viajen a Ámsterdam”.

La empresa advierte que “les resulta lamentable” retirarse en esta ocasión del IBC, pero también creen que su decisión es coherente con la posición que mantienen respecto a la salud y la seguridad. Finalmente, agradecen que la asociación y los organizadores del evento reconozcan y respeten la opinión de Ross Video.

La plataforma OTT de LaLiga de fútbol española, LaLigaSportsTV, ha dado rienda suelta a su cuarta temporada. La principal novedad es que han marcado una diferenciación en el contenido. Se han creado dos modalidaes dentro de la plataforma: LaLigaSportsTV y LaLigaSportsTV Plus. La segunda que contará con contenido exclusivo bajo suscripción.

“La creación de este paquete supone una gran evolución para nuestra OTT. Llevamos tres años en el mercado y creemos que es el momento de dar un paso más allá ofreciendo nuestros mejores contenidos por un precio altamente competitivo. Es una evolución en el producto, empezando a monetizar nuestros contenidos Premium mediante el modelo de suscripción y con una oferta inicial atractiva para nuestros usuarios. Nuestra idea es seguir ofreciendo contenido de calidad y explorando nuevas vías comerciales de monetización”, ha asegurado Alfredo Bermejo, director de Estrategia Digital de LaLiga.

Así mismo, la suscripción a LaLigaSportsTV, tras un periodo en el que ha sido gratuita, será a través de contribución monetaria para algunos de sus contenidos. Se trata de la Liga Nacional de Fútbol Sala y la Liga Sacyr ASOBAL de balonmano, la LEB ORO de baloncesto, AFC Champions League, Russian Premier Liga y ONE Championship. El acceso a este contenido costará 2,99 euros al mes o 19,99 euros al año. Además cuenta con una promoción especial durante los tres primeros meses.

La plataforma consolida, además, contenidos anteriormente ofertados durante sus tres años de vida y de los que se continuará disfrutando gratuitamente como son el atletismo, la gimnasia, el triatlón, el tenis, la petanca, el surf o la pelota, entre otros. Además, este año se incorporan nuevas competiciones como son la Superliga de voleibol o la Liga Nacional de Hockey Hielo.

Hoy miércoles 22 de septiembre a las 12 de la mañana se dará el pistoletazo de salida al Hub Audiovisual Español en la Sala Club de Prensa de Kursaal dentro del marco del Festival de Cine de San Sebastián. Esta iniciativa se realiza en torno al Plan de Impulso al Sector Audiovisual y cuenta con el apoyo de la Spain Film Commission.

Este es el primer evento relativo al Hub Audiovisual Español tras la presentación de su presidente en el pasado mes de marzo y la posterior visita a los EE.UU. durante el mes de julio con el objetivo de promover la iniciativa.

El evento será presentado por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, autoridades de ICEX e ICAA y Carlos Rosado, presidente de Spain Film Commission.

El Hub Audiovisual Español es una iniciativa importante con el objetivo de transformar la industria y situarla en un primer nivel de competitividad. Se trata de coordinar la administración central y las autonómicas con la industria para hacer de España el lugar predilecto para los rodajes internacionales. A través de este proyecto se pretende crear economía y empleo cualificado, abrir la puerta a futuras coproducciones con la industria española y reforzar la imagen de España con el corolario de su aprovechamiento turístico. Spain Film Commission colabora en el impulso del Hub con su experiencia y herramientas.

Carlos Rosado, presidente de Spain Film Commission, asegura que «el Plan de Impulso al Sector Audiovisual “marcará el futuro de la industria de los rodajes en España, reforzará el tejido empresarial español, generará nuevos perfiles profesionales e incentivará la recuperación económica. La producción audiovisual -remarca – será́ un motor de crecimiento económico para España”.

Panasonic ha lanzado la Cuarta Edición del Lumix Photographic Challenge con la montaña palentina como escenario ya habitual. El concurso permite a sus participantes vivir experiencias en escenarios naturales y desarrollar sus capacidades creativas en entornos salvajes. Más de 600 personas se han apuntado a este concurso que se celebrará del día 8 al 10 de octubre. De todos esos candidatos, Panasonic ha seleccionado a 17 participantes representativos de sus diferentes selecciones autonómicas para batirse en la final.

Esta es la lista completa de los fotógrafos seleccionados para competir en la Cuarta Edición del Reto Lumix 2021: Javier Bermúdez Zayas por Andalucía, María del Pilar Huecas por Aragón, José Luis Llano Murias por Asturias, Marc Marco Ripoll por las Islas Baleares, Efrén Yanes Hernández por las Islas Canarias, Merce Hernando por Cantabria, Sebastián Cantos Navalón por Castilla – La Mancha, Daniel Viñe García por Castilla y León, Marc Quintana por Cataluña, Javier Cordero Huecas por Valencia, Abel Gordillo González por Extremadura, José Luis Gigirey por Galicia, Eduardo Garrobo Aceña por La Rioja, Darío Cuesta por Madrid, Jaime Gil Romero por Murcia, Unai Larraya Carabantes por Navarra y Eneko Guerra por el País Vasco.

La gran novedad de esta edición es el Lumix Camp 2021. Se trata de una serie de jornadas donde los asistentes podrán aprender sobre fotografía y vídeo con algunos de los mejores fotógrafos y cineastas de nuestro país como, por ejemplo, Pedro Alvera, Jesús M. García Flores, Ignacio Municio o Montse González.

Respecto a los premios, Panasonic ha diseñado tres paquetes para el ganador, el segundo fotógrafo de la clasificación y el tercero. El primer premio se basa en un pack formado por la cámara S5 y un objetivo 20-60mm, un viaje a Lofoten (Noruega) y un libro de teoría del color. El segundo clasificado también recibirá una cámara S5, un objetivo 20-60mm y un libro de teoría del color. Por último, el tercer premio consiste en un viaje a Lofoten (Noruega) y un libro de teoría del color.